Sharp Objects es la más reciente propuesta de HBO en formato de miniserie, que sin necesidad de comentar más, de por sí ya llama la atención con el protagonismo de Amy Adams, quien al parecer va casi segura a llevarse cada galardón que se cruce en su camino en la próxima temporada de premios.

Mientras las dos producciones más fuertes de HBO —por supuesto que hablamos de Westworld y Game of Thrones— se preparan para regresar, las miniseries tratan de conservar alguna parte de la audiencia, y sin duda esta lo logró.

¿De qué trata Sharp Objects?

Sharp Objects es la adaptación de la última novela del mismo nombre, escrita por Gillian Flynn, autora de otros textos que han llegado a la gran pantalla como Dark Places (con Charlize Theron) y Gone Girl (David Fincher).

Se trata de un thriller psicológico desarrollado en un ambiente de misterio y dolor, enfocado en el personaje de Camille Preaker (Amy Adams), una reportera que se ve en la necesidad de salir de su zona de confort para regresar a su pueblo natal y cubrir una serie de homicidios aún sin resolver. Pero más que eso, para hacer las paces con el tortuoso pasado que solo ahoga en la autoflagelación y el alcohol.

“She’s a rare rose, but not without the torns”

El guión, co-escrito por la misma autora junto a la creadora, Marti Noxon —quien posee un buen repertorio de trabajos en la televisión, entre ellos Buffy the Vampire Slayer y UnREAL—, es realmente un trabajo sobresaliente. La construcción de escenas, la manera de desarrollar tan sugestivamente los personajes, y por supuesto ciertos diálogos, hacen de Sharp Objects una serie notable donde cada escenario fluye de manera tan literaria como cualquier capítulo de su propia novela, con un ritmo pausado pero desarrollo significativo.

Jean Marc-Vallée, director de Dallas Buyers Club y otra miniserie de HBO que recientemente acaparó las premiaciones (Big Little Lies) continúa con el tipo de trama dramática con las que suele involucrarse y se encargó de dirigir los ocho episodios de esta nueva propuesta, titulados cada uno con un guiño significativo, dándole un singular toque distintivo y consecuente en sus escenas.  La selección de planos, el constante enfoque en los detalles y la fotografía de bajo contraste le dan un ambiente particular que refuerzan el contexto misterioso y hermético de la trama junto a su característica sutileza.

Con respecto a las actuaciones, Amy Adams encarna la pena de Camille con cada sorbo de vodka y cada gesto de incomodidad. Pero no solo es ella quien destaca, igualmente Patricia Clarkson y Eliza Scanlen ofrecen interpretaciones que resaltan. Adora con su cinismo y la elegancia con la que menciona cada una de sus palabras, y Amma con su odioso impudor adolescente por un lado, y el rostro de niña buena condicionada a las manías de Adora, por otro.

Eliza Scanlen, Amy Adams, Patricia Clarkson

La psicología detrás de los personajes

Un aspecto que caracteriza a Sharp Objects es sin duda lo sugerente de su guión y el desarrollo de sus personajes. Sin necesidad de dedicarles mucho tiempo en pantalla, con un par de flashbacks o algunos diálogos, se explican rápida y efectivamente las acciones de estos con la contextualización de su pasado. No sólo el de Camille, sino también el de Adora con sus particulares manías heredadas de la crianza de su madre Joya, además de su extraño síndrome de desear que otros las necesiten. Asimismo con algunos de los pueblerinos, que con unas cuantas líneas vamos descubriendo la calidad de los representativos personajes que encierra Wind Gap.

—Todos creen que soy yo porque lloré.

— eres un hombre. no puedes tener emociones de ese tipo

El cuchicheo rutinario y las habladurías hipócritas de las mujeres que una vez fueron cheerleaders junto a ella, las ansias de popularidad y reconocimiento, el aburrimiento de los jóvenes que sofocan con patines y anfetaminas, el ahogo de la frustración en el alcohol, el esposo-mascota de Adora, los disfraces, las miradas juzgadoras, el abuso y demás… son tan solo una parte del tesoro que contiene ese pueblo natal de Camille, del que huyó, y en el que automáticamente se convirtió en una pseudo-celebridad entre el resto de los habitantes de ese lugar que tanto le recuerda sus heridas abiertas y los fantasmas que aún la acechan.

Conclusión

En resumen, Sharp Objects es un thriller dramático con ciertos elementos que incluso evocan horror psicológico que vale totalmente la pena ver. Cuenta con un guión magistralmente anudado, brillante dirección, excelente elenco actoral, y además un soundtrack repleto de Led Zeppelin, que no es más que un plus para posicionar esta miniserie como una de las mejores propuestas de la televisión del año.

Comentarios

Ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre