Ella, que acompañó mis primeros pasos y tomó mi mano para cuidarme de los monstruos en la oscuridad.

La que sacrificó mil noches de sueño por velar los míos cuando los virus me debilitaban.

Ella, que no sólo es mi maestra sino mi confidente y mi amiga

La que me enseñó a no darme por vencida y siempre dar lo mejor de mí.

Ella, la que siempre me ha dicho que no importa qué camino elija mientras la meta final sea mi felicidad.

La que con un beso puede curar cualquier corazón roto o enfermedad.

Ella, la que no importa cuántas veces discutamos o lo difícil que sea entendernos, sabe que un abrazo es la respuesta correcta.

La que me demuestra que no importa cuántas veces tropieces sino que aprendas a levantarte.

Ella, que sin importar cuan cansada esté, siempre tiene tiempo para escuchar mi día y compartir un café.

La que me regala siempre palabras de aliento y logra hacerme sonreír.

Ella, de la que sin importar qué edad tenga siempre me hará falta tenerla a mi lado.

La que con una caricia aleja todos mis miedos y dudas.

Ella, mi guerrera de luz, mi ejemplo de fortaleza, amor y entrega.

La que no me deja rendirme porque confía en mí incluso si yo llego a flaquear.

Ella, la que siempre me da confianza y me hace sentir segura a pesar de las tormentas y pruebas de la vida.

La que no importa si somos diferentes o si  pensamos distinto nunca dejaremos de ser esos corazones que durante nueve meses latieron al unísono.

Te amo mamá.

1 Comentario

  1. Sin duda este es un muy bonito pensamiento que se puede compartir para el día de la madre, dice exactamente todo lo que una madre hace por los hijos y todo el amor incondicional que da a cambio de nada. Yo compartiré este pensamiento con mi madre ya que se acerque la fecha.

Comenta en el recuadro