Quizá se deba a que he crecido y he dejado de lado esos ambientes amigables en los que estaba cuando era pequeño, puede ser también que el ritmo de vida ya no me permite disfrutar de los colores de estas fechas o es algo más simple, mi atención está centrada en otras cosas por lo cual ya no tengo interés en la tradición y es por eso que mi sentir es que esta tradición con el paso del tiempo se ha ido perdiendo, cada vez son menos las personas que voltean a ver al Día de Muertos.

También se puede deber al hecho de que la tradición sí  ha sido un poco abandonada, tal vez en las escuelas aún se trata de conservar un poco la esencia de estas fechas, montando altares de muertos o con calaveritas de cartón que se visten con un traje típico, pero en los lugares públicos, digamos centros comerciales y restaurante no se ve este tipo de decoración, mucho se debe a la cercanía de la fecha con el Halloween, la cual debe ser una fecha que vende más, por eso los comerciantes prefieren lo llamativo de los monstruos y la sangre.

Vivo en Nuevo León, específicamente en Monterrey, un lugar en el que muchas costumbres de Estados Unidos han sido adoptadas muy fácil, la comida, la vestimenta y los lugares de paseo de fin de semana que se han convertido en el shopping en McAllen y Laredo, así que tenemos muy arraigada esa costumbre de salir por la noche a pedir dulces con un terrorífico disfraz y nos olvidamos de La Catrina, del Altar de Muerto, del Pan de Muerto, aquellos escritos llamado Calaveritas y de las Calaveras de Azúcar.

El Día de los Fieles Difuntos, es la celebración original de la que se deriva el Día de Muertos, que los mexicanos hemos adaptado a nuestras tradiciones, suele ser un poco más solemne en cuanto a la visita al cementerio y las ofrendas, pero en México con nuestra capacidad para la sátira hicimos una festividad para burlarnos de la muerte, recordar a quienes ya no están con nosotros y tener presente que hay que disfrutar la vida, ya que no tenemos nada seguro, sólo la muerte.

Hay que cuidar esta tradición, conservarla y transmitirla a las siguientes generaciones, al menos por la deliciosa comida que de ella se desprende, no tienen nada de malo celebrar el Halloween, lo malo es olvidarnos de nuestro día de muertos.

Por: Josué González

Twitter: joss_gonzalez

4 Comentarios

  1. Tienes toda la razón Joss, la tradición es muy importante y hacemos todo lo posible por seguir heredándola, ojalá este año puedas disfrutarla un poco más en honor a los años pasados. ¡Saludos!

  2. El altar de muertos es para crear un nexo con los que se nos adelantaron y vale la pena dedicar un dia asi como hay un dia para muchas cosas.todo es bueno de acuerdo a la cultura.los adultos somos los encargados de mostrar las tradiciones.Los niños son felices con lo mejor que les ofrezcamos con amor y responsabilidad.

Comenta en el recuadro