Todos aquellos que vimos el primer tráiler de The First (y aquellos que no, está adjunto al final de este artículo) pensamos que Hulu traería la primera gran serie de ciencia ficción en los últimos años. Las imágenes del adelanto, las credenciales delante (es del creador de House of Cards) y detrás de cámara e incluso la sinopsis apuntaban a que esta sería una de las series del año pero lo cierto es que está lejos de ser así.

La primera temporada The First (cabe esperar si la renuevan o no) no es mala. Pero sabe a decepción. Para aquellos que les gusta el drama (y me incluyo, tal vez por eso encuentro puntos destacables en la producción) apreciarán parte de la serie; para aquellos que disfrutan de la ciencia ficción, a pesar de lo que resuma la sinopsis y lo que muestra el tráiler, no esperen demasiado.

¿De qué trata The First?

The First sigue la historia de la primera misión humana a Marte, mientras procesan los riesgos de iniciar la colonización interplanetaria. La historia se centra no sólo en los astronautas sino también en sus familiares y seres queridos mientras se preparan para la misión.

La sinopsis de The First puede resultar un poco tramposa, si no has visto al menos el primer episodio (lo siguiente puede contener spoilers). En los primeros minutos del episodio introductorio vemos a la que es, de hecho, la primera tripulación en viajar a Marte. Tom Hagerty (Sean Penn) y comandante de la misión que recién ha sido remplazado ve todo desde su casa; mientras que Laz Ingram (Natasha McElhone), cabeza de la empresa que provee la misión, concede entrevistas anticipadas a lo que sería el mayor logro científico jamás hecho. Sí, la primera mitad del piloto es todo lo que podemos esperar de un trabajo de ciencia ficción. Hay naves, hay trajes de astronautas, hay tensión. Cuando por “un error humano” la nave se extingue en el aire, literalmente, muere la tripulación y la ciencia ficción, que se reduce a escuálidas pinceladas que sostendrán algunos de los episodios sucesivos.

A la par que la operación Providence se desploma la serie apunta al drama. Este accidente (¡y vaya accidente!) sirve como detonante para los conflictos que se irán desarrollando en los siete episodios restantes. Así que como introducción, el piloto funciona; juega muy bien con el género, se apega a la historia y hace justicia al tráiler pero ¿qué sigue?

Moral y remordimiento como pilares de la historia

El segundo episodio de la serie es, podríamos decir, un segundo comienzo. Tanto para la serie como para el equipo involucrado en la misión a Marte. De la proeza, The First se traslada al luto y el remordimiento. Y sí, es cierto que se distancia prácticamente por completo de la ciencia ficción pero abraza otro tipo de historia que rara vez es expandida en las películas o series. Normalmente cuando vemos historias sobre el espacio, es este el protagonista; los astronautas están allí para ser víctimas o héroes, para morir o para sobrevivir, son tratados como recursos en lugar de ser tratados como personajes.

Y The First sí que retrata la vida de todos los involucrados en lo que es una de las mayores ambiciones de la humanidad: pisar otro planeta. Ubicados a dos años del próximo lanzamiento de la que ahora ha pasado a llamarse Providence 2. Vemos a Tom lidiando con la culpa de no haber estado allí con sus compañeros; vemos a Laz maniobrar entre el intento de minimizar los daños colaterales tras la operación fallida, y a su vez intentar sacar adelante la nueva misión. Y como ellos está el resto de la tripulación, encabezado por Kayla quien tiene un propio conflicto (básicamente recibir el respeto que merece y el cual se le resiste por como ella apela “ser mujer, ser negra, ser gay”).

Ciertamente a la par de los conflictos profesionales emergen muchos conflictos personales (y familiares) que, aunque más adelante le dan sentido a algunas de las decisiones vinculadas a la trama principal, se sienten un poco extendidas y afecta el metraje de varios episodios que parecen haber sido alargados más de lo debido.

El elenco eleva la calidad del guión

Más allá de que nos hayan vendido una serie dramática como ciencia ficción, la verdadera debilidad de The First es la falta de pujanza. Como he dicho, no me disgusta que traten de darle dimensión a los personajes protagonista pero a su vez falta fiereza a unos diálogos que no trascienden. Ni siquiera la voz en off que busca ser reflexiva a través de ciertas líneas, consigue despertar mayor emoción.

Cualquier conexión emocional que se pueda percibir en la serie es gracias al trabajo de los actores que sacan diamante entre tanto carbón. Sean Penn, tras años sin trabajar demasiado, demuestra que sigue siendo un pedazo de actor capaz de sacar adelante cualquier personaje; resulta muy convincente como Tom, ese hombre que fuerte, que ama su trabajo (y el riesgo que supone) pero que también está vacío por el rumbo que tomó su familia. Natasha McElhone, conocida por protagonizar Californication y por ser la chica que enamoró a Jim Carrey en El Show de Truman, está también impecable como Laz y la dualidad del personaje; por un lado está una mujer determinada en el trabajo pero que en casa tiene una familia fracturada. Caso contrario es el de Kayla, personaje interpretado por la maravillosa LisaGay Hamilton, una mujer que en su casa tiene estabilidad pero en el trabajo lucha por hacerse un espacio del cual es merecedora.

Cabe acotar que la serie apunta bien en el tema de la diversidad. Vemos a una tripulación dispuesta a viajar a Marte conformada por tres mujeres (una asiática y una negra) y dos hombres; vemos a una mujer dirigir la empresa que provee a la NASA y vemos a una mujer como presidenta de Estados Unidos, quien además es Jeannie Berlín quién siempre está maravillosa.

No todo es decepción, la puesta en escena es impecable

Aunque es cierto eso de que el guión es la columna vertebral de cualquier serie o película, y en The First los mayores problemas vienen de este, hay que destacar los aciertos. Además de la interpretación, está una banda sonora maravillosa cuyo tema de inicio pone los pelos de punta; y el acertado diseño de producción. Suponemos que la serie está ambientada en un futuro cercano por la tecnología mostrada. Son pequeños detalles que aunque no son reales poseen rasgos que resultan creíbles; de que en un par de años sí lo serán.

Automóviles con chofer automático. Anteojos que reproducen vídeos y escenarios completos, electrodomésticos que responden a la voz de sus propietarios, ordenadores sin marcos, móviles sin biseles. Son adelantos que podríamos tener en cuestión de años y por lo tanto se sienten creíbles.

¿Es The First una serie de ciencia ficción? No mucho. ¿Es una buena serie? No de las mejores del año. ¿Es una mala serie? No, pero sin duda daba para más. Es simplemente un trabajo que cumple una vez que esperamos ver un drama ambientado en el día a día de un grupo de astronautas comprometidos a hacer historia viajando a Marte; un grupo de personas que deben lidiar con las responsabilidades y conflictos que les conlleva su trabajo. Además está dotada de una maravillosa puesta en escena, un buen soundtrack y un grupo de actores comprometidos. Personalmente creo que la renovación está en veremos pero de haber una segunda entrega esperemos que sepan solventar las debilidades, sepan incluir más ciencia ficción en la trama (que elevaría muchísimo más el peoducto) y conceda el resultado que esta primera temporada pudimos ver en visos.

Comentarios

Ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre