No te rindas

Cuando el día muera,

llegará la noche

pero la noche también morirá

y entonces renacerá el día,

no te rindas.

Cuando la paz no esté,

llegarán las tribulaciones,

pero cuando ellas se harten

volverá la calma,

no te rindas.

No te canses de vivir,

no te canses de esperar,

porque solo los que esperan

su nueva vida descubrirán.

Al igual que el ave Fénix,

que debe pasar por el propio fuego,

así mismo nuestras cenizas quedarán

como señal de vida,

como señal de continuidad.

Nada te asuste,

nada te perturbe,

son solo cambios,

resiste, embiste,

usa la fuerza guardada, acumulada,

esa que llevas en el corazón,

aquella que se alimenta de besos,

que se llena de anhelos,

que resuena en el cielo cuando entra a ti…

no te rindas, no has acabado,

espera un poco y disfruta el resultado.

Autora Verónica Guerrero H.

Comenta en el recuadro