Este mes es especial en más de una manera.

Este mes es mi cumpleaños, este mes es mi favorito del año. El frío, las botas, las bufandas, la comida, las piñatas. Pero mi parte favorita del mes eres tú.

Eres más dulce que el ponche de frutas que le encanta a mi mamá preparar, más que la ensalada de manzana que comemos sin parar en Navidad. Ya sé, qué cursi. Pero es tu culpa, sabes que así me pones.

Imagino tus primeros pasos, tus primeras risas. Y me lleno de ternura cuando pienso en lo pequeño y lindo que eras. Lindo sigues siendo, pequeño ya no tanto. Eres como un niño con tus cómics, juguetes, risas y capacidad de asombro, y eso te hace maravilloso.

Hoy cumples veinticinco años y me hace feliz pensar que los últimos tres los hemos pasado juntos. Me gusta saber que este año que empiezas de nuevo, será otro en el que estaremos juntos y nos esforzaremos por cumplir nuestros planes. En que nos divertiremos, pasearemos, aprenderemos.

Me llena de orgullo la persona que eres, y sé que tu abuelo, a quien tanto querías, también lo está y te cuida y espera que que seas feliz siempre. Aunque a veces parezca difícil. Aunque a veces sientas que tu vida es la única que no avanza, un día vas a despertar y darte cuenta de lo mucho que has hecho y de lo completa que es tu vida. Y yo voy a estar a tu lado a cada paso que des y en cada logro, en cada caída, siempre para abrazarte ya sea para felicitarte o para ayudarte a levantarte.

Hoy es tu cumpleaños, y todo lo que quiero que sepas es que te amo, que estoy muy orgullosa de ti y que deseo que siempre, siempre seas feliz. Que la vida te llene de alegrías y enseñanzas, y del amor, de eso me encargaré yo.

Feliz cumpleaños, amor.

Comenta en el recuadro