Si alguien ha leído mis análisis por temporada de Game of Thrones debe imaginarse que soy una gran admiradora de la serie. Un planteamiento fantasioso del más puro juego político; son muchas cosas las que me fascinan de esta historia pero una de las principales es el tratamiento de los personajes. George R. R. Martin ha creado un puñado de personajes tridimensionales. Sí, en Game of Thrones hay buenos y hay malos, pero en el ecuador de este mundo de fantasía hay muchos que tienen características de ambos lados.

A lo largo de las ocho temporadas, Sandor Clegane, alias “El Perro”, se convirtió en uno de mis personajes favoritos. Un secundario que pasó de ser el sicario de Joffrey Baratheon a una especie de figura paterna para Arya Stark. Sin renunciar nunca a su instinto de asesino. Me atrevo a considerar al Perro cómo el antihéroe definitivo de Juego de Tronos y aquí explico por qué.

Sandor Clegane, el antihéroe de Game of Thrones

sansa y el perro

¿Qué diferencia un héroe de un antihéroe? Normalmente los héroes tienen una moral inquebrantable y hacen lo que hacen por un bien mayor. Los antihéroes requieren un nivel de ambigüedad en términos de moralidad, reflejando el lado más animal de la naturaleza humana. La base de todo es la supervivencia.

En el fondo, hay buenas intenciones, incluso si esas intenciones están envueltas en asesinato y/o blasfemia. Por supuesto, el elemento del humor a menudo sirve como un complemento del antihéroe arquetípico.

La primera vemos que vimos al Perro fue en la primera temporada; su acto más destacado fue matar al hijo del carnicero (un joven inocente) por órdenes de Joffrey. Eso convirtió a Sandor en un villano inmediato. Sin embargo, sus actos posteriores fueron los que dieron forma a su condición de antihéroe.

Con Sansa

La primera muestra gentil de Sandor es evitar que Sansa sea violada. No solo la rescata sino que mata a sus verdugos; le tiende una mano amiga a la mayor de las Stark y la protege hasta su retorno al castillo. Cuando Sandor se cansa de las órdenes de su Rey y decide dejar Desembarco del Rey, le ofrece a Sansa la posibilidad de irse con él. Aunque ella se niega es un bonito gesto, ya que desde el momento en el que arribó al nido de los Lannister, nadie había tenido un gesto así hacia ella.

Con Loras Tyrell

También en la primera temporada, hay un momento en que Clegane ayuda a Loras Tyrell en el Torneo de la Mano. Clegane interviene con éxito cuando su hermano La Montaña intenta terminar con la vida de Loras. El Perro es declarado campeón del torneo por Loras, lo que representa un poco de redención para Clegane.

Con Arya

Si bien hablé una vez de la fascinante interacción entre Arya y Tywin en la segunda temporada, debo destacar que la relación de Arya Stark y Sandor Clegane me parece indispensable para el crecimiento de ambos. El acercamiento de estos personajes sucede una vez que Sandor «secuestra» a Arya para entregarla a cambio de un rescate. Es una acción maliciosa, sin duda, pero permite que el personaje de Clegane continúe su evolución.

El Perro durante su viaje con Arya, deja ver más sobre su infancia, cuando su hermano mayor Gregor empujó su rostro al fuego. En este brutal evento, podemos ver una de las razones clave de la brutalidad posterior del Perro. No excusa lo que ha hecho, pero la comprensión genera simpatía. Desde ese momento, como espectadores, no queremos otra cosa que ver a Sandor cobrar venganza frente a su hermano que a diferencia de él si se perfila como un villano indiscutible.

Pero Arya aprende del Perro a sobrevivir, y el Perro aprende de Arya a tener clemencia.

A lo largo de la serie, el Perro demostró no ser un asesino a sangre fría, a pesar de su primera representación. Sus encuentros a lo largo de su viaje con Arya incluyen violencia solo por necesidad, ya sea por comida o protección.

Su encuentro con Brienne de Tarth y Podrick se presta a otro elemento del inevitable viaje de Clegane para establecerse como el antihéroe. Tras su enfrentamiento, Clegane insiste en mantener a Arya como rescate, pero es casi innegable que hay un elemento de afecto y respeto en ambos sentidos, incluso si se disfraza de desprecio. Después de que el Perro cae contra Brienne, Arya se niega a poner fin a su vida (ya lo había eliminado de su lista en ese momento), aunque Clegane grita insultos para provocar que está reaccione y ponga fin a su sufrimiento, ella lo deja vivir.

Resurgiendo de sus cenizas

Es dentro de la resurrección de Sandor Clegane donde comienza la fase final de su transición hacia el antihéroe. Después de quedar a la deriva, es rescatado por Ray, un misionero. De regreso a la vida, el Perro es un hombre visiblemente reformado que intenta llevar una vida pacífica después de un pasado violento, no es hasta que los aldeanos con los que está construyendo un sept son asesinados por miembros de la Hermandad que vemos al Perro volver a esas tendencias violentas. Pero esta instancia de violencia se estimula en un esfuerzo de venganza, en lugar de tendencias a sangre fría que inicialmente hubiéramos creído que poseía el Perro.

A partir de allí, su condición de antihéroe es incontestable. El Perro es incapaz de aquietar sus instintos más salvajes pero ahora se permite ser vulnerable. Esto fue evidente cuando él y la Hermandad llegaron a la granja donde yacen los cuerpos de un padre y su hija que una vez le dieron techo y comida. Su regreso allí muestra un remordimiento visible mientras enterraba lo que quedaba de los cuerpos. Pudo haberles ahorrado una muerte larga y dolorosa a causa del frío y el hambre pero en su lugar prefirió dejarlos con vida.

Una evolución inusual

arya y sandor el perro

Las ocho temporadas de Game of Thrones dieron lugar para que la mayoría de los personajes pudieran desarrollarse; si algo tienen en común muchos de estos es que aprendieron a hacer de tripas corazón (Sansa abandonando la idea de casarse con un Rey y vivir en un castillo por siempre y para siempre; Daenerys renunciando a sus intenciones de gobernar sin recurrir a la violencia). O que el sentimentalismo solo traerá problemas (el desencadenante de la Boda Roja fue el matrimonio entre Robb y Talissa). La evolución de Sandor va en contra del desarrollo de todos los demás personajes del la serie.

Jon, Arya, Sansa y los otros protagonistas restantes del Norte han tenido experiencias feas que les enseñaron la necesidad de tomar decisiones difíciles, de dejar que otros mueran si eso significa una victoria más grande en el futuro.

Sandor Clegane se ha movido en la dirección opuesta, y en la séptima temporada quedó claro que Clegane estaba en camino a luchar por algo más grande que él, una decisión que ya indicaría su transformación de monstruo egoísta a guerrero de buen corazón.

El acto final de Sandor

Después de años clamando por ver a Sandor saciar su sed de venganza frente a la Montaña, lo hemos obtenido.  El quinto episodio de la temporada ocho, «The Bells«, finalmente nos dio el enfrentamiento tan esperado. Y la lucha resultante fue realmente épica, aunque de alguna manera también encajó perfectamente en los temas más grandes del episodio de los horrores de la guerra, el fuego y el colapso social y cultural.

La Montaña y el Perro siempre fueron enemigos. Incluso desde niños cuando Gregor, un sádico en formación, vio a su hermano pequeño, Sandor, jugar con uno de sus juguetes. No bastó con pedírselo de vuelta o incluso quitárselo, prefirió aplastar la cara de su hermano pequeño contra el fuego. También aprendimos en las novelas que Gregor probablemente no limitó su violencia solo a su hermano pequeño Sandor sino que también pudo haber matado a su hermana y a su padre para obtener más rápidamente su título de propiedad de las tierras familiares. Sandor huyó de su casa familiar el día que Gregor cobró su herencia, y ha pasado la mayor parte de su vida esperando vengarse.

Después de la Batalla de Invernalia, el propósito del Sabueso parecía claro mientras cabalgaba con Arya Stark hacia Desembarco del Rey: ella para vengarse de Cersei y él finalmente enfrentarse a la Montaña. Probablemente lo que sería su acto final. Cuando Arya se despide de él y le da las gracias, Sandor la convence de que se vaya por su propia seguridad. Todo lo contrario a lo que hace él está comprometido a cumplir su plan así sea lo último que haga.

¿El resultado de este encuentro? Una secuencia bellamente filmada en la que los dos hermanos lucharon en medio de torres que se derrumbaban, ambos igualados. Después de entregar lo que normalmente habrían sido los golpes finales varias veces, Sandor se dio cuenta de que la versión zombie de su hermano era imposible de matar por cualquier otro medio que no fuera el fuego, que es lo que Sandor teme más.

Así que el Perro se sacrifica a sí mismo para cumplir un objetivo personal: acabar con su hermano. ¿Hay algo más antiheroico que eso? Sin embargo el resultado no deja de ser agridulce. Ver morir a la Montaña es un acto de justicia ante muchas de las muertes que ejecutó como la Oberyn Martell. Pero es imposible celebrarlo cuando el precio a pagar fue la vida de Sandor.

Durante ocho temporadas de Game of Thrones, el Perro ha tenido un arco de redención lento pero significativo, ya que pasó de ser un matón violento a un solitario que perdió el gusto por luchar y luego a un hombre que se unió a la lucha de una causa más grande que sus interés personales.

Comentarios

Ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre