Thirteen Reasons Why, traducida al español como Por Trece Razones, es una serie original de Netflix, basada en el best seller juvenil del mismo nombre, publicado en 2007, escrito por Jay Asher. Producida por la cantante y actriz, Selena Gómez, con el guión de Tom McCarthy (Spotlight).

Tras su estreno, el 31 de marzo, generó más de 3,4 millones de twits, con picos de hasta 200.000 por hora.

¿De qué trata Por Trece Razones?

Clay (Dylan Minnette) es un adolescente que vuelve a casa después del colegio y encuentra una misteriosa caja con su nombre. En su interior, siete cassettes grabados por Hannah Baker (Katherine Langford), una compañera de colegio por la que siente un interés amoroso y que se suicidó hace dos semanas atrás.

Hannah, asegura que hay trece razones por las que decidió quitarse la vida, y si estás escuchando las cintas es porque eres una de ellas ¿Qué habrá hecho Clay para estar dentro de esta lista?

Cada lado de los cassette está dedicado a uno de los trece motivos (cada capítulo de la serie estará destinado a cada lado), y la chica relatando como contribuyeron a que ella tomara tal decisión. Clay escuchará cada historia mientras enfrenta a los protagonistas cuestionándolos por sus decisiones, y cada palabra lo lleva a flashbacks de Hannah y a sus propios recuerdos de esa situación.

La serie aborda una temática que con poca frecuencia se toca en televisión, por lo menos no de la forma tan descarnada y real como en Por Trece Razones. El bullying escolar, el acoso sexual, violaciones y el suicido juvenil se muestran sin tapujos.

de qué se trata Por Trece Razones

El libro Thirteen Reasons Why.

libro Thirteen Reasons Why.

El autor reveló, hace un tiempo, concretamente en la edición publicada por el décimo aniversario, que Hannah Baker sobrevivió en el final original. En esa versión, Hannah trata de suicidarse tomando varias pastillas, pero es encontrada a tiempo por sus padres y llevada al hospital.

Sin embargo, Jay Asher pensó que el mensaje sería mucho más fuerte con el final que ya conocemos, y que sería una advertencia mucho más dura para todos los lectores.

análisis Por Trece Razones 13 reasons why

Mi calificación para Por Trece Razones.

8/10

Con un mensaje que te hace pensar y cuestionar tus acciones, la serie te atrapa a cada capítulo, quieres saber cómo afectaron los personajes en la decisión de la protagonista, y principalmente cómo el chico dulce terminó siendo parte de ello.

Ya acercándonos al final, se pondrá más cruda, y la misma ficción nos lo hace saber, con un aviso con el contenido de las imágenes y que si eres menor es aconsejable continuar viendo con la compañía de un adulto.

El aire retro es apropiado y muy bien utilizado por los creadores, desde los cassettes, las grabadoras, hasta la música, que consigue la atemporalidad y un sinfín de emociones, encabezadas por la nostalgia. Esto no quiere decir que quedan fuera los smartphones, tablet o computadoras, al contrario, son muy relevantes para la historia (añadidas en la serie, ya que cuando fue escrito el libro no eran muy habituales, incluso en el escrito se utiliza el boca a boca para los rumores, no las redes sociales como en el show).

Otro punto destacable, es como se tocan algunos puntos importantes del crecimiento emocional adolescente, con sensibilidad y credibilidad, desde el primer beso, como no atreverse a decir cuando te gusta alguien, el amor no correspondido, la amistad, el sexo, la homosexualidad, etc.

Un mensaje para reflexionar.

Amamos exponernos en las redes sociales, llenamos nuestras plataformas de fotos y comentarios, (engañándonos) diciéndonos que es para comunicarnos, pero solo deseamos likes. Por eso cuando Hannah Baker (nuestra protagonista) dice:

“Twitter, Facebook, Instagram… nos han hecho una sociedad de stalkers y, además, nos encanta”.

Solo describe en lo que nos hemos convertido. Somos voyeristas de las redes sociales y dueños de la libertad de escupir odio contra los demás. Esto me recuerda un fragmento de La Noción de Pecado del escritor costarricense Alberto F. Cañas, que menciona que “la conciencia es Juez, delator y verdugo” la diferencia es que no es la conciencia, sino somos nosotros detrás de un teclado que dictamos la sentencia de los “rangos de moralidad” que no se deben cruzar.

Una Historia que le llega de cerca a Selena.

Selena Gómez, la productora, ha reconocido ser adicta a Instagram, además de ostentar una de las cuentas con mayor cantidad de seguidores en el mundo. Hay que recordar que ha sufrido el acoso durante la relación que tuvo con Justin Bieber siendo, en innumerables ocasiones, sentenciada de Slut Shaming (tildar de prostituta), concepto utilizado en la serie.  “En cuanto me convertí en la persona con más followers (116 millones) me asusté bastante. Era algo que me consumía; el motivo por el que me levantaba y me acostaba cada día. Era una adicta, y sentía que estaba viendo cosas que no quería ver, como si estuviera metiendo en mi cabeza cosas que en realidad no quería que me importaran. Siempre termino sintiéndome fatal cuando miro Instagram”, Selena Gómez a Vogue USA.

¿Una posible segunda temporada?

El propio escritor, ha revelado en EW que le gustaría ver una continuación de las tramas  “Me gustaría una continuación de todos esos personajes”, afirma. “Tengo curiosidad. ¿Qué le pasa a Clay?, ¿cómo reacciona la gente a lo que hace Alex al final?, ¿qué le va a ocurrir al Sr. Porter? En un momento pensé en hacer una secuela. Saqué algunas ideas, pero decidí que no iba a escribirla, así que me encantaría verla”, añade.

Para tener presente.

Existe un documental,  de media hora, en el que hablan productores y actores invitando, a las personas que sientan que sus problemas no tienen solución y vean solo callejones sin salida, a visitar la página web thirteenreasonswhy.com

Tráiler Por Trece Razones.

Área de comentario

Ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre