La tendencia de adaptar clásicos animados a versiones de acción real parece no cesar. Mientras que a Disney le ha salido bien la estrategia (en taquilla) ya sea apostando por cambios en la historia (El libro de la Selva) o calcando la versión original (La bella y la bestia), otros estudios han decidido hacer lo propio como es el caso de Columbia Pictures y Sony Animations, los encargados de traer a la pantalla grande Las aventuras de Peter Rabbit (o simplemente Peter Rabbit) el clásico infantil inglés. Lo sorprendente es que la película resulta de una combinación entre la esencia de la fábula original y la comedia más hilarante.

¿De qué trata Peter Rabbit?

La película, cuyo guión ha sido creado por Will Gluck (quien también dirige) y Robe Lieber, gira alrededor de Peter Rabbit quien no es un conejo cualquiera. Es un rebelde travieso y aventurero que viste camisa azul y no lleva pantalones. Peter vive junto a su familia y amigos, un grupo variopinto de animales que incluye incluso a un zorro. Todos ellos harán de las suyas en la granja de los McGregor, lugar en cuyo jardín disponen de deliciosos vegetales. Pero la disputa de Peter con el nuevo Sr. McGregor se intensificará más que nunca ya que ambos compiten por el afecto de Bea una amante de los animales de buen corazón.

Entretenimiento para todos los públicos

Los relatos de Peter Rabbit se han convertido en clásicos de la literatura infantil prácticamente desde que su creadora, la escritora británica Beatrix Potter, publicó el primer libro a inicios del siglo pasado. Desde entonces han sido creadas más historias sobre el conejo y otros personajes del mismo universo, y varias adaptaciones animadas dirigidas al público infantil.

Sorpresivamente, la adaptación de Columbia Pictures y Sony Animaciones mantiene la esencia del clásico, apegado a la versión original de Beatrix Potter, a través de una historia inofensiva como la de Peter y su familia luchando por conservar su hogar que culmina con una emotiva lección sobre el amor y los nefastos resultados del egoísmo. Pero también resulta ser una comedia de enredos de lo más hilarante que posiciona a los personajes (tanto humanos como animales) en las situaciones más incómodas posibles. Así Gluck y Lieber aciertan llevando lo fantástico de la historia, es decir, animales de campo que hablan y razonan, dentro del mundo cotidiano y actual en un pueblo británico que también ha funcionado en películas de corte similar como Paddington.

El guión también se vale de recursos trillados que funcionan como el uso de un narrador, las referencias metas o el rompimiento de la cuarta pared. Y a pesar de que resulte predecible en más de una ocasión, es completamente tolerable en vista de que la película tiene como único objetivo entretener al público a partes iguales. Lo que si podría ser considerado como un punto negativo son los efectos especiales y la fotografía que a veces luce un tanto rancia. Sin embargo las escenas animadas (que son muchas) funcionan muy bien.

Un elenco de actores infravalorados

Gran parte del peso de Peter Rabbit recae en sus actores encargados de dar vida a los personajes humanos: Rose Byrne como Bea y Domhnall Gleeson como Thomas. Ambos actores, que demuestran tener muchísima carisma en pantalla, coinciden en un perfil interpretativo similar. Tanto Byrnes como Gleeson han demostrado tener el talento y la versatilidad para dar vida a personajes completamente diferentes desde héroes románticos hasta villanos despiadados, por ello le hemos visto en dramas, comedias, películas de acción y más. Ambos actores también han sido infravalorados en sus respectivas carreras, obteniendo menos reconocimiento del que merecen.

En cambio, el reparto de voces, está a cargo de cuatro estrellas en ascenso: James Corden como Peter Rabbit, cuya fama ha crecido enormemente gracias a The Late Late Show; Margot Robbie quien esté año consiguió su primera nominación al Oscar; y Daisy Ridley y Elizabeth Debicki, conocidas por sus recientes trabajos en la saga Star Wars y Guardianes de la Galaxia, vol. 2 respectivamente.

No está libre de polémica

Aunque Peter Rabbit resulte una comedia inofensiva para la mayoría del público, un sector se ha sentido ofendido por una broma que ha originado críticas. Y es que un momento determinado de la película, aviso de que es necesario entrar spoilers para entender el trasfondo de la historia, el personaje de Domhnall Gleeson confiesa que es alérgico a cierta fruta. Aunque Peter Rabbit se mofa y dice que “ahora todo mundo es alérgico a algo” guiña el ojo, literalmente, al espectador esperando no recibir quejas por lo dicho. Sin embargo, las quejas sí llegaron pero por la escena que viene después donde el conejo se vale de la condición alérgica del personaje para hacerle una mala broma. Incluso algunos medios dijeron que “la broma” podría afectar el recorrido en taquilla de la película. Lo cierto es que ha recaudado más de 300 millones de dólares frente a un presupuesto de 50 millones y han confirmado la secuela para el 2020.

Peter Rabbit no es perfecta pero probablemente sea una de las películas más entretenidas que podrán ver este año, y lo mejor, una de las más accesibles, capaz de entretener a los niños y al público a una misma escala.

Ver en línea Peter Rabbit en latino

Comentarios

Ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre