Han pasado trece años desde que Taylor Swift lanzó su primer álbum en estudio. Otro artista, tal vez, dejaría pasar esta ocasión por debajo de la mesa pero como los swifties sabemos: Taylor jamás desaprovecharía la idea de celebrar sus primeros trece, su número de la suerte; y, sobre todo, Taylor nunca deja nada al azar. Es por eso que Lover, su séptimo álbum se trata de un trabajo especial y tal como ella misma ha dicho, es su favorito hasta la fecha.

Desde Taylor Swift, su álbum homónimo, hasta reputation, Taylor se ha inspirado en historias sobre noviazgos, rupturas, matrimonio, cuentos de hadas, relaciones tóxicas; las relaciones sentimentales siempre han sido contenido de sus canciones pero lo que hace especial a Lover es el hecho de que, por primera vez, dedica un trabajo completo al amor. Eso y que, a través de sus letras, parece una reconciliación con la vieja Taylor y una oda a los trece años que han trascurrido desde que el mundo la descubrió con Tim McGraw hasta este momento en el que se corona como la estrella pop más influyente.

Lover, un título idóneo

Cuando Taylor reveló el título de su álbum, más de uno estuvo en desacuerdo pero una vez que he podido escuchar las 18 canciones, no puedo pensar en una canción más acertada para dar nombre al material. Taylor se ha visto involucrada en varias relaciones pero sus trabajos, por alguna razón, parecen estar más marcados por las rupturas. Fearless (2008) llegó después de terminar como Joe Jonas; Speak Now (2010) contiene «Dear John», escrita tras romper con John Mayer; se dice que en RED (2012) más de una canción fue para Jake Gyleenhaal, su ex-pareja en ese momento; hay rumores de que 1989 (2014) pudo haber sido inspirado por (su rompimiento con) Harry Styles; y con reputation (2017) “se vengó” de aquellos que la traicionaron.

Aunque Taylor siempre le ha cantado al amor, son los momentos más duros los que han inspirado la mayor parte de las canciones que han marcado sus eras. Eso no sucede con Lover. Sus canciones hablan de lo bien que se siente estar enamorado; de tener un amigo, un amante; de amar a un ser querido, de amarse a sí misma.

Amor propio

Cuando se estrenó «ME!», encendí mis alarmas. Me parecía un tema bastante anodino e impersonal que no tenía nada que ver con lo que Taylor había hecho hasta la fecha. De hecho, el tema -y «You Need to Calm Down»– no tienen nada que ver con el resto del álbum, excepto el mensaje. Dicen que para amar a otros primero debes amarte a ti mismo y basado en eso tiene sentido que el dueto con Brendon Urie haya sido el primer sencillo. Con una melodía bastante empalagosa, Taylor constantemente repite “You can’t spell ‘awesone’ without ‘me’” (“No puedes deletrear ‘asombroso’ sin mencionarme”).

Su según sencillo «You Need to Calm Down» es un himno a las minorías que trata de mantener a raya el odio de otros asumiendo amor propio. En «Better Than Revenge» (Speak Now), Taylor advertía “No hay nada que haga mejor que vengarme”, el pre-coro de YNTCD dice “I’ve learned a lesson that stressin’ and obsessin’ ‘bout somebody else is no fun” (“he aprendido una lección de que el estrés y la obsesión por alguien más no es divertido”) una declaración de que sus días de rencores han quedado en el pasado.

No es casualidad de que el primer tema de Lover, «I Forgot That You Existed» cite “I forgot that you existed/It isn’t love, it isn’t hate, it’s just indifference” (“Se me olvidó que existías/No es amor, no es odio, es solo indiferencia”). Ya tuvo mucho odio en su vida, lo dejó en el pasado y es hora de abrazar el amor.

«The Man» es otra celebración de personal de Taylor donde pone en tela de juicio la percepción que los medios tienen de ella. En Shake it Off (1989) Taylor cantaba que “había tenido muchas citas pero no podía lograr que se quedaran. Eso dicen ellos” y por ellos se refería a la prensa. Esta vez celebra sus logros: I“’d be a fearless leader/I’d be an alpha type/Cause if I was a man, then I’d be the man” (“Sería un líder valiente/Sería el macho alfa/Porque si fuese un hombre seria el hombre”); esa disyuntiva nace por la doble moral con la que las mujeres y los hombres son tratados públicamente, haciendo menos los logros de ellas y perdonando los comportamientos erróneos de ellos: “If I was out flashing my dollars, I’d be a bitch not a baller” (“Si estuviera por ahí presumiendo mis dólares, sería una perra, no un campeón”).

Más enamorada que nunca

En «Cruel Summer», el segundo tema del álbum, Taylor confiesa directamente su amor: “don’t wanna keep secrets just to keep you/I love you, ain’t that the worst thing you ever heard?” (“No quiero tener secretos, solo quiero tenerte a ti/Te amo ¿no es eso lo peor que has escuchado?”). Se trata de un tema apasionado y desde luego veraniego. Pero desde luego el epítome es el tema que da nombre al álbum. El deseo de Cruel Summer se ha materializado en una relación correspondida en «Lover»: “Can we always be this close forever and ever?/You’re my lover“ (“¿Podemos estar siempre así de cerca?/Eres mi amado”).

En «The Archer» Taylor se despoja frente a su amado; ha sido buena, ha sido mala, ahora solo está enamorada: “I’ve been the archer/I’ve been the prey/Help me hold on to you” (“He sido el arquero/He sido la presa/Ayudame a aferrarme a ti”). Si alguien tiene dudas de el estado actual de Taylor, ella se encarga de describir cuán enamorada está en «I Think He Knows», una pista alegre donde sin tapujos describe lo que su amado despierta en ella: “He got that boyish look that I like in a man/He got my heartbeat/I want you, bless my soul” (“Él tiene esa apariencia juvenil que me gusta en un hombre/Él tiene los latidos de mi corazón/Te necesito, bendice mi alma”).

Es interesante el salto que ocurre entre «I Think He Knows» y «Miss Americana & The Heartbreak Prince». En el primer tema Taylor no se dirige directamente a su amado, en la segunda le canta directamente la misma narrativa que define la primera canción: “You know I adore you, I’m crazier for you” (“Sabes que te adoro, estoy loca por ti”). Lo realmente curioso es que la letra de esta me recuerda a «Delicate» de reputation. En aquella canción Taylor valoraba el amor de su pareja con aquellas primas líneas “Mi reputación nunca ha estado peor así que realmente debes quererme”. En Miss Americana, Taylor se describe ante él vulnerable: “I’m lost in the lights/American glory faded before me” (“Estoy pérdida en las luces/La gloria americana se ha desvanecido ante mi”); pero una vez más aclara que todo ha sido efecto de la reputación que ellos hicieron de ella “They whisper in the hallway: She’s a bad, bad girl” (“Ellos susurran en los pasillos: Ella es una chica mala, muy mala”).

Con un estilo más jocoso, Taylor opta por describir su flechazo -presuntamente hacia Joe Alwyn- en «Paper Rings» con una letra que describe como su relación pasó de ser un crush, a ser amigos, a, sí, ser su amado: “Went home and tried to stalk you on the internet/I hate accidents except when we went from friends to this/I like shiny things, but I’d marry you with paper rings” (“Fui a casa y traté de buscarte en internet/Odio los accidentes, excepto cuando pasamos de amigos a esto/Me gustan las cosas brillantes, pero me casaría contigo con anillos de papel”). Taylor consigue describir un enamoramiento intenso a través de una docena de historia donde el común dominante es el hecho de que en su amado ha encontrado alguien a quien aferrarse y que ha sacado a relucir lo mejor de ella una vez más. Es lógico que el sentimiento de perder eso que ha encontrado hasta ahora la lleve a escribir una letra tan vulnerable como «Cornelia Street »: “I hope I never lose you, hope it never ends” (“Espero nunca perderte, espero que nunca termine”). El significado se explica solo.

¿Y cómo sería perder ese amor? Incluso en los momentos más “tristes” de Lover, Taylor deja a un lado los temas de venganza que, sí, pudieron inspirar algunos temas cuando las cosas no salieron bien («Look What You Made Me Do») o achacar los finales tristes a la otra persona («Out of the Woods») pero en Lover, en una posición más madura admite sus errores. «Death By A Thousand Cuts» es sobre lo difícil de decir adiós a alguien que aún se ama. «False God» describe las turbulencias de la relación “They all warned us about times like this” (“Ellos nos advirtieron de momentos como estos”) pero también admite lo comprometida que está a seguir la relación aunque hayan altibajos. En «Afterglow» ella admite su culpa en una relación que terminó mal “Why’d I have to break what I love so much?” (“¿Por qué tuve que romper lo que amo tanto?”)

¿Quién ha inspirado el álbum más romántico de Taylor -lo cual es mucho decir- hasta la fecha? Alguien que la ha inspirado a escribir un tema como «Daylight», la última pista de Lover, y que cita: “I don’t wanna look at anything else now that I saw you/I don’t wanna think of anything else now that I thought of you” (“No quiero ver otra cosa ahora que te he visto a ti/ No quiero pensar en algo más ahora que pienso en ti”); por supuesto, se trata de su actual pareja, Joe Alwyn, a quien describe con pelos y señales en «London Boy» donde hace constante referencias sobre él, y lo que tanto adora de su chico londinense.

El amor en todas sus formas

Es renovador ver como Swift aprovecha el tema del amor para describirlo en otras formas más allá del romance que la ha caracterizado. Una de las canciones más emotivas del álbum está dedicada a su mamá «Soon You’ll Get Better» y describe la lucha que han afrontado sus padres desde el momento en que la mamá de Taylor fue diagnosticada con cáncer. Es una canción honesta donde Taylor admite su miedo: “Desperate people find faith, so now I pray to Jesus too” (“Las personas desesperadas encuentran la fe, por eso ahora le rezo a Jesús también”) pero también es un himno motivacional para su mamá “You’ll get better soon/ Because you have to” (“Te sentirás mejor pronto/Porque tiene que hacerlo”).

Por último y aunque a final de cuentas termina contando una historia de amor, tenemos «It’s Nice to Have a Friend» donde, personalmente, considero que lo más bonito de la canción es el poder que tiene Swift de narrar una historia de dos amigos que terminaron como esposos en solo dos estrofas mientras destaca lo bien que se siente tener un amigo.

Reseña: Lover de Taylor Swift

Un viaje nostálgico

Los fanáticos de Taylor Swift estarán al tanto de su evolución musical. A través de siete álbumes ha pasado del country (Taylor Swift, Fearless, Speak Now), al country pop (RED) al pop -inspirado por el estilo ochentero- (1989) hasta el tecno pop (Reputation). De hecho su sexto álbum significó un punto de quiebre en su carrera alejándose en estética y contenido de sus trabajos anteriores.

Y esa imagen “oscura” queda como una simple faceta cuando Taylor, hace referencia a esta en el primer tema para proceder a hacer un viaje nostálgico, de muchas maneras, en el resto de las canciones. En primer lugar, Lover se trata de una fusión de los géneros que caracterizaron sus cinco primeros álbumes, «Soon You’ll Get Better» es una balada country que rememora temas como «Our Song»; «Paper Rings» parece una fusión de sus eras Speak Now y RED; mientras que «Cruel Summer», «The Man», «The Archer», «Afterglow» y «Daylight» hacen referencia al pop sintético de 1989. Es curioso que los géneros nuevos que introduce Swift en el álbum en realidad evoquen a las baladas de los sesenta como es el caso de «Lover» y «Its Nice to Have a Friend» donde recurre a la estructura verso-coro-puente instrumental- verso que destacó en tantos temas de The Beatles. Mientras que la música de «The Archer» tiene mucha similitud con la de «Time After Time» de Cindy Louper.

Por último, tras dos álbumes con letras tan maduras como lo fueron RED y Reputation, resulta curioso que Swift vuelva a escribir sobre primer amores, relaciones de institutos y príncipes. En «I Think He Knows» ya declara que se siente como si tuviera diecisiete. «Miss Americana & The Heartbreak Prince» es una metáfora sobre una relación de instituto entre la Reina y el Rey del baile de fin de año; «Its Nice to Have a Friend» retrata una amistad dentro y fuera del colegio. Por supuesto, Taylor aprovecha el álbum para escribir letras más directas como «The Man» o sus referencias al alcohol cada vez más comunes.

Lover es una montaña rusa emocional a través del amor donde Taylor salda deudas con ella, con otros y que expone lo enamorada que está. Aunque es el primer álbum que cuenta con muchos co-escritores, aun se siente como un trabajo orgánico muy disfrutable de escuchar.

Comentarios

Ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre