Una vez más amanecimos con la noticia y para variar por las redes sociales de los bloqueos que se hicieron en Reynosa y no vía comunicación oficial tal y como debería ser o por lo menos la decencia de los políticos encargados de hacerla, es decir, el Gobierno Federal (por tratarse de cuestiones de narcotráfico) o por lo menos una mera atención del gobierno estatal, pero ambos se hacen de igual forma para variar de la vista gorda.

Pareciera que es pan de cada día para los pobladores de la ciudad fronteriza de Reynosa y en las a inmediaciones de la salida a Monterrey, como siempre nadie sabe y nadie supo que fue lo que sucede, sólo se dice “enfrentamiento, bloqueos, balacera, calles cerradas, y anexas”, hermosa forma de informar desde cualquier ángulo que se vea.

De acuerdo a información extraoficial, se quería “rescatar” a presuntos delincuentes del penal de la misma localidad, y para “salvaguardar” a la población el día de hoy se hizo operativo sorpresa al mismo penal y cuestión que no es raro encontraron una gran cantidad de objetos que todos deberíamos preguntarnos ¿qué hacen ahí?, ¿cómo lograron entrar?, ¿quién vigila el cumplimiento de las reglas de dichos lugares?, ¿dónde están las autoridades?

Es hasta común ya saber que en lugar de ser penales o centros de readaptación social, son unidades habitacionales en las cuales la única ley es la de la selva, la del que paga, la del que gobierna a sus anchas con violencia, con total impunidad, pero sobre todo con un contubernio de las autoridades de manera excepcional y que como dijo el día de ayer Rius: “los políticos son una bola de cabrones; son rateros que no se lo merecen”, haciendo referencia a que son caricacaturizados.

Y basta ver todo lo que escuchamos a diario para darnos cuenta que es verdad, que lo único que buscan es enriquecerse a costa de la población, no les interesa ni siquiera velar por alguien que ejerció su voto por ellos, ellos necesitan irse con los bolsillos llenos de dinero, privilegios y demás, lo que viene a colación una noticia respecto a un magistrado del estado de México, el cual tuvo la indecencia de colocar un amparo para que no le quitaran su pensión de más de 130 mil pesos al mes, ¿qué tiene en la cabeza la gente?

Regresando no cabe más que decir que el estado de Tamaulipas está contaminado desde hace ya un tiempo por la narcoviolencia, la narcopolítica, y empantanada por un gobierno federal que no hace más que ver a lo lejos y poner a candidatos que no hacen más que comprar propiedades del otro lado de Allende, y “cooperar” con la delincuencia organizada para que puedan seguir “su vida” de la manera más apacible y confiable que puedan tener, los ejemplos sobran desde Manuel Cavazos, pasando por Yarrington y por supuesto Eugenio Hernández, todos contaminados por el oscuro origen de todas las propiedades y dinero en sus cuentas.

Comenta en el recuadro