La primera vez que vi Game of Thrones no había leído los libros, así que mi primera impresión hacia Tyrion Lannister fue “vaya tipo más insoportable”. Más o menos la misma reacción que tuve cuando vi a sus hermanos. Pero es que los Lannister fueron introducidos como «los malos». Mientras Jaime y Cersei Lannister parecían tramar algo en relación con el fallecido Jon Arryn y Robert Baratheon, Tyrion se ahogaba en alcohol y disfrutaba ser llamado «enano». Claro, que como he dicho en muchos de los análisis previos, la ambigüedad de los personajes es una de las características más ricas de la serie y la saga. Y Tyrion es el pináculo de ello.

El menor de los Lannister nació en cuna de oro pero su vida no fue fácil; ha sido víctima y le han juzgado como victimario. “El enano”, el patito feo de los Lannister adoptó la astucia y la inteligencia como arma de defensa. Y su estrategia sirvió. Convertido en la Mano del Rey Bran, Tyrion Lannister fue el personaje más inteligente de toda la saga. Él es nuestro ancla emocional, nuestro conducto. Es momento de hablar de él.

En la debilidad está la fuerza

Como dije, la introducción de Tyrion Lannister no es muy agradecida con el personaje. La primera vez que lo vemos es en una casa de citas, bebiendo vino hasta el cansancio y despotricando de Invernalia. Además, cada vez que otros personajes (Kat Stark) hablan de él es para comentar su adicción a la bebida y a las mujeres.

Sin embargo, la verdadera presentación de Tyrion Lannister ocurre en su encuentro con Jon Snow al final del episodio. “Nunca olvides lo que eres. Úsalo como una armadura, y nunca podrán lastimarte por ello” es el consejo que Tyrion le da al bastardo de Ned Stark. Y aunque Tyrion no es un bastardo, él le confiesa a Jon que “los enanos siempre son bastardos ante los ojos de sus padres”. A partir de ese momento y a medida que se van desarrollando la primera y segunda temporada tenemos noción de que su personalidad es su armadura. Ni le gusta que le llamen enano ni es tan cínico como aparenta ser pero allí reside su fortaleza. Junto a su inteligencia.

La mera existencia de Tyrion como enano se ve como una marca vergonzosa en una dinastía que valora el estatus y la apariencia por encima de todo lo demás. Su padre, Tywin Lannister, es promocionado como el hombre más rico y poderoso de Poniente. Por lo tanto, privilegiado como sus hermanos, Tyrion se ha beneficiado de un estilo de vida lujoso y opulento. Y, sin embargo, a pesar de la red de seguridad, Tyrion siempre ha tenido que justificar su lugar entre los hombres. Siente que ha estado «en juicio» toda su vida, especialmente ante los ojos de su propia familia. La sociedad puede señalarlo por enano y hacer «chistes» mientras lo señalan; pero su hermana Cersei y su padre primero lo responsabilizan por la muerte de su madre (quien falleció lo daba a luz) y posteriormente de su sobrino Joffrey Baratheon.

En contraste con los muchos miembros reprimidos y temerosos de Desembarco del Rey, Tyrion es en realidad emocionalmente expresivo. Con Shae, lo que comenzó como un acuerdo condujo a una relación amorosa y exclusiva. Y acabó en traición por parte de ella lo que despertó su lado más oscuro. Tyrion asesinó a Shae cruel y lentamente, luchando contra cada impulso de buen corazón para dejarla ir. Su audaz declaración durante el juicio a principios de la cuarta temporada se convierte en una predicción espeluznante: “Me gustaría ser el monstruo que creen que soy”.

Tyrion llevará consigo toda su vida el peso de la muerte de su madre, el desprecio de su hermana y padre, la desdicha de Shae; y, no importa cuán «bueno» intente ser, esta transgresión continuará manifestándose como dudas y castigos. Es por ello que constantemente debe probarse que es digno. Fue así como Tyrion desarrolló la inteligencia como su fuerza.

El desprecio hizo astuto a Tyrion Lannister

Sabiendo que es visto como una monstruosidad, Tyrion aprendió a adaptar su ser interno para compensar su apariencia exterior. Al acostumbrarse a la degradación que recibe, especialmente de su propia familia, Tyrion desarrolla muchos escudos pero todos basados en su mentalidad. Se da cuenta de que si desvía el desprecio dirigido hacia él, ya sea por humor, sabiduría, inteligencia, el prejuicio de su familia colapsará sobre sí mismo.

Sabiendo lo que se siente ser despreciado, Tyrion nunca ha tenido que recurrir a la crueldad porque sabe lo que se siente. El prefirió adoptar el ingenio y su naturaleza comprensiva para refutar cualquier prejuicio hacia su persona. Con ese fin, Tyrion se convierte en una persona bondadosa y sabe que lo mejor que puede hacer -y el acto menos egoísta- es dirigir esas cualidades para un bien mayor: encontrar el gobernante correcto para los Siete Reinos.

El auténtico protector de los Siete Reinos

Muchos de nuestros personajes favoritos ansiaban el Trono “porque les pertenecía” (Daenerys, Cersei, Robb, etc) pero ninguno se tomó la tarea de planear a ciencia cierta un plan de gobierno. Cuando Tyrion se da cuenta de que su sabiduría es una fortaleza y que su habilidad para aconsejar podría brindarle felicidad, se da a la tarea de buscar un buen gobernante para los Siete Reinos.

Finalmente cuando Tyrion decide partir es porque sabe que en Desembarco del Rey ya no hay nada para él ni para Westeros. Con ayuda de su hermano Jaime y Varys (probablemente las dos personas que realmente lo quisieron) zarpa en busca de un mejor futuro para él y una oportunidad de encontrar un gobernante capaz de escuchar sus consejos.

Cuando Daenerys lo nombra formalmente la Mano de la Reina, su autoestima brilla. Como asesor de la Reina, se da cuenta de que puede ser instrumental en lo que será una batalla histórica. Tyrion es probablemente el único partido adecuado contra su hermana Cersei, alguien que carece de sus puntos fuertes: intuición y conexión humana.

Él a su vez ha comprado a Daenerys Targaryen y su papel como libertador de Poniente porque así es como la ven sus seguidores (como Jorah Mormont). Su esperanza en Dany gravita hacia su nobleza.

Rectificar es de sabios

Sin embargo su mayor error fue confiar ciegamente en ella pero por otra parte ¿si no era Daenerys, quién?. Dany repitió una vez una y otra vez no ser su padre, pero la locura de los Targaryen parece indetenible. Cuando Tyrion trató de detener el dragón fue demasiado tarde.

Pero como buen sabio -capaz de equivocarse- debía enmendar sus errores y en el proceso cumplir su más grande objetivo: encontrar un nuevo Rey. Bran El Roto.

A su vez, Brandon de la Casa Stark, el Primero de Su Nombre, etc, al ser elegido para ser el nuevo rey, lo primero que hace es ordenar a Tyrion Lannister, actualmente deshonrado por traicionar a Daenerys Targaryen, ser la Mano del Rey.

¿Por qué?

Lo que parece una decisión controvertida es, de hecho, la prueba de que Bran tiene algunas ideas sobre lo que podría hacer un reinado estable, y tiene un elemento moral también.

Lógica y políticamente, tiene mucho sentido que Bran elija a Tyrion como su mano. De todas las personas que han sobrevivido a la gran guerra, Tyrion es el más experimentado (a nivel de batalla y estrategia) y ha logrado obtener el respeto de una franja bastante amplia de personas. Al sugerir la reestructuración de la monarquía sin siquiera mencionar su propio destino, Tyrion demuestra que no solo es inteligente sino que no es egoísta. El mismo Bran también enfatiza cómo convertirse en Mano ayudará a Tyrion a expiar las cosas que ha hecho que no han terminado bien.

Tyrion admite abiertamente que no quiere ser Mano del Rey y se siente tremendamente descalificado para hacerlo, después de todo lo que sucedió con su familia y con Jon y Dany. Pero, como señala acertadamente Bran, no le haría ningún bien a nadie encerrarlo en un calabozo o incluso ejecutarlo. En cambio, como una de las mentes más astutas que quedan en el reino, puede hacer el mayor bien sirviendo al nuevo Rey y ayudando a reconstruir el reino que soñó.

Comentarios

Ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre