Crítica: Conversations with friends – La gente en crisis también se enamora

No es secreto para ningún ávido lector que Sally Rooney es la autora definitiva de la generación millennial. Las historias en sus libros encuentran el equilibrio perfecto entre temas sociales edulcorados con romance. Relaciones románticas que además no son perfectas, porque tampoco lo son sus personajes. Es por eso que la autora irlandesa, y sus trabajos, se desmarcan de las otras novelas populares en la actualidad. Sus personajes son normales, atraviesan crisis, cometen errores y de esa misma forma se enamoran. Ya lo vimos en Gente Normal, el suceso de Hulu de hace dos años y ahora lo estamos viendo con Conversations with Friends, serie basada en el libro del mismo nombre.

¿De qué trata Conversations with friends?

Como hemos dicho, la serie está basada en el libro del mismo nombre, la novela debut de Sally Rooney. La misma sigue a Frances, una universitaria de veintidós años que escribe poesía y la interpreta en conjunto con su mejor amiga y ex-novia, Bobbi. En una de sus presentaciones, ambas chicas conocen a Melissa, una autora con cierto renombre y más tarde conocen a Nick, el esposo de Melissa. Mientras todo parece ir de maravilla entre los cuatros, como grandes amigos, Frances y Nick comienzan una relación en secreto que sacará a relucir temas como celos, traiciones, amistad, etc.

Guía para consumir relaciones tóxicas

Para todos aquellos que hemos leído los libros de Sally Rooney, se nos hace familiar el hecho de que sus historias de amor no son perfectas. Y eso es su principal atractivo. Por un lado, Frances tiene problemas de autoestima, una severa incapacidad de apreciar sus propios atributos intelectuales, mientras que Nick es un actor en declive y con depresión. Sus problemas tal vez sean los imanes que acaban atrayendo uno al otro para desencadenar un romance que, pese a sacar la mejor versión de sí mismos, está lejos de ser perfecto porque él está casado.

Sin embargo, los personajes (y, por supuesto, los lectores) son consciente de ellos y de ahí parte todo. Desde el debate moral que desencadena entre los personajes y los lectores, como el conflicto principal, por su puesto. A diferencia de muchas historias donde la toxicidad está romantizada (50 Shades of Grey, After, 365 Días, etc), en Conversations with friends la toxicidad de ambos está señalada, subrayada y en negritas. El problema no es que no sean conscientes de que sus actos no están bien, el problema es que aun sabiéndolo, no hacen nada para detenerlos.

Una historia de amor sin romance

Eso nos deja una historia bastante original porque alejándose del patrón donde el acoso y el maltrato está romantizado (de nuevo After, 365), en Conversaciones con amigos, los personajes están enamorados pero no es una historia romántica como tal. La decadencia de sus actos no permite que sea vista de esa forma.

Esto nos deja una historia muy original que se desmarca de cualquier trabajo de corte similar. Y sirve para que la pareja principal, en este caso Nick y Frances, no sea un romance aspiracional sino un reflejo para diferenciar acciones erráticas.

Lo han vuelto a hacer

Normal People fue ese éxito inesperado que dio de que hablar durante los meses más duros de la pandemia por covid19. Se convirtió en un éxito de público y crítica y do a conocer a sus dos protagonistas. Tras tal fenómeno, Lenny Abrahamson -director y guionista de Normal People– volvió a unirse con el mismo equipo tras de cámara para tratar de repetir la fórmula y lo han conseguido.

Claro está, el impacto de Conversations with friends está lejos de ser el mismo de Normal People. En la serie protagonizada por Daisy Edgar-Jonas y Paul Mescal, los personajes principales sí desarrollan una historia romántica a lo largo de un curso, con sus altos y bajos, es más digerible para el público. En cambio, en Conversaciones con amigos, la relación de los personajes principales parte en una infidelidad que más tarde da paso a una relación abierta, algo que tal vez no sea para todo tipo de público, incluso ni siquiera para los más jóvenes.

Un abanico de talentos

Sin embargo, tratando de replicar lo conseguido con la primera adaptación, Abrahamson volvió a reunir un gran equipo de talento interpretativo, capaz de sacar todo el provecho a la pluma de Sally Rooney. Sasha Lane, Jemima Kirke y Joe Alwyn son tres grandes talentos que se unen a la debutante Allison Oliver para dar vida a Bobbi, Melissa, Nick y Frances, respectivamente. Y consiguen algo que muchas veces parece imposible: no podemos imaginar a nadie más en dichos personajes. Si bien Joe y Allison no derrochan tanta carisma como los protagonistas de Normal People (las comparaciones sobran pero son inevitables y aunque sí tienen carisma, no es tanta como la de Daisy y Paul), ambos están muy bien, juntos y separados. Los dos actores tienen una capacidad brutal para mostrarse vulnerables solo con gestos y miradas; mientras que Lane y Kirke son la fuerza bruta. Su carisma en pantalla es notorio, aun cuando su presencia en mucho más reducida que la de sus compañeros.

Una puesta en escena estupenda

Otro atributo es el diseño de producción. La serie está ambientada entre Irlanda y Croacia y realmente las locaciones son espectaculares. La fotografía captura la esencia de los paisajes blancos y desolados de las costas croatas pero también captura el encanto urbano de Irlanda.

El diseño de vestuario es un punto infravalorado pero que añade mucha personalidad a los personajes principales, de igual manera como lo hace la variopinta banda sonora.

Con Conversations with friends queda comprobado que las mejores historias de amor no tienen que ser perfectas, basta con que sean historial viscerales. Más auténticas, menos fantasiosas, que sean capaz de tenernos al borde del asiento, haciéndonos un examen de conciencia si el fin justifica los medios, si haríamos lo mismo que Nick y Frances en el lugar de ellos, o si está bien tan solo juzgarlos. Esas son una de las muchas emociones que despierta esta serie que se puede ver en Star, en tan solo doce capítulos de media hora.

NM
NM
Amante de las películas y las series. Intento de escritora. Entusiasta de la cultura pop

Leer más

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizá te interesa

Recién publicados

Crítica: Look Both Ways, la película más optimista del año

En el cine, la década de los noventa se caracterizó por muchas películas inofensivas; historias contadas desde la perspectiva más inocente. Las películas de...

Meditación compasiva o ‘loving kindness’ una práctica que podría cambiar vidas

No suelo escribir posts en primera persona, a excepción de que sea sobre cosas que me gustan mucho y/o han tenido un impacto en...

Depilación láser vs IPL ¿Cuál es mejor? –

Depilación láser vs IPL, algunas personas votan IPL mientras que otros votan láser. Pero, ¿cuál es la verdad detrás de ambos métodos de depilación?...