En un mundo donde 13 Reasons Why y Riverdale son los referentes adolescentes más definidos, es alentador ver que no todo se trata de rivalidades, traiciones o acoso. Every Day se propone transmitir también un mensaje dirigido al público juvenil pero lo hace a modo edulcorado, con un positivismo que parecía haber muerto en las películas románticas a principios de los 2000. El problema es ese, que lo que vemos en pantalla está muy lejos de abarcar las verdaderas intenciones que se establece la película.

¿De qué trata Every Day?

“A” es un ente invisible, una especie de espíritu juvenil que despierta cada día en el cuerpo de un adolescente y durante las veinticuatro horas que pertenece a este trata de influir lo menos que pueda en las vidas de estas personas. Pero un día despierta en el cuerpo de Justin, un joven que desperdicia el afecto de su novia por quien no muestra el mayor interés, cuando “A” conoce a la chica queda prendado por ella. Así comienza una historia de amor entre Rhiannon y un ente cuya forma cambia día a día.

Rhiannon es la típica adolescente tierna e inteligente que no se merece al novio que tiene pero un día -el día en que “A” es Justin- tiene el mejor momento de su vida y cree tener una razón para aferrarse a él, porque después de todo sí parece quererla. Pero cuando Justin vuelve a ser Justin ella se da cuenta que él no ha cambiado y “A” se da cuenta que se ha enamorado, entonces buscará la manera de estar cerca de Rhiannon de todas las formas (es decir, cuerpos) posibles hasta decirle la verdad. Por supuesto, la tarea más difícil es convencer a la chica de que todo es cierto y no se trata de alguna broma orquestada por su novio.

Pero cuando la historia de amor comienza a surgir es cuando la película muestra su artillería pesada. Y falla. Teóricamente se propone brindar un mensaje edulcorado: la apariencia no es importante, solo vale el interior, los sentimientos. Pero este mensaje se queda en intenciones por una cobardía innegable cuando la protagonista solo tiene momentos románticos y/o íntimos las veces en que “A” está en el cuerpo de chicos guapos; chicos con apariencia menos atractiva o incluso chicas, quedan rezagados a escenas menores, que poco contribuyen al tratamiento de la historia de amor, que se supone ser el pilar de la película. Y lo complementa con un final que más que impredecible se siente impostado en contraste con los primeros dos tercios de la película.

Sin embargo tiene una primera hora bastante correcta, cuando se propone presentar a ambos personajes por separado y conocemos mejor a Rhiannon, como es, como es con su familia y se puede apreciar el trabajo de Angourie Rice quien ha demostrado tener madera para personajes y géneros opuestos. Su Rhiannon, una chica dulce, amable, le permite brillar de una manera diferente a como lo ha hecho en trabajos previos como The Nice Guys o The Beguiled. También cuenta con una fotografía bastante correcta, afianzada en tonos pasteles y azules que brindan serenidad a juego con el positivismo que intenta trasmitir la película. La banda sonora es el otro acierto que mantiene la película. Aunque Every Day está lejos de ser lo que se propone, romper el molde, siendo una película con una enseñanza que trasmitir, se queda en una película romántica adolescente más del montón que da la sensación de que pudo ser mejor.

El guión, basado en el best seller del mismo nombre, tuvo buenas intenciones que no fueron plasmadas de manera virtuosa, pero Every Day no es una mala película, de hecho es bastante funcional cuando se quiere pasar un buen rato con una película de noventa minutos que olvidaremos en cuanto comiencen los créditos finales.

Ver en linea trailer película Every day (cada día 2018)

 

Comentarios

Ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre