El sol brilla otra vez. Brilla tanto que mientras tienes los ojos cerrados, atraviesa tus párpados y la luz se cuela en tu cabeza, tiñe todo tu interior de un tenue anaranjado que ilumina lo que estás soñando. Comienza a calentar la habitación, la cama, tu cuerpo, tu cara; calienta tanto que te despierta y comienzas a moverte.

   Así es el amanecer que todos queremos, el que nos incita a despertar de buen humor, el presagio de un provechoso y amable día.

   Pero también es así como se siente el hacer lo correcto, recibir una buena noticia, ayudar a alguien o un golpe de suerte. Un calor inunda tu interior y recorre tu cuerpo; te llena de un extremo al otro con una especie de tranquilidad y paz, alegría.

   De igual manera, así como el sol alumbra directamente en tu cara hasta que despiertas, estas buenas cosas te golpean justo en la frente hasta que las reconozcas y las tomes, hasta que las vivas y no las dejes ir.

   Otra coincidencia extraña, es que por la noche el sol desaparece y en su lugar te cubre la luz de la luna; ella regala una iluminación muy distinta y contrastante si la comparas con la calidez de la mañana. Con esa luz, no hay calor ni un tenue color naranja; es una escala de grises y azules que se esparce por tu cuerpo llenándolo de frescura mezclada con calma; no es frío ni vacío. De la misma forma, cuando las cosas buenas se terminan, nuestro cuerpo se inunda de algo muy parecido a la nostalgia, aunque no necesita convertirse en tristeza.

   Cuando las malas noticias llegan, cuando te equivocas, si lastimas a alguien o tienes una mala racha; tu cuerpo ya no se siente animado y vivo con la alegría del calor, más bien se siente duro y un poco frío por la brisa fresca, pero no debes dejar que pierda su fuerza.

   Esa es la maravilla del día y de la noche, de las cosas buenas y de las malas. Pueden llevarte por toda una gama de sensaciones y niveles, pero la elección de sufrir o atorarte en ellas, es tuya. No importa si estás en el calor o en el frío, pronto llegará el tiempo de su opuesto y en un momento volverán a cambiar de lugar.

Es cuestión de mantener la paciencia y estar consciente de que a veces se está arriba pero también se puede bajar. El secreto está en no perder la calma y siempre mantener la vista fija en el lugar al que quieres llegar; a sabiendas de que para poder estar ahí tendrás que pasar por un camino largo y difícil; el premio es llegar a la meta cuando bien pudiste haberte quedado a la mitad del camino.

Fotografía: http://perfumes-valencia.org/wp-content/uploads/2012/02/Dia-y-noche-perfumes-valencia.jpg

COMPARTE en:
Mariana Huerta
Soy Mariana, estudiante de la escuela y de la casa, de las amistades y del día a día, estudiante de la vida. Quizá mis cortos años; porque sí, son pocos; no me permitan decirles todo lo que he hecho pero sí todo lo que soy. Me gusta sorprenderme pero me gusta aún más sorprender. Escribir es un lujo, mi pasión, mi escape y contacto con la Mariana de adentro, con todo lo que me rodea. Un gusto estar aquí.

4 Comentarios

Comenta en el recuadro