Un poco de música romántica. Pues resulta que su humilde escritor de música académica estaba muy concentrado escribiendo su tercera entrega de “Lo que siempre quisiste saber sobre la música académica” cuando a su mente llegó, cual recuerdo de que hay tarea en domingo a las once de la noche, la idea de que esta semana se celebrará eso que a las tórtolas les encanta y a los tórtolos los condena.

Es broma, es broma. Como seguramente ya habrán notado, su servidor es de esos bichos raros que sólo le profesan amor a la música académica y a Beethoven no acostumbran celebrar el 14 de Febrero. Sin embargo, en esta ocasión he decidido que me solidarizaré con ustedes y aprovecharé para mostrarles un poco de música romántica académica que luego ustedes podrán ponerle a su respectivo querer para apantallarlo, naturalmente durante su estancia en casa.

Antes de darle paso a la Música Romántica Académica es necesario dejar en claro un par de cosas:

La lista de reproducción está dividida en tres secciones de aproximadamente veinticinco minutos cada una, de tal forma que ustedes puedan adaptar el tiempo de música que sonará según el tiempo que quieran escuchar. Esto por si quieren escuchar algún otro género (lo cual también es válido).

Entonces, si quieren aproximadamente veinticinco minutos de la mejor música romántica académica inicien desde la última parte; si quieren aproximadamente cincuenta minutos, comiencen desde la segunda y si quieren un poco más de una hora, pónganla completa. Cada sección está específicamente planeada, conformada y distribuida por su favoritísimo “DJ Vandecras” (Sí. Es chiste.) para garantizar el disfrute de lo más romántico y dulce rayando en lo empalagoso de la música académica.

¿Por qué escuchar Música Romántica?

Como les dije, esta es música académica del periodo romántico. Estamos hablando de una época en la que estaba de moda suicidarse por un amor no correspondido. Así que créanme cuando les digo que esta música es buena como pocas para bajarle el sistema solar —y uno que otro planeta aledaño— a su ser amado.

En fin, por mi parte sólo me queda desearles que la pasen bien y disfruten con sus “puchurrumines” no sólo este fin de semana, sino todo el tiempo que pasen juntos.

Aquí la lista:

La segunda sección comienza en:

La última sección comienza en:

Por cierto, la lista pueden escucharla los otros 364 días del año también.

¿Dudas o sugerencias? ¿Opiniones respecto al artículo o la música? Escríbeme en los comentarios y te leeré con gusto.

4 Comentarios

    • Así es, marfdc. Qué bueno que te haya gustado.

      Sólo recuerda tratar de poner mucha atención las primeras veces que escuches una obra. Si procuras hacer eso antes de "soñar, sentir e imaginar" te garantizo que disfrutarás la música muchísimo más.

      Saludos.

  1. Escuché la lista completa y me gustó mucho. (Y me costó bastante trabajo hacerlo desde el celular porque algunas piezas/obras/canciones no se podían escuchar sino hasta ir a youtube)

    Estoy esperando la nueva entrada desde la semana pasada y no la hay. ¿Por qué?

    Por cierto, ahora que ponía eso de piezas/obras/canciones me ha surgido la duda, porque según yo, las canciones son las que tienen letra. ¿Entonces cuál es la forma correcta de llamarlas?

    Y bueno, nada más porque de verdad me genera mucha confusión quisiera que hablaras de la diferencia entre sonetos, sinfonías y todas esas cosas.

    Saludos.

    • Hola, Jess. Me alegra mucho que hayas disfrutado de la lista.

      Por mi ausencia la semana pasada te pido una enorme disculpa. En los últimos días mis quehaceres musicales me han tenido bastante ocupado. A tal grado que, a pesar de que hice los mayores esfuerzos por malabarear mis tiempos ya no alcancé a escribir mi artículo. Te prometo practicar aún más mis malabares cronológicos para evitar al máximo las irregularidades en mis entradas.

      Bien. Respecto a tu primera duda: Designamos como obra de arte a cualquier creación hecha por un artista o referente a las artes. De esta forma podemos hablar de “obras musicales”, “obras pictóricas”, obras literarias”, etc. Entonces podríamos decir que el término “obra” es el nombre general.
      “Pieza” es otro término genérico –por llamarlo de cierta forma– que se usa muy seguido en el ámbito musical. (Aunque también vas a encontrarte “piezas escultóricas, “piezas teatrales” y otro etcétera). La diferencia con el primer término es que la pieza es generalmente una composición suelta. Por ejemplo: Una obra musical puede estar conformada por varias piezas pero también una obra puede ser una sola pieza.
      “Canción” es efectivamente el nombre que le damos a una obra escrita para ser cantada –acompañada o no por algún instrumento musical–. Aunque, puedes encontrarte obras denominadas como “canciones” que, o no son cantadas o no necesariamente llevan música. ¿Por qué? Por la forma en la que están hechas (escritas en verso o por estrofas, entre otras cosas) Por ponerte un par de ejemplos: Puedes encontrar “Canciones sin palabras” del compositor Félix Mendelssohn, que son obras puramente instrumentales. Por otra parte, un ejemplo de canciones sin música serían las “Cinco canciones de niños” del poeta Federico García Lorca, que son cinco pequeños poemas (y a los que posteriormente, el genial compositor Silvestre Revueltas les pondría música para convertirlos en “canciones” en toda la extensión de la palabra). Naturalmente las canciones pueden ser llamadas “piezas” u “obras”, siempre que tengas clara la diferencia entre cada término.

      Ahora, respecto a tu segunda duda: Me parece excelente el tema que me propones, y aunque es un tema por demás extenso –seguro acabas de notarlo en el “pequeño” párrafo que acabo de escribirte– estaré encantado de escribir sobre eso en alguna –y probablemente en varias, por la amplitud del tema– de mis próximas entradas.

      Espero haberte ayudado al menos un poco a resolver tus dudas y sobretodo espero haberte ayudado a tener más, en cuyo caso no dudes en volver a escribirme.

      Saludos.

Comenta en el recuadro