¡Hola neostuffers! Siguiendo con el tema de la semana pasada el “Turismo en México”, hoy hablaremos de esta actividad económica en el siglo XVI y de cómo fue evolucionando hasta el siglo XIX.

En la parte anterior hablamos del antecedente prehispánico, bueno ahora continuaremos pero ya con la llegada de Hernán Cortés y los españoles a México y es importante señalar que cuando Cortés pisa tierra azteca queda sorprendido por la hospitalidad con la cual fue recibido, si bien es cierto, esto probablemente se debió a que los antiguos pobladores esperaban el regreso de Quetzacóatl, ya que llegó a oídos de Moctezuma la llegada de seres distintos a los pobladores y que, además venían de la mar y es así que se creía que él era Quetzalcóatl, quien habría llegado, ya  que él se había ido por la mar hacia el oriente y los navíos provenían del oriente y es por eso que creía que era él.

Es por eso que se despliega un gran recibimiento a su llegada a la Ciudad de Tenochtitlán, ya que en esos días se habrían cumplido ciertos presagios y uno de ellos fue su llegada, a su entrada Moctezuma lo recibe y según lo escrito por fray Bernardino de Sahagún, las palabras de Moctezuma fueron: “Mirad que me han dicho que ha llegado nuestro señor Quetzalcóatl. Id y recibidle… Veis aquí estas joyas que le presentéis de mi parte, que son todos los atavíos sacerdotales que a él le convienen…”. Y lo que sucedió después, ya todos lo sabemos.

UNESCO - PATRIMONIO - 15Para el año 1535 los caminos se volvieron aún más comerciales, a estos caminos se les dio el nombre de “Camino Real” y uno de ellos, el “Camino Real de Tierra Adentro” o “Camino de la Plata” fue declarado patrimonio intangible de la humanidad por la UNESCO en 2010, con 2.600 Km., en la parte Norte de México y que llegaba hasta Texas y Nuevo México en Estados Unidos. Todo esto con el fin de trasladar a los ricos comerciantes a sus centros de producción y las ciudades hacia el puerto y es así que fue necesaria la creación de mesones para alojar a los viajeros, otros más se hospedaban en casa de algunos funcionarios públicos. Y de acuerdo a los registros que se tienen, el primer hostal que se fundó en México es en 1525 y está ubicado en Veracruz y en la actualidad lleva el nombre de “Hostal de Cortés”.

Durante los años subsecuentes no hubo una gran variación de esta actividad, todo cambió a finales del siglo XVII, cuando llega a México Gemelli Careri, autor del libro “Giro en torno al mondo”, quien fuera el primer turista extranjero que llega a México y acogido por la gran elite de aquella época y en su libro plasmaría la maravillosa ciudad de Teotihuacán.

Para 1805 se inicia el primer servicio de diligencias en el país, siendo México – Puebla una de las más importantes. Otro personaje que llegaría a México para principios del siglo XIX fue Alejandro Von Humboldt y quien viajaría desde el puerto de Veracruz hasta Acapulco, todo esto con el fin de realizar una investigación acerca del continente americano y así los europeos pudieran saber de la gran riqueza natural e histórica con que contaba el continente.

Para 1830 se amplía la diligencia de México – Puebla, para llegar hasta Veracruz y para 1867 se conecta la Ciudad de San Antonio con Monterrey, siendo así, el primer camino internacional establecido en México. En 1854 se publica la primera guía de viajes, que llevaba como título “Guía de forasteros y repertorio de conocimientos útiles”. Y en 1850 con el auge de las máquinas de vapor se instaura el primer ferrocarril en México, teniendo una pequeña ruta férrea Puebla – Veracruz, y para 1873 se amplió hasta México.

La infraestructura férrea mejoraría durante la Revolución Mexicana. Pero de esto y de cómo afecto al turismo en México hablaremos en la última parte, donde abordaremos el tema de la Revolución y de la creación de las instituciones públicas que antecedieron a SECTUR y de cómo hoy en día en México se divide su riqueza turística.

Espero que les guate estas pequeñas entregas y ya saben que cualquier cosa pueden comentarla aquí abajo y nos leemos la siguiente vez.

Comenta en el recuadro