En 1968 un hombre paralizó toda Inglaterra. La BBC, The Sun Times y docenas de medios de comunicación británicos (prensa escrita, radio, televisión, etc) decidieron cubrir cada segundo de su hazaña. Este hombre, Donald ‘Don’ Crowhurst, pasaría a la historia de décadas venideras no por lo que se propuso en un comienzo sino por lo que consiguió al final de su recorrido, generando contenido para libros, documentales y películas como como es el caso de The Mercy.

¿De qué trata The Mercy?

Un Océano entre Nosotros (título en España) gira alrededor de Donald Crowhurst, un navegante aficionado quien un día por la mala racha económica que atraviesan él y su familia decide inscribirse en la competencia Golden Globe Race que consiste en darle la vuelta al mundo, en barco, sin ningún tipo de compañía y sin hacer parada para intentar ganar un atractivo premio de £5.000 libras.

Don Crowhurst comienza a trabajar en su plan: hipoteca su casa en busca de financiamiento para construir su propio bote y pide ayuda a amigos para cubrir gastos. Y aunque en todo momento recibe el apoyo de su esposa e hijos, las buenas intenciones no son siempre suficientes y comienzan a suscitarse una serie de problemas que le conllevan a retrasarse e iniciar la competencia el último día permitido. Las cartas están echadas para obsequiarle a Inglaterra la típica historia de superación: el desvalido que se convierte en vencedor, tras construir un sueño de la nada. De esa manera la prensa empieza a vender su historia y de ese modo el pueblo la recibe, con vítores y buenos deseos. Lo que nadie sospecha, ni siquiera Clare, la esposa de Don, es que los problemas para este no han terminado, al contrario se han ido incrementando una vez que este inició su travesía. La verdadera historia de Donald Crowhurst, esa que el mismo documentó en un diario durante el viaje, está abarrotada de problemas con el barco desde que zarpó, y mentiras que sobre su recorrido con la necesidad de ocultar su posición (bastante retrasada) que desde el primer día le imposibilitó ganar.

Un viaje extraordinario, como se le conoce en Hispanoamerica, peca de hacer uso de un tono demasiado sutil y hasta romántico capaz de narrar la historia como si realmente fuese sobre la superación y los sentimientos cuando en realidad es la historia de un hombre que perdió la cordura en alta mar, solo, durante meses, que en últimas instancias tuvo que debatir entre perder la vida o perder la dignidad por un alto precio de deslealtad y mentiras (y estamos hablando de un señor británico, lo cual es peor) Tal vez James Marsch (La teoría del todo) debió inclinarse por un tono más sórdido en contraste con el trágico desenlace de Crowhurst que, irónicamente, se convirtió en el atractivo de su hazaña. Como un hombre perdió todo por una decisión alimentada por buenas intenciones.

Sin embargo, The Mercy, tiene puntos a su favor como un impecable diseño de producción y vestuario que representa el espíritu de esa Inglaterra de los sesenta expuesta en otros trabajos como documentales que también se han hecho sobre la figura de Crowhurst. Los efectos especiales (las escenas en alta mar) son eficientes, tomando en cuenta el mínimo presupuesto con el que contó la película. Pero sin duda, las dos principales balsas de The Mercy son las interpretaciones de Rachel Weisz como Clare y Colin Firth como Donald Crowhurst, una interpretación en la que se le ve al británico comprometido emocionalmente y físicamente.

No se dejen engañar por la complaciente traducción que se le ha dado a su título en español, sonando incluso como una historia de amor. The Mercy es una historia sobre el ocaso de un hombre que se valió de todo, no para cumplir una meta, sino para mantener su dignidad que para muchos hombres puede llegar a valer más que la vida misma.

Comentarios

Ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre