Beso: Hecho de tocar con los labios, contrayéndolos y separándolos, una parte del cuerpo de una persona o una cosa en señal de amor, afecto, saludo o respeto.

Una vez leído eso me pregunté ¿eso es un beso? Si eso es un beso entonces ¿por qué tanto escándalo? ¿Por qué tantos poemas, canciones y suspiros por un beso? Sólo es un toque de labios.

¿Por qué nos besamos? Entiendo que al momento parece algo natural, como si las personas hubieran sido hechas para besarse unas a otras. Sé lo que es estar frente a alguien y morir de deseos de probar sus labios, como si este hecho me fuera a decir si es la persona indicada para mí o no. Un beso puede indicarte si deseas estar con esa persona o no porque claro, puede encantarte y besar horrible.

Pero entrando en el tema de los besos, hay quienes dicen que besar es un arte y déjenme aclararles que no, besar es una ciencia. ¿No me creen? Pues verán la filematología, revela que como dije anteriormente, el intercambiar saliva (o sea besarse) nos ayuda a escoger la pareja más adecuada. ¿Cómo es esto? Pues las sustancias químicas de la saliva hacen que evaluemos a la posible pareja, es por eso que no todos los besos robados tienen éxito.

¿Qué es la filematología?

Filematología: ciencia que estudia cuáles son las reacciones que se producen en nuestro cuerpo cuando besamos o somos besados. 

La experta mundial en biología del amor, Helen Fisher, nos dice que besar es también un poderoso mecanismo de adaptación presente en más del 90% de las sociedades humanas. Y a pesar de que no somos los únicos animales que se besan puesto que los chimpancés, los bonobos, los zorros, aves y elefantes también lo hacen, en el humano es cuestión de química.

La saliva masculina tiene testosterona, inconscientemente, los hombres prefieren los besos húmedos ya que transfieren más testosterona que provoca el deseo sexual de la mujer y ayuda a medir los niveles de estrógenos femeninos y les da una idea del grado de fertilidad de la misma. Para la mujer, el beso sirve para detectar el estado del sistema inmune de la pareja y saber si se cuida.

La filematología, también revela que el contacto labial involucra a cinco de los doce nervios craneales, conforme nos besamos las terminaciones nerviosas de los labios se sensibilizan y la estimulación dispara señales a la corteza cerebral liberando neurotransmisores (dopamina, endorfinas y feniletilamina).

Los neurotransmisores causan diferentes sensaciones, por ejemplo, un beso apasionado que libera dopamina provoca placer y motivación; la razón de esto, es que la dopamina actúa como una droga. Genera euforia, insomnio, pérdida de apetito es la razón de que nuestros vasos sanguíneos se dilaten, se acelere el pulso y se sonrojen las mejillas.

Por otro lado, las endorfinas son péptidos y su función más conocida es el alivio del dolor y el sentimiento de euforia. La feniletilamina, es un alcaloide que influye en el estado de ánimo y la atención. Entonces, como podemos deducir, estos tres neurotransmisores son los encargados de hacernos los besos placenteros.

Así que es más que nada este placer el que buscamos, el sentirnos aliviados, con ese bienestar que provoca toda la química que se libera en nuestro cerebro por un beso. Las ensoñaciones con las oleadas de placer que podríamos experimentar con la persona que nos atrae, por eso las canciones, los poemas y los versos con los labios de la persona amada.

Beneficios de besar: 

Se ha determinado que al besar se puede quemar aproximadamente de 2 a 3 calorías por minuto.

Reduce los niveles de estrés y disminuyen los niveles de colesterol.

Elevan los niveles de oxitocina (molécula del amor), siempre y cuando besemos a la persona adecuada.

 

Así que por cuestiones meramente científicas… ¡A BESAR SE HA DICHO!

 

Comenta en el recuadro