¿Qué se sentirá desde las más altas esferas del poder, que alguien de tu familia muera en manos de un delincuente, en tu tierra, donde gobernaste, donde tu familia aún gobierna?

Sin declaraciones oficiales del gobierno mexiquense ni de la clase política del Estado de México, el pasado 4 de febrero a las 3 de la madrugada fue asesinado César Maximino Montiel Peña de 61 años en Atlacomulco. Se presume que intentaron robarle su vehículo, un Ford Fiesta y al resistirse al asalto los ladrones dispararon en dos ocasiones sobre él.

Maximino es tío en tercer grado del presidente Enrique Peña Nieto, ex gobernador de aquella entidad, pero además su hermano René fue alcalde del mismo municipio donde ocurrió el deceso. Las relaciones familiares con el poder local de Montiel Peña no se limitan a su sobrino y a su hermano, pues era también primo hermano de Arturo Montiel, ex gobernador del Estado de México y que en algún momento aspiro a ser candidato a la presidencia de la república.

El silencio oficial se ha prestado a ciertas especulaciones. Maximino, a diferencia de su primo y sobrino, no era una figura de la política, tampoco se le conocía hambriento de los reflectores y de la ostentación que sus familiares han hecho de manera abierta.

Es además curioso (por decir lo menos) que el “presunto asalto” ocurriera en la tierra de poderoso Grupo Atlacomulco, el multicitado eje de poder dentro del PRI que se creo alrededor de la figura de Carlos Hank González y de donde surgieron Arturo Montiel y Peña Nieto.

El estado gobernado actualmente por otro primo del presidente, Alfredo del Mazo, de acuerdo con datos de 2017 del Sistema Nacional de Seguridad Publica ocupa el segundo lugar nacional en homicidios dolosos. Ocupa la misma posición en secuestros (116 en el año referido) y el primer lugar en extorsiones.

De acuerdo al Sistema, alrededor de 65000 robos con violencia denunciados ocurrieron el año pasado, además de un estimado de 44000 robos sin violencia. El mismo organismo reporta que 90% de los mexiquenses se sienten inseguros en el Estado. Las escenas delincuenciales ocurren a plena luz del día, lo mismo los hechos sangrientos. Otros delitos comunes son el robo de vehículos, asaltos al transporte público y la policía no actúa aún estando presentes.

El Estado de México es hoy la entidad federativa con más feminicidios a nivel nacional, de acuerdo con un reportaje del diario español El País, que además lo califica de uno de los estados más violentos de México y el que tiene la policía más corrupta.

¿Debería sorprendernos que el tío del presidente haya sido asesinado en este escenario? ¿Los Peña, los Montiel, los Del Mazo pueden negar hoy la corrupción en su tierra, misma que solaparon y encubrieron?

¿Se enterarán acaso de lo que viven los mexiquenses día con día u otro miembro de su clan debe yacer sobre el asfalto con un balazo en el estómago y otro en una pierna para que reconozcan que en su estado y en el país las cosas no están bien?

3 Comentarios

    • Hola, el gentilicio de los habitantes del Estado de México (entidad federativa a la que aludo en este texto) es “mexiquense”, del país como lo mencionas “mexicano”. Busqué en el texto “mexicanense” pensando que quizás se tratara de un “typo” de mi parte, pero no lo encontré. Gracias por tu comentario.

  1. FE DE ERRATAS:
    En el penúltimo párrafo hay un error de ortografía: dice “allá” donde debería decir “haya”. Mil disculpas.

Comentarios

Ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre