En medio de una oferta cinematográfica cada vez más llena de pirotecnia visual y auditiva, con súper héroes volando a diestra y siniestra, y donde los efectos especiales son el personaje principal, llegan de vez en cuando a cartelera algunas cuantas películas con una propuesta bastante distinta a lo común del cine comercial de hoy en día. Este es el caso de Nuestra Pequeña Hermana, la más reciente obra del proclamado director japonés Hirokazu Koreeda, cuya entrega anterior fue la brillante y conmovedora ‘De tal padre, tal hijo’.

¿De qué se trata Nuestra pequeña Hermana?

Inspirada en el manga de Akimi Yoshida, la historia comienza cuando las hermanas Sachi, Yoshino y Chika se enteran que su ausente padre acaba de morir y deciden acudir al funeral, en donde conocen a su media hermana, la joven Suzu, fruto de la relación infiel que terminó por separar a sus padres cuando ellas eran pequeñas. Desde el momento que conocen a su hermana, forman un lazo afectivo con ella, en particular Sachi, la mayor de las hermanas, por lo que decide invitarla a mudarse con ellas a la casona de su abuela donde viven actualmente.

Suzu resulta ser además de tierna y divertida, bastante madura para una niña de su edad. Por momentos parece ser más controlada que sus hermanas. Por un lado, Sachi es una enfermera exitosa, pero envuelta en una relación que no parece ir a ninguna parte, con un hombre casado; Yoshino pasa de una mala relación sentimental a otra con facilidad y le gusta beber un poco de más, mientras que Chika es una inmadura trabajadora de una tienda de deportes, cuyo extraño gerente es a la vez su novio. La llegada de Suzu a su vida sirve como un motor de cambios y a la vez como el eslabón faltante de la cadena familiar y unión entre las hermanas.

Es de admirar lo que el director Koreeda logra hacer con su película. Estamos ante un guión tranquilo, por momentos contemplativo, totalmente contrastante con las ediciones frenéticas del cine moderno, dignas de comerciales o video musicales. La cinta se toma su tiempo para mostrar las actividades más comunes de la vida diaria: cocinar, planchar, discutir con tu familia, pasear con los amigos. Y sin embargo en ningún momento se siente lenta o tediosa, todo lo contrario. Su cámara nos hace partícipes de esos momentos íntimos tan cercanos y familiares para cualquiera, ya que no somos ajenos a ellos, digamos que nos habla de tú a tú. Podría ser la vida de cualquiera de nosotros.

Existen momentos de drama, pero no para hacernos llorar. Hay situaciones graciosas, pero no para desternillarnos de risa. Más bien está lleno de sutilezas y buen gusto, en donde también se reflejan bellos momentos que seguramente muchos dejamos escapar en la cotidianidad: el ensordecedor canto de las cigarras en el bosque, el admirar la fugaz belleza de los cerezos en flor, el reflejo de fuegos pirotécnicos en el agua, el tranquilizador canto del mar o la simple admiración de un paisaje. Koreeda nos recuerda que no necesariamente hay que vivir una aventura extraordinaria para encontrar momentos mágicos en nuestras vidas, sino que están allí, frente a nosotros, esperando pacientemente a que tengamos tiempo de voltear a verlos, olfatearlos, oírlos, sentirlos.

Iconica imagen de cerezos en flor
Iconica imagen de cerezos en flor

Se presta particular atención a la cocina. Una y otra vez vemos a las hermanas o a personajes secundarios preparando distintos platillos, comiéndolos, discutiéndolos. Desde un sencillo pescado frito hasta la elaboración de vino casero. Sin duda un deleite para todos aquellos que al igual que yo, consideren a la gastronomía como uno de los grandes placeres de la vida.

Es muy complicado hacer interesantes temas tan sencillos. La película carece de un conflicto típico como nos tiene acostumbrado el cine más popular. La historia se centra en la relación de las hermanas, y el mayor peso recae sobre las actuaciones de Sachi y en particular de la jovencita Suzu, quien se roba cada escena en la que está presente. Una mezcla de inocencia y simpatía la hacen sumamente agradable. Lleva también consigo un peso encima que constantemente le causa conflicto, el sentimiento de culpabilidad al saberse el resultado de la relación que terminó por destruir la familia de sus hermanas.

Una pequeña joya del cine oriental moderno, que desafortunadamente pasará casi desapercibida para la mayoría, ya que tiene una exhibición muy limitada, pero que definitivamente vale la pena buscarla en las pocas salas en las que se encuentre. Si no tienes la suerte de encontrarla, apúntala para buscarla posteriormente en formatos caseros, no te arrepentirás.

Ficha técnica Our Little Sister

  • Título Original: Umimachi Diary
  • Director: Hirokazu Koreeda
  • Guión: Hirokazu Koreeda, basado en el manga de Akimi Yoshida
  • Fotografía: Mikiya Takimoto
  • Música: Yoko Kanno
  • Actuaciones: Haruka Ayase, Suzu Hirose, Masami Nagasawa, Kaho

Trailer en línea Nuestra pequeña hermana

Comenta en el recuadro