Una hermosa erudita, un compañero gracioso y un atractivo héroe de acción, es una ecuación icónica al instante. Y además, deben defenderse de la dominación total de los no muertos cuando liberan sin saberlo un mal de las entrañas del antiguo Egipto de hace siglos. Así describo a La Momia, el clásico de 1999 cuyo legado merece ser reivindicado justo ahora que cumple dos décadas.

La muerte es solo el principio. La franquicia de La Momia encabezada por Brendan Fraser (visto recientemente en Trust) sufrió un duro golpe en 2008 cuando Rachel Weisz (nominada recientemente al Oscar por La Favoritay Stephen Sommers (director de la primera entrega) ni siquiera se molestaron en volver al cierre de la trilogía; la historia trató torpemente de cambiar las cosas pasando de las momias egipcias a una historia en la antigua China con Jet Li (!). Pero porque aquella entrega haya sido un despropósito (que no debió existir) no hay que hacer de menos la entrega original.

La momia (1999) es la mejor película de acción de los últimos veinte años

Para evitar malentendidos, la primera vez que vi esta película tenía 6 años y DISFRUTÉ cada segundo de ella; obviamente no tenía ni idea de lo que era la fotografía o la edición, para mi solo era una buena película porque la había disfrutado. Y sí, por ello le tengo un enorme cariño a la película.

Pero es que vamos, la película es tan encantadora. Lo que hace que se destaque dos décadas después. Principalmente es acción mezclada con un horror inherente (como Spielberg enseñó en Tiburón, 1973:, pero el factor X realmente único de The Mummy está en la forma en que prioriza la aventura; un género que se ve menos atendido con el paso de los años.

Cada pieza de la película del ’99 se siente como una montaña rusa, los personajes nunca dejan de bromear, incluso ante el peligro. Es un poco parodia de Indiana Jones, pero emula todo lo que hizo que la película mencionada se convirtiera en el punto de referencia para una generación de cineastas una década antes. Brendan Fraser, con la estética de Dirty Harry, alcanza un nivel de Harrison Ford o el mismo Clint Eastwood con un magnetismo pícaro que compañeros colegas hubiesen deseado tener.

La decisión de establecer la historia en los años 20 se siente como una carta de amor al material original y también evita que la película se sienta anticuada al volver a visionarla; además, es difícil no pensar que la pareja de Fraser y Rachel Weisz fue inspirada por la gloriosa química de Rock Hudson y Doris Day.

Fue una rareza que agradecimos

El punto es que, La Momia se compone de elementos raros. No había nada parecido en aquel entonces (donde reinaban películas de aventura inspiradas por otro tipo de monstruos –Godzillao catástrofes naturales –Impacto Profundo-); ahora hay incluso menos películas así. ¿Cuál fue la última gran película que realmente podría clasificarse como aventura? ¿La primera de Piratas del caribe?

Pueden haber varias pero solo hay una versión buena

Cuando La Momia (2017) se estrenó, sí, aquel esperpento con Tom Cruise y Sofia Boutella, que lanzó y enterró el universo compartido de películas de monstruos de Universal, las críticas no fueron nada amables. Fue calificada como «un desastre irredimible» y «la peor película de Tom Cruise de la historia«, descrita como «un congelamiento de la imaginación» y criticada por su terrible trato a las mujeres y por cómo no exploró a La Momia más allá de la Arquetipo de una villana sexualizada; pero sirvió para recordarnos la existencia de la peli original;  de que al menos una buena película de La Momia ya existe.

Al igual que la película de Cruise, la cinta de 1999 esta basada libremente en la película original de 1932; protagonizada por Brendan Fraser y Rachel Weisz fue más una aventura de acción que de terror, con toques de romance. En La Momia, el antiguo sumo sacerdote egipcio Imhotep (Arnold Vosloo) se despierta accidentalmente, y comienza una ola de asesinatos y un reinado del terror en el Egipto de 1926. El ex soldado Rick O’Connell (Fraser), la bibliotecaria Evelyn Carnahan (Weisz), y su hermano Jonathan (John Hannah) son los héroes de la historia que deben enviar de regreso a la muerte a la Momia.

Puede que no sea perfecta pero sigue siendo la mejor

Para dejarlo claro, The Mummy (1999) no es necesaria una obra maestra cinematográfica. Tiene una calificación del 58% en Rotten Tomatoes y tiene todos los clichés de una película de palomitas de verano. Pero tiene algo que hoy en día se echa de menos en las pocas películas de aventuras que se estrenan y que resultaban ser el verdadero corazón de la película: la diversión.

En su visionado de 1999, Roger Ebert (considerado el mejor crítico de cine de todos los tiempos) le dio a la película tres de cada cuatro estrellas. «No hay nada que pueda decir a su favor, excepto que casi todos los minutos [de la película] me animaron muchísimo«, escribió Ebert. «No puedo debatir sobre el guión, la dirección, las actuaciones o incluso [el diseño de] la momia, pero puedo decir que no estaba aburrido y que nunca me sentí insatisfechoHay un poco de inocencia atrapado en cada uno, donde incluso los más juiciosos de nosotros, debemos atesorarlo«.

La película de la momia de 1999 tiene mucho a su favor. Nos trajo a Fraser como una estrella de cine de acción creíble (a pesar de que su personaje, como ya hemos dicho, tiene muchos matices de Indiana Jones) y Weisz interpretó a un personaje femenino completamente realizado que tenía sus propias motivaciones fuera de la historia de un hombre (y en la segunda entrega tuvo un gran desarrollo). Si bien podría no ser lo que consideramos hoy como un «personaje femenino fuerte» –y la propia Weisz odiaría el término-, Evelyn fue capaz de manejarse a sí misma y hacerse cargo cuando su hermano a menudo no podía. A pesar de los elementos sobrenaturales de los horrores y plagas que trajo Imhotep, la amenaza se sintió real, ¿y quién podría olvidar las imágenes de escarabajos que se comen a alguien vivo desde adentro?

Por otro lado, la película nunca se tomó demasiado en serio. Podrías mostrar a Imhotep devorando a uno de los hombres que robaron los órganos conservados de su amor, Anck-su-Namun (Patricia Velasquez), en un disparo y verlo asustado por un gato minutos más tarde, pero aún seguía siendo un villano aterrador y poderoso.

La secuela de La Momia, La Momia Regresa (2001), no es tan buena como la primera película, pero todavía tiene una historia atractiva con el elenco original. Y aunque tiene sumó un personaje insoportable, entiéndase Alex, el hijo de 8 años de Rick y Evelyn; también nos dio a Dwayne «the Rock» Johnson como el Rey Escorpión. Y la tercera película… Por favor, por el cariño a las dos primeras, hagamos que esta última no existió.

Este año celebremos sus primeros veinte años recordándola como lo que es: una película que entendió el género de aventura, que a pesar de valerse de tópicos conocidos, utilizó lo necesario (diversión y entretenimiento) para crear un producto entrañable que nos enamoró hace dos décadas y aun nos enamora.

Por cierto  está disponible en Netflix La Momia (1999).

Comentarios

Ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre