Se acercan las fiestas decembrinas y con ello los regalos de Santa Claus y posteriormente de los Reyes Magos, en estas fechas a mucha gente se les hace fácil dar a los niños  mascotas como regalo, los más populares son los perros. Estos animales sufren terriblemente, porque no todas las personas están al tanto de los cuidados que requieren y generalmente terminan por cansarse, los descuidan o buscan cualquier forma para deshacerse de ellos.

Pero tener una mascota no debe tomarse a la ligera, conlleva una gran responsabilidad, es tener una vida a tu cargo, un pequeño ser que al igual que nosotros siente, requiere atención, cariño y alimentación adecuada. Y sinceramente no entiendo como hay gente que tiene mascota cuando no pueden ni cuidarse ellos mismos.

No solo es ver un perro y decir ¡qué bonito! me lo llevo, para que a los días termine siendo una decoración más de la casa, implica educarlos para que no muerdan o destruyan cosas ya que de pequeños suelen ser muy inquietos y ésta es una de las causas por las que muchos se cansan y prefieren abandonarlos, porque lejos de lo que algunos creen, no hay perro que nazca siendo agresivo o travieso, son las personas y las circunstancias las que los vuelven así.

Se puede decir que lo único que nos hace diferentes de nuestras mascotas es que podemos hablar y razonar antes de actuar (casi siempre), no somos superiores como para sentirnos con el derecho de maltratarlos porque ¡no pasa nada al fin que es un perro, ni le duele!

Es una situación deprimente ver perros en las azoteas de las casas sin gota de agua ni un poco de comida soportando los rayos del sol todo el día, ver como los golpean cuando “se portan mal” o ver a los niños jalarles las orejas o la cola por decir lo menos y que en lugar de enseñarles a ser responsables y cuidar de los animales se les aplauda y resulte gracioso este tipo de acciones.

Y no solo son los golpes, el abandono también se considera maltrato, porque la mayoría de los perros que vemos a diario en las calles tuvieron alguna vez un hogar, que al cansarse de ellos los arrojan a la calle sin el menor remordimiento dejándolos a su suerte. Por desgracia cuando se ven a la intemperie, no solo deben lidiar con no tener comida o un techo, encima de eso soportan que cuando alguna persona los ve les aviente piedras o les dé patadas solo porque sí y en el peor de los casos que los atropellen intencionalmente y los dejen lastimados en medio de las avenidas.

Por si fuera poco en las redes sociales últimamente es común ver gente subiendo todo tipo de videos e imágenes donde se tortura y mata a animales indefensos como mera diversión, aunque me inclino más a pensar que se deba a algún desorden mental, porque no puedo  imaginar a un individuo que en sus cinco sentidos pueda llegar a cometer actos tan atroces. Tal es el caso del video en el que tres mujeres aplastan a un cachorro hasta matarlo, del cual debo decir solo pude leer los comentarios y las notas relacionadas, porque simplemente no resistiría verlo. Deberíamos hacer conciencia que no por estar en la cima de la cadena alimenticia tenemos poder sobre las demás especies, nada justifica los actos de crueldad que se cometen en contra de  estos seres indefensos.

Si no se está preparado para una responsabilidad como la de cuidar a una mascota es mejor no tenerla, si lo que se busca es un regalo para los niños es mejor comprarles un animal de peluche con el que sí puedan hacer lo que les plazca sin tener que hacerse cargo de nada. Y si se está convencido de querer un animalito de compañía, una de las mejores opciones es adoptar, pues comprar es fomentar de igual forma el abuso y la sobrepoblación de perros y gatos. Esterilizar también es fundamental, para así evitar que en un futuro haya todavía más perros en las calles.

Los perros realmente pueden llegar a ser la mejor compañía que una persona pueda tener y no merecen todo el sufrimiento que se les causa, son leales, cariñosos y le dan alegría a los hogares. Ellos merecen respeto ante todo, porque  no pueden defenderse de la misma forma que nosotros, por eso aunque no se tenga interés en hacer algo por erradicar este problema, al menos no seamos  parte de él, si no te gustan los perros simplemente ignóralos, no los agredas.  Y si eres de los afortunados en tener uno como mascota quiérelo como si fuera un miembro más de tu familia, créeme vale la pena, tendrás un amigo de por vida.

perro dueño

Samantha Rocha

COMPARTE en:
NeoStaff
El Staff de NeoStuff está formado por una docena de integrantes capaces de escribir sobre todas las temáticas que encuentras en la revista. También nos encargamos de contestar todas tus dudas lo más rápido posible

Comenta en el recuadro