A veces, la vida te regala la oportunidad de conocer a alguien especial. Esa persona que sin más se convierte en todo para ti; se vuelve tu confidente, tu amigo, tu hermano, el amor de tu vida y tu alma gemela al mismo tiempo. Esa persona que sin haberla buscado, la encuentras.

Para mi fue así, sin siquiera imaginármelo llego a mi vida esa persona, la más especial que he conocido y pues hoy recordé las veces que con el corazón roto he jurado que tú serás el único amor de mi vida, el único hombre que amaré siempre. Vinieron a mi mente todas las veces que he puesto mi amor en tus manos porque confió en que lo mereces y sabrás cuidarlo como nadie más.

Todas las veces que me has hecho sentir hermosa aun cuando yo no lo creyera, todas los te amo, el modo en que jugando he planeado nuestra vida y he dicho que solo tendría hijos contigo para que sean tan guapos como tú. Cambiamos, pero en cierta manera sigo siendo la misma, la misma niña que te abrió las puertas de su vida, ciegamente, sin tratar de ocultar nada porque contigo era libre de ser autentica.

Sin embargo hay cosas que no te he dicho, como que amo cada parte de ti, la persona que eres, tus convicciones. Admiro secretamente lo que haces,  tu entrega, tu pasión. Sé que todo te ha llevado a ser quien eres y no, aunque tal vez no creas nunca cambiaría nada de ti porque todo te hace único.

Eres a quien quiero contarle mis historias para siempre, de donde vengo, a donde voy. Porque sé que nunca me lastimarías, que eres verdadero y que en ti puede descansar mi corazón. Que llega un momento del día en el que siempre te pienso y tu recuerdo me hace sonreír, simplemente algo haces muy bien.

Mientras más creces más necesitas a alguien que te conozca, que no tengas que darle explicaciones, ese alguien que simplemente sabe que tontería hiciste con solo contarle el principio. Eso eres tú para mi, contigo me siento segura, como en un monologo; a sabiendas que protegerás mis secretos, que me dirás cuando me miento, cuando estoy mal, cuando necesito mejorar y reflexionar. Eres ese alguien a quien nunca me cansaré de decirle que lo amo con todo mí ser.

Eres ese único amigo al que todos mis ex siempre odiaron porque están plenamente convencidos de que nuestro amor no es normal, tiene que ser algo más. Esos celos de los que podemos reírnos porque sabemos lo equivocados están, porque no saben que lo que sentimos es algo más allá de las etiquetas, algo más allá de todo lo que conocen.

Gracias por estar ahí, por no dejarme caer, por hacerme reír. Por tus besos, por tus sonrisas y tú forma de levantarme el ánimo. Por esas fotos random donde aún con fachas y a las 2 de la mañana seguimos siendo guapos. Hoy más que nunca estoy segura de que te conocería mil veces solo por volver a tenerte en mi vida y llamarte amigo. Gracias por ser tú.

 

Comenta en el recuadro