Sin duda alguna, uno de los problemas con los que los mexicanos nos hemos encontrado desde el sexenio pasado, ha sido la inseguridad. El crimen organizado, (si es que lo podemos llamar así pues de organizado no tiene nada, tomando en cuenta el caos generado), ha invadido no solo espacio de lo ilegal, sino que ha terminado por cobrar derecho de piso a gente que gana su dinero de forma honesta y decente.

Lo anterior sin la menor vergüenza pasa en todos los estados del país, y la corrupción de los servidores públicos(que obviamente se hacen de la vista gorda a cambio de algunos favores) ha servido como aliciente para que las bandas criminales salgan bien libradas y sin el menor reparo por la ley haciendo uso de técnicas de extorsión, secuestro y tráfico de drogas, armas y hasta personas.

Esto es más dado en algunos estados que en otros, el sexenio pasado era común escuchar que estados del norte como Chihuahua y Monterrey y algunos municipios como Ciudad Juárez o Tijuana eran blanco de las bandas criminales, principalmente, porque estas ciudades representaban la entrada al país vecino que al mismo tiempo es el consumidor principal de las drogas que aquí se producen.

En la segunda mitad del sexenio pasado, también se escuchó que estados como Veracruz, Oaxaca, Guerrero y Michoacán sufrieron el crecimiento de grupos criminales como los Zetas, La Familia, Los Caballeros Templarios y Cartel Nueva Generación, a pesar de la triste y sangrienta guerra contra el Narco promovida por Felipe Calderón, que más que hacerlos mermar pareció darles fuerza, aunque es cuestión de perspectiva, el crimen ahí estaba desde hacia años sólo era cuestión de mover un poco para alborotarlo.

Y aunque los grupos mencionados al principio se dedicaban exclusivamente al negocio de la droga han ido escalando al punto de afectar hasta a los dueños de tiendas de abarrotes, que para poder obtener su “Seguridad” deben pagar cuotas mensuales a la banda en turno encargada de la zona. Esto ha obligado a muchos dueños de negocios a cerrar, por temor a no llegar a cubrir la cuota y perder más que su dinero.

En los últimos meses, en diferentes partes del País pero principalmente en Michoacán la gente ha empezado a encargarse de su seguridad por su propia mano, pues se ha cansado de la ineficiencia del gobierno para lograr otorgarles paz. Al principio se crearon policías comunitarias, que armadas con palos o  lo que se encontraran y con algunos rifles hacían frente a grupos criminales principalmente al Grupo autodenominado Los Caballeros Templarios, que a principios del año pasado controlaban la mayor parte del territorio michoacano.

MARCHA DE "POLICÍAS" COMUNITARIOS EN ESTADO DE GUERRERO, MÉXICO

Con el avance del tiempo, estas organizaciones de ciudadanos han crecido de manera considerable, gracias a que la gente de las regiones ha llegado a considerar que es más eficiente de esta forma que seguir confiando en que el gobierno haga su parte.

Por otra parte aunque el gobierno de manera superficial condena y reprueba que la ciudadanía haga justicia por sus propios medios, pareciera que dice todo esto como popularmente se dice “De dientes para afuera”, pues sólo ha perdido el tiempo deteniendo a grupos reducidos al punto que parece que esperan que los grupos comunitarios acaben con el problema del crimen organizado.

Pero a finales del año pasado y a principio de éste, se ha observado un crecimiento considerable de las policías comunitarias ahora denominadas grupos de autodefensa y simplemente autodefensas, y es que estos grupos muy bien organizados han venido tomando diferentes cabeceras municipales del estado de Guerrero expulsando a los Caballeros Templarios de cada una de ellas mediante la fuerza(casi militar). Todo esto bajo la observación complaciente del gobierno federal, mientras que el gobierno estatal con un terror casi observable en el rostro de su actual gobernador Fausto Vallejo no puede levantar ni la mano para hacer alto a este rápido y constante avance de la Ley de Herodes(o chingas o te jodes).

Fausto-Vallejo-gobernador-de-Michoacán

Pero, ¿cuál es la razón del crecimiento tan sorprendente de estos grupos de autodefensa?, y es que aunque al principio estos grupos estaban armados apenas con piedras, ahora es posible ver que es un grupo tan bien armado como el mismo crimen organizado. Con poder de fuego de armas de uso exclusivo del ejército, es imposible pensar que sólo se trata de un simple grupo  de ciudadanos con ganas de paz. La pregunta tal  vez debería replantearse y convertirse en ¿Quién les está administrando las armas?¿Qué intereses hay detrás de todo esto? Pues si alguien les está invirtiendo lo suficiente, es lógico pensar en que en algún punto, quien quiera que los esté patrocinando esperará el retorno de su inversión y sus ganancias.

Según diversas opiniones, los grupos de autodefensas se encuentran apoyados por otras organizaciones criminales(Cártel Nueva Generación), que tomando ventaja de la gente con ganas de venganza los dotan con armamento para hacerse con el nuevo territorio libre de Templarios. Otros piensan que en realidad varios empresarios interesados en el punto estratégico que significa el estado de Michoacán en América Latina desean ver el estado limpio para hacer negocios.

Y es que Michoacán es un estado importante en lo que se refiere a importación y exportación pues posee uno de los principales puertos del país con salida a China, Japón, Colombia y otros países del continente asiático y de américa latina. Por lo que tanto empresarios como el crimen organizado lo ven como punto estratégico para la entrada de materias primas ya sea para la fabricación de cosas legales como de cosas ilegales como droga sintética.

Por otro lado, el día de ayer finalmente el Secretario de Gobernación Miguel Angel Osorio Chong dio un ultimatum a los grupos de autodefensas para regresar a sus comunidades y dejar que el estado se haga cargo de la seguridad. Y haciendo la amenaza de que cualquier grupo armado será juzgado por la ley. Lo interesante es que la respuesta de los grupos de autodefensas en la voz de uno de sus principales dirigentes José Manuel Mireles, es que ellos no dejarán las armas a menos que el gobierno detenga a los dirigentes del grupo de los Templarios.

osorio_segob_int

Pues ahora solo es cuestión de esperar a ver cómo se dan las cosas en el estado de Michoacán y poner atención a los estados vecinos en donde sin duda se irán a refugiar los Templarios ante tan intempestivo ataque por parte de estos Robin Hood’s armados con cuernos de chivo. Por otro lado el gobierno debe estar atento al surgimiento de nuevos grupos de defensas, pues si en otros estados comienza a darse el mismo fenómeno es muy probable que esto termine como un golpe de estado, Ciudadanos contra los Narcos y Gobierno contra los dos anteriores pero en escala nacional.

base_image

Actualmente se calcula que existen más de 5’000 efectivos en los grupos de autodefensa, mientras que el líder de los Caballeros Templarios Servando Gómez “La Tuta” declaró el mes pasado que contaba con más de 10’000 hombres. Y es que el gobierno parece haber aceptado que mientras que los grupos criminales no se rigen por reglamentos, el gobierno y su poder militar se encuentran restringidos por  reglas como los Derechos Humanos y los diversos tratados Internacionales que evitan usar métodos más agresivos(algo que no siempre llega a cumplirse), agregando que el poder tecnológico y sus técnicas son igual de restrictivas.  Por otro lado los grupos de autodefensa se encuentran al mismo nivel que los grupos criminales por decirlo de alguna manera, lo que parece convenir al estado pues le quita la necesidad de meterse en problemas con leyes internacionales.

Comenta en el recuadro