El amor ese sentimiento tan hermoso que tenemos hacia una persona especial. Lo más bonito que nos puede pasar cuando encontramos a ese ser maravilloso que nos hace sentir mariposas en el estómago. Sabes que estas enamorado cuando te saca tu lado cursi, cuando te la pasas escuchando música romántica, le escribes poemas o frases de amor y no dejas de pensar en el o ella  todo el día, lo único que te importa en ese momento es estar a su lado, pasar las 24 horas del día juntos.

Toda chica sueña con su príncipe azul como en los cuentos de Disney ese hombre perfecto que no tenga ningún defecto. Pero en estos tiempos ya es muy difícil encontrar uno así, aún existen los hombres machistas e infieles muy pocos son los caballeros que quedan. Como a toda chica nos gustaría tener un novio romántico, que fuera nuestro todo (amante, amigo, compañero, confidente, etc) con el cual compartir todo lo que nos pasa, nos entendiera y apoyara en nuestros momentos de crisis, quien aguantara nuestros cambios de humor y sobre todo que nos respetara.

Para que una relación funcione lo principal es la confianza y la comunicación, pero no faltan los celos, la desconfianza que son factores que hacen que poco a poco se acabe el amor. Si de verdad alguien te quiere luchará por ti a pesar de los problemas y las adversidades, eso es el verdadero amor.

Existen novios de todo tipo desde románticos hasta celosos pero cada uno nos deja una experiencia, cosas buenas y malas.

Les comparto un audio de una locutora que hace algunos meses pasó por una difícil situación y ella decide decirle adiós a su ex a través de una carta de despedida el cual le dejó una gran lección de vida.

Muchas hemos pasado por una situación similar a la de ella así que a seguir adelante no por un hombre se va a detener nuestro mundo, cuando en verdad existe el verdadero amor no hay razones por las cuales sufrir pero a veces es tan difícil hacerle entender al corazón nos aferramos tanto a algo que sabemos que ya no funcionará.

Cambio el actor pero la película sigue igual”.

Nay Salvatori

 

¿Te gustó la carta? Te invitamos a leer:

Comenta en el recuadro