Crítica: El Callejón de las Almas Perdidas, Del Toro en su esencia

A lo largo de los años, muchos directores se han hecho un nombre por su talento, por supuesto, pero también por su sello único. Scorsese y su montaje dinámico, Woody Allen y sus personajes caóticos, Christopher Nolan y el tiempo como elemento primordial en sus películas. Guillermo del Toro y su virtud para mezclar el horror y la elegancia, como si no fuesen dos elementos completamente diferentes. La mente detrás de El Laberinto del Pan y La Forma del Agua, vuelve a retratar personajes rotos, inmersos en un ambiente escabroso pero con pinceladas de buen gusto con El Callejón de las Almas Perdidas. Esta vez deja a un lado la fantasía a favor del Cine Negro ¿quieres saber cuál ha sido el resultado?

¿De qué trata El Callejón de las Almas Perdidas?

Bradley Cooper interpreta a Stan, un hombre de muy pocas palabras (al menos al comienzo). Después de perderlo todo, llega por casualidad a una feria donde trabaja para el intimidante Clem (Willem Dafoe); allí conoce a Zeena (Toni Collette), una pseudo psíquica y su esposo Pete (David Strathairn) quienes les enseñan los trucos más básicos de la clarividencia (cómo aprender a leer a las personas) . También conoce a Molly (Rooney Mara), una mujer que domina la energía eléctrica.

Pero una vez que Stan deja el carnaval por la gran ciudad, llevándose a Molly con él, este intenta poner en práctica lo aprendido del mentalista alcohólico Pete sobre los trucos de su oficio y quiere impresionar a otro tipo de audiencia (básicamente, señores ricos). Stan persigue la riqueza y la notoriedad que ya poseen sus nuevos espectadores y eventualmente asistido por la magnética psicóloga y mujer fatal Ritter (Cate Blanchett), empieza un viaje a toda velocidad guiado por la avaricia.

Lo que sigue es un descenso lento al retorcido mundo del engaño, la miseria y el dolor. A medida que Stan comienza a perder el control y las piezas de su vida que se ensamblaron tan meticulosamente se rompen, se pregunta en quién está poniendo su confianza y si está yendo demasiado lejos.

Nightmare Alley es un thriller noir atmosférico bellamente hecho. También es demasiado largo. Y también es una de las aspirantes a alzarse con el Oscar en la categoría principal ¿podrá conseguirlo?

La debilidad de Guillermo del Toro por los personajes rotos

Como se ha mencionado, muchos de los personajes de Del Toro están rotos. Son personajes construidos desde el dolor. En The Shape of Water, el personaje de Sally Hawkins encuentra un amigo en una bestia, ella no lo juzga porque ella también ha sido señalada (aunque por otros motivos, obviamente). En su dolor ha encontrado su bondad. El protagonista de El Callejón de las Almas Perdidas es el polo opuesto. Él también ha sufrido, pero ese sufrimiento ha hecho de él ‘un monstruo’; Stan es incapaz de amar o simpatizar con alguien más, él se rige por la ambición sin ningún tipo de remordimiento.

Sin embargo, se echa de menos que pese a su largo metraje, la película no busca indagar en el personaje, no da un vistazo a su pasado (excepto al final) para entender por qué el personaje es así, y por qué arrastra consigo tanto dolor. Y no se entiende muy bien porque es retratado en momentos como víctima y en otros como victimario, cuando es, claramente un sociopata todo el tiempo.

Esas direcciones poco interesantes hacen que Nightmare Alley parezca media hora más larga de lo que debería durar. Stan se convierte en un hombre tóxico y hambriento de dinero y, por supuesto, culpa a su padre. Y los personajes secundarios no interesan a nadie porque son un puñado de clichés: el dueño psicópata de la feria, la novia tímida, la mujer fatal, el villano millonario, el mentor alcohólico, etc.

La estafa nunca lució tan bien

El vasto y meticuloso diseño de producción de Tamara Deverell es impactante: desde los escenarios animados de las ferias, hasta la elegancia de la gran ciudad. Cuando se trata de thrillers noir, Nightmare Alley ciertamente tiene sus aspectos positivos, y algunos de ellos pueden atribuirse a la estética antes mencionada. Con un presupuesto de 60 millones de dólares, el diseño de producción aquí es absolutamente fantástico.

Ya sea el carnaval en sí, completo con todos los espectáculos secundarios retorcidos y esos pequeños detalles que enriquecen el fondo, o la oficina desconcertante pero exquisitamente diseñada de la Dr. Ritter, se puede decir que Nightmare Alley exprime cada dólar que puede para hacer de esto un placer visual. Con el director de fotografía habitual de Del Toro, Dan Lausten, cada plano contiene su propia magia sorprendente.

Es una película que cumple visualmente, y se nota cuánto confía Del Toro en su equipo para capturar un mundo lúgubre, con elegancia. Pero que cuesta seguirle el ritmo o mantener toda la atención en la historia porque va de más a menos hasta el punto que se prolonga más de la cuenta.Uno de los elementos más subestimados de esta película que merece muchos más elogios de los que obtiene es la musica original. Compuesto por Nathan Johnson, este es fácilmente uno de los grandes momentos destacados. Los desconcertantes segmentos de cuerdas, junto con el piano en clave menor, emiten una gran cantidad de escalofríos, y el tema principal se repite a lo largo de la película pero está muy bien utilizado en cada escena.

Una película atiborrada de estrellas

El gran atractivo de Nightmare Alley proviene de su elenco, sobre todo del trabajo de Bradley Cooper. Él es la verdadera estrella de la pelícuka que detiene y hace avanzar espectáculo aquí y su interpretación de Stan Carlisle toca todos los botones correctos cuando se trata de su diversa gama de emociones. Junto a Cate Blanchett, la pareja tiene una química crepitante en la pantalla y esto realmente se puede sentir durante todas y cada una de las escenas que comparten.

Guillermo Del Toro siempre ha tenido la habilidad de hacer películas con significados más profundos y Nightmare Alley no es una excepción. Las ideas que rodean el duelo, el trauma, la aspiración y la ambición se exploran aquí, pero todas se sienten bastante superficiales, y es una pena porque todos son temas que deban explorarse con más detalle.

El tiempo de ejecución exagerado, la historia simple y el final acelerado de Nightmare Alley hacen que sea un poco difícil de vender, especialmente en casi dos horas y media de duración. Este thriller podría haber sido genial con una edición más estricta, especialmente durante el inicio que se toma tanto tiempo en despegar. Podría haber sido un thriller psicológico contundente.

Una gran actuación y una estética hermosa son suficientes para mantener esto como una película que se pueda ver, pero es muy poco probable que todos puedan disfrutar.

- Advertisement -

A lo largo de los años, muchos directores se han hecho un nombre por su talento, por supuesto, pero también por su sello único. Scorsese y su montaje dinámico, Woody Allen y sus personajes caóticos, Christopher Nolan y el tiempo como elemento primordial en sus películas. Guillermo del Toro y su virtud para mezclar el horror y la elegancia, como si no fuesen dos elementos completamente diferentes. La mente detrás de El Laberinto del Pan y La Forma del Agua, vuelve a retratar personajes rotos, inmersos en un ambiente escabroso pero con pinceladas de buen gusto con El Callejón de las Almas Perdidas. Esta vez deja a un lado la fantasía a favor del Cine Negro ¿quieres saber cuál ha sido el resultado?

¿De qué trata El Callejón de las Almas Perdidas?

Bradley Cooper interpreta a Stan, un hombre de muy pocas palabras (al menos al comienzo). Después de perderlo todo, llega por casualidad a una feria donde trabaja para el intimidante Clem (Willem Dafoe); allí conoce a Zeena (Toni Collette), una pseudo psíquica y su esposo Pete (David Strathairn) quienes les enseñan los trucos más básicos de la clarividencia (cómo aprender a leer a las personas) . También conoce a Molly (Rooney Mara), una mujer que domina la energía eléctrica.

Pero una vez que Stan deja el carnaval por la gran ciudad, llevándose a Molly con él, este intenta poner en práctica lo aprendido del mentalista alcohólico Pete sobre los trucos de su oficio y quiere impresionar a otro tipo de audiencia (básicamente, señores ricos). Stan persigue la riqueza y la notoriedad que ya poseen sus nuevos espectadores y eventualmente asistido por la magnética psicóloga y mujer fatal Ritter (Cate Blanchett), empieza un viaje a toda velocidad guiado por la avaricia.

Lo que sigue es un descenso lento al retorcido mundo del engaño, la miseria y el dolor. A medida que Stan comienza a perder el control y las piezas de su vida que se ensamblaron tan meticulosamente se rompen, se pregunta en quién está poniendo su confianza y si está yendo demasiado lejos.

Nightmare Alley es un thriller noir atmosférico bellamente hecho. También es demasiado largo. Y también es una de las aspirantes a alzarse con el Oscar en la categoría principal ¿podrá conseguirlo?

La debilidad de Guillermo del Toro por los personajes rotos

Como se ha mencionado, muchos de los personajes de Del Toro están rotos. Son personajes construidos desde el dolor. En The Shape of Water, el personaje de Sally Hawkins encuentra un amigo en una bestia, ella no lo juzga porque ella también ha sido señalada (aunque por otros motivos, obviamente). En su dolor ha encontrado su bondad. El protagonista de El Callejón de las Almas Perdidas es el polo opuesto. Él también ha sufrido, pero ese sufrimiento ha hecho de él ‘un monstruo’; Stan es incapaz de amar o simpatizar con alguien más, él se rige por la ambición sin ningún tipo de remordimiento.

Sin embargo, se echa de menos que pese a su largo metraje, la película no busca indagar en el personaje, no da un vistazo a su pasado (excepto al final) para entender por qué el personaje es así, y por qué arrastra consigo tanto dolor. Y no se entiende muy bien porque es retratado en momentos como víctima y en otros como victimario, cuando es, claramente un sociopata todo el tiempo.

Esas direcciones poco interesantes hacen que Nightmare Alley parezca media hora más larga de lo que debería durar. Stan se convierte en un hombre tóxico y hambriento de dinero y, por supuesto, culpa a su padre. Y los personajes secundarios no interesan a nadie porque son un puñado de clichés: el dueño psicópata de la feria, la novia tímida, la mujer fatal, el villano millonario, el mentor alcohólico, etc.

La estafa nunca lució tan bien

El vasto y meticuloso diseño de producción de Tamara Deverell es impactante: desde los escenarios animados de las ferias, hasta la elegancia de la gran ciudad. Cuando se trata de thrillers noir, Nightmare Alley ciertamente tiene sus aspectos positivos, y algunos de ellos pueden atribuirse a la estética antes mencionada. Con un presupuesto de 60 millones de dólares, el diseño de producción aquí es absolutamente fantástico.

Ya sea el carnaval en sí, completo con todos los espectáculos secundarios retorcidos y esos pequeños detalles que enriquecen el fondo, o la oficina desconcertante pero exquisitamente diseñada de la Dr. Ritter, se puede decir que Nightmare Alley exprime cada dólar que puede para hacer de esto un placer visual. Con el director de fotografía habitual de Del Toro, Dan Lausten, cada plano contiene su propia magia sorprendente.

Es una película que cumple visualmente, y se nota cuánto confía Del Toro en su equipo para capturar un mundo lúgubre, con elegancia. Pero que cuesta seguirle el ritmo o mantener toda la atención en la historia porque va de más a menos hasta el punto que se prolonga más de la cuenta.Uno de los elementos más subestimados de esta película que merece muchos más elogios de los que obtiene es la musica original. Compuesto por Nathan Johnson, este es fácilmente uno de los grandes momentos destacados. Los desconcertantes segmentos de cuerdas, junto con el piano en clave menor, emiten una gran cantidad de escalofríos, y el tema principal se repite a lo largo de la película pero está muy bien utilizado en cada escena.

Una película atiborrada de estrellas

El gran atractivo de Nightmare Alley proviene de su elenco, sobre todo del trabajo de Bradley Cooper. Él es la verdadera estrella de la pelícuka que detiene y hace avanzar espectáculo aquí y su interpretación de Stan Carlisle toca todos los botones correctos cuando se trata de su diversa gama de emociones. Junto a Cate Blanchett, la pareja tiene una química crepitante en la pantalla y esto realmente se puede sentir durante todas y cada una de las escenas que comparten.

Guillermo Del Toro siempre ha tenido la habilidad de hacer películas con significados más profundos y Nightmare Alley no es una excepción. Las ideas que rodean el duelo, el trauma, la aspiración y la ambición se exploran aquí, pero todas se sienten bastante superficiales, y es una pena porque todos son temas que deban explorarse con más detalle.

El tiempo de ejecución exagerado, la historia simple y el final acelerado de Nightmare Alley hacen que sea un poco difícil de vender, especialmente en casi dos horas y media de duración. Este thriller podría haber sido genial con una edición más estricta, especialmente durante el inicio que se toma tanto tiempo en despegar. Podría haber sido un thriller psicológico contundente.

Una gran actuación y una estética hermosa son suficientes para mantener esto como una película que se pueda ver, pero es muy poco probable que todos puedan disfrutar.

NM
NM
Amante de las películas y las series. Intento de escritora. Entusiasta de la cultura pop

More from author

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizá te interesa

Recién publicados

Entrevista a Elsa Garcia, la mente brillante detrás de ‘Por las grietas de Zoe’

“Cada día me doy cuenta de que de esta mujer me leería hasta la lista de la compra , por favor que bonita es...

Las arañas más venenosas del mundo

Estaría bien si clasificar a las arañas como las diez más bonitas del mundo o las cinco mejores, pero no lo es. Sencillamente, no...

Reseña: Conversations with friends – Sally Rooney y los peligros de la juventud

Hace dos años se estrenó la maravillosa Normal People, convirtiéndose en el éxito televisivo de 2020. Debido a la popularidad, decidí darle una oportunidad...