Juntos

Cada latido con fuerza,

cada impulso furtivo,

cada vena que vibra,

transmite lo que llevo cautivo.

¿Quién conoce el interior?

¿quién sabe lo que las almas encierran?

¿quién siquiera imagina,

lo que dentro de uno, palpita?

Solo cuando se acerca lo suficiente,

es que se puede vibrar simultáneo.

Sorprende, envuelve, retiene

se siente un ardor instantáneo.

Quiero bailar por encima,

flotar arriba de la vida misma,

perderme en mis sentidos,

explotar mis emociones,

despertar en un sueño

que, de solo pensarlo incita

…a imaginar,

…a probar,

…a convertirlo en realidad.

Cierra los ojos y siente

deja que corra la mente,

deja libre el interior.

Él sabrá cómo encontrarte,

fundirse en uno mismo,

por fin complementarte.

Pero si somos dos y uno mismo,

viajas en mi pecho,

te conviertes en mi aliento.

Tu voz me parece conocida,

y cómo no, si igual me incitas

me provocas, me fulminas,

como mi mitad perdida.

¿Cuál perdida?, si me miras

si con un gesto modesto

provocas en mí, un tormento.

Ya sé que estás aquí

cada vez más cerca de mí,

adueñándote de todo

a lo que un día pertenecí.

Has venido a reclamar

por principio, tu lugar.

Toma lo que es tuyo

y nunca lo vuelvas a dejar.

Pues nunca la vida te ofrece

dos veces la misma oportunidad.

Y si hoy es el gran día,

que nos veamos frente a frente

Encárnate en mi cuerpo,

en mi alma y en mi mente,

y adelante, finalmente.

Juntos hasta el final.

Autora Verónica Guerrero H.

Comenta en el recuadro