En la entrada anterior hicimos una revisión de los elementos base y el orden tradicional en que se estructura un currículum, ahora que conocemos lo que debe incluir haremos una revisión de los elementos que debemos omitir para darle un mayor profesionalismo a nuestro currículum.

1.       Mala ortografía

Una buena ortografía, así como una buena redacción, son elementos que impactan al reclutador desde un primer momento, ya que eso habla mucho sobre tu educación, cuidado al escribir y tu forma de expresarte. Si el puesto es para alguna jefatura o gerencia, aún mayor el cuidado que se debe tener, ya que muy seguramente el puesto tiene en sus funciones comunicar información al resto de la empresa.

2.       Mala Fotografía

No uses una foto antigua, no uses fotos de fiestas donde recortes tu rostro, haz que se vea profesional, hoy en día todos tenemos una cámara digital o un celular con buena cámara y la facilidad para hacer uso de la edición para mejorar la iluminación o algún otro detalle. Puedes tomarte la foto en casa con un fondo blanco con ropa formal y cabello arreglado, en el caso de las chicas con poco maquillaje y evitando el uso excesivo de accesorios como aretes, cadenas o prendedores de cabello.

3.       Incluir experiencia irrelevante

Un currículum por lo general es breve, un máximo de dos cuartillas, por lo que debemos evitar incluir información que es muy antigua, principalmente si ya se tienen algunos años de experiencia, el reclutador por lo general no se da el tiempo de leer toda la información contenida en el currículum, ya que el volumen de información que recibe es muy grande y por lo general focalizan su atención en aquella experiencia importante para la vacante.

Se pueden omitir los primeros empleos si ya fue hace algún tiempo y no tiene mucha relevancia para la vacante.

4.       Información falsa

No hay mejor cualidad que la honestidad al hablar de nosotros mismos y  durante una entrevista de trabajo debemos ser claros en los conocimientos que tenemos y dominamos adecuadamente y aquellos en los que podemos mejorar. Puede ser que por la necesidad del trabajo o por querer conseguir el empleo que nos agradó, nos veamos en la tentación de  “maquillar” la información que proporcionamos, pero hay que tomar en cuenta que tarde o temprano nos van a pedir usar esos conocimientos que no dominamos completamente.

 5.       Vida personal

Datos como:

  • Religión
  • Estado Civil
  • Preferencia Sexual.
  • Afiliación Política

No son relevantes para nuestro desempeño, por lo que no es necesario incluirlos además que son datos totalmente personales.

6.       Correo poco profesional

Actualmente es un medio de contacto muy recurrente donde puedes contactar a la empresa, ya que muchos reclutadores así lo prefieren para poder hacer mejores filtros y búsquedas más eficientes de la información ya que pocas veces ellos manejan una sola vacante.

Tu correo debe reflejar formalidad y profesionalismo evitar correo como “chikitabb@correo.com” o “castor_juan@correo.com”, en los que se incluyen apodos, nombres de personajes, puedes crear una cuenta de correo exclusiva para trabajo, recuerda que es gratis y no toma mucho tiempo.

Nuevamente hay que tomar en cuenta que NO existe un currículum ideal o que funcione para todas las vacantes, pero hay que ser siempre profesional y adaptar estos tips que hemos visto de la tal manera que estemos satisfechos con el trabajo realizado.

Por: Joss González

Twitter: @joss_gonzalez

1 Comentario

Comenta en el recuadro