Huérfanos de un Asalto

Resisten a los bombardeos, al hambre, al miedo y a la tortura continúa de recordar que fueron olvidados por el mundo. España 1939, último año de la Guerra civil española, algunos se aferran a que pronto terminará el conflicto, otros se niegan a abandonar sus ideales mientras tratan de brindarle esperanza a los niños del mañana.

El Espinazo del Diablo es una de las primeras películas de Guillermo del Toro, un título personal dedicado a la desventuras de unos supervivientes que buscan un lugar en medio de la guerra.

Secuelas de la guerra

El Espinazo del Diablo es una cinta de bajo presupuesto dirigida por Guillermo del Toro y producida por los Hermanos Almodóvar. Contraria a muchas de las películas de Guillermo del Toro, el entorno es sumamente simple, enfocándose en los conflictos que derivan de los personajes y en la miseria implícita de la guerra.

¿De qué se trata el espinazo del diablo?

Todo comienza con Carlos, un niño que acaba de perder a su padre y que llega al Orfanato de Santa Lucía con la falsa promesa de una visita. Los niños corren de un lado a otro tratando de eludir el enfrentamiento que ocurre a kilómetros de su prisión, intentar conservar la inocencia tras un derramamiento de sangre que borra todo posible futuro. En medio del patio del orfanato, reside una bomba desactivada, que los vigila y que se vuelve un recordatorio de cuanto han perdido.

Resultado de imagen para El espinazo del diablo

Del Toro propone una historia con un ritmo uniforme entre el misterio y la aventura, con escenas donde el terror está presente. Carlos conocerá a Santi, un alma en pena que recorre los pasillos del orfanato buscando venganza.

La cinta no complica sus subtramas sino que hace que coincidan en un punto de no retorno. Todos los personajes cuentan con un rasgo que los diferencia, la directora tiene una prótesis de metal, revolucionaria para la época, como es lógico se nota la persecución a partir de ciertos ideales y el miedo de los adultos en contraste con la valentía de los niños.

La música de Javier Navarrete le brinda más peso a los momentos de tensión de la película. Los niños se cuestionan si deberían vivir y obtener una oportunidad en medio de una sociedad en ruinas. Del Toro incluso cuestiona la idea de un fantasma en la sociedad, de una persona que ronda sin propósito y que es una sombra de lo que fue alguna vez al quedar al margen.

Esta película sería la primera de una trilogía (que aún no termina Del Toro), la que le sigue es el Laberinto del Fauno.

Más que recomendada
@Chdnk

Comentarios

Ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre