Siempre hay algo especial en las películas sobre niños. A pesar del drama o la crudeza, tienden a manejar un tono naif que resulta conmovedor; como What Maisie Knew (2012, dir. Scott McGeehee y David Siegel; película sobre la duplicidad de hogar en la vida de una niña) o First They Killed My Father (2017, dir. Angelina Jolie; película sobre la Guerra de Vietnam, contada a través de la perspectiva de una niña de diez años). A Kid Like Jake (2018, dir. Silas Howard) sabe manejar ese tono a pesar de que el conflicto principal no lo tiene Jake, sino sus padres; sin embargo la historia nunca deja de girar en torno al pequeño.

¿De qué trata A Kid Like Jake?

Alex (Claire Danes: Me & Orson Welles, Homeland) y Greg (Jim Parsons: The Big Bang Theory, Figuras Ocultas) son una pareja de Brooklyn que, sin ningún inconveniente, aceptan que su hijo de cuatro años, Jake (Leo James Davis), tenga una orientación de género “diferente”. A Jake no le gusta el fútbol, ni los juegos de carros; a él le gusta ver películas de princesas y usar faldas brillantes. Sus padres parecen tomarlo con tranquilidad en un principio. El problema vendrá después cuándo en plena búsqueda de un colegio privado para el niño -que incluye entrevista, perfiles, historiales, etc- deberán enfrentar la realidad de Jake; y todo lo que esto significa.

“Por qué tu hijo es especial”

Jake tiene cuatro años y está a punto de ingresar a primaria; sus padres están abocados a buscar una escuela privada y eso en Nueva York significa un deporte extremo. Hay recomendaciones que influyen en la elección de las escuelas sobre los alumnos; así como perfiles y, por supuesto, entrevistas. Estos recaudos de diferentes centros tienen una pregunta en común: “Por qué tu hijo es especial”. Judith (Octavia Spencer: Historias Cruzadas, Figuras Ocultas), directora de la guardería actual de Jake, incita a sus padres a describir la personalidad como “una cualidad creativa”. Aunque Alex cree que es una faceta en la vida de su hijo, ella y Greg saben que la peculiaridad de su hijo es algo más que una cualidad creativa. Es él.

Ellos, aparentemente están libres de complejos, pero saben que el mundo de Jake no se va a resumir a su hogar; saben que no todas las personas son como Judi que ven en Jake “una cualidad creativa”; algunos simplemente no se tomarán la molestia de ver más allá de un niño que prefiere usar faldas de tul, en lugar de jugar con una pelota. Y allí comienza el conflicto.

El guión de Daniel Pearle, quien adapta su propia obra de teatro, se convierte en un examen de conciencia para Greg y Alex. Ambos se quieren el uno al otro y lo más importante quieren a Jake tal cual es pero comienzan a preguntarse si todo este tiempo lo han hecho bien. Si está bien que Jake sea como es, si han fallado, si han actuado adecuadamente. Lo brillante del guión es que no juzga la posición de los padres; probablemente estas interrogantes se los habrán planteado cualquier padre en cualquier momento. Sin embargo, ellos saben que quién será juzgado, tarde o temprano, será Jake y deben aprender cómo lidiar con ello, por el bienestar del niño.

Nuevas perspectivas

Cuando digo que A Kid Like Jake no es sobre Jake, es porque el conflicto sobrepasa al pequeño. El trasfondo de la película deja claro que es demasiado pronto en la vida del niño para saber exactamente qué está pasando con él; si es solo curioso, si está luchando con su identidad de género, si es algo pasajero o algo completamente diferente. El conflicto lo tienen Alex y Greg, y cómo están lidiando -o no- con este nuevo desafío de crianza. Pero este conflicto toma un giro diferente. Ellos no están tratando de entender el comportamiento de Jake, lo aceptan y lo hacen porque saben que hay problemas mayores: ¿Cómo se protege a un niño que es inusual sin desmoronar todo lo que lo hace único? ¿Cómo se fomenta la individualidad y la no conformidad positiva en un mundo que tiene límites muy estrictos? Algún día, al mundo no le importará si un niño pequeño juega con muñecas y viste de princesa. Este no es ese día.

El cine independiente es la respuesta

Es lamentable que actualmente estos dramas sociales tengan visibilidad únicamente en el cine independiente que a diferencia de los grandes estudios están apostando por historias más diversas y mucho más complejas.

El director Silas Howard crea una calidez envolvente y una absoluta falta de artificio a la relación de Alex y Greg, llena de conflictos y amor en todo momento; y aunque Jake realmente aparece muy poco en la película, su atmósfera refleja la tierna confianza que tienen en su hijo. Esta es una película tan generosa y sin prejuicios como sus protagonistas; que están en busca de una solución a su imposible dilema.

Claire Danes y Jim Parsons están extraordinarios como Alex y Greg respectivamente, exudando una química entre ellos convirtiendo su trabajo en un notable retrato de un matrimonio que sale adelante a través del amor mutuo y hacia su hijo; a pesar de las diferencias que les imponen sus propias personalidades innatas: Greg es un terapeuta delicado que no está muy interesado en mostrar carácter más allá de las decisiones de su esposa; Alex quien abandonó su carrera como abogado, tampoco está muy contenta de permanecer todo el día en casa, lidiando con una parte importante de la carga familiar. Danes siempre está impresionante, y domina muy bien el drama; pero Parsons es una verdadera revelación quien logra deshacerse completamente de la sombra de Sheldon Cooper. El elenco estelar también presenta a Octavia Spencer (Figuras Ocultas, Bad Santa 2), Ann Dowd (Our Brand is Our Crisis, The Handmaid’s Tale), y Priyanka Chopra (Guardianes de la Bahía, Quantico).

Incluso mientras profundiza en el dolor y la frustración, A Kid Like Jake mantiene mágicamente una naturalidad relajada y auténtica que hace que se sienta menos como una historia contada y más como una desordenada realidad que se desarrolla ante nosotros. Esta es una película hermosa, simple pero profunda, que lucha con las complejidades de las nuevas ideas sobre lo que significa vivir nuestras vidas más plenas; libre de prejuicios y señalamientos.

Comentarios

Ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre