Me han preguntado lo que siento por ti y tuve que confesarme, mira que empezar a hablar de lo que me provocas es como abrir un camino de posibilidades infinitas.

Les hable de tus ojos, la manera que tienen de mirar y desnudar el alma entera. No había entendido lo que significaba tener a alguien que con una mirada te hiciera sentir lo mejor que le ha pasado en la vida.

No siempre es fácil entregarse, pero tú te llevas parte de mí con una facilidad increíble quedándote dentro de mi ser. Conté de tus constelaciones, de tus labios y la forma de tomar mi mano sosteniendo mi corazón.

Hablé de tus gestos, de tus manías, de la forma rara de hablar y escribir. De cada una de tus particularidades, de todo lo que te hace diferente, de tu magia y de tu manera de hacerme sentir amada día a día incluso a la distancia.

Les dije que cada día es ideal para sonreír con tus mensajes, porque te he visto en toda condición posible y me pareces la persona más hermosa que he visto en el mundo. Hablé de como contigo he vuelto a amar, a desear, a sonreír con intensidad y a sentir como se sonrojan mis mejillas cuando me habla de amor.

Me enamoré, no existe otra manera de explicar el tornado de emociones que surgen cuando estamos juntos, cuando te pienso. Te conviertes lentamente en mi mundo, en el capítulo más hermoso de lo que va de la historia y lo que nos falta…

COMPARTE en:
MsIpRamz
Psicóloga, comunicologa, escritora de microcuentos y otros debrayes, consejera, twittera y algo geek (dicen por ahí).

1 Comentario

Comenta en el recuadro