“Amour”, mejor conocida como “Amor” o “Love” es la película extranjera ganadora del óscar en el 2013,  fue escrita y dirigida por Michael Haneke.

Aún no acaba el mes del “amor” Febrero, y no podría terminar sin una recomendación de película donde se ve lo que realmente es estar comprometido con alguien para toda la vida. Este film crea un ambiente de reflexión y concientización de lo que es la gente de la tercera edad y como es que muchas veces es olvidada y abandonada, como si fueran objetos que dejan de servir, por desgracia, hasta por los mismos hijos.

Sinopsis

Esta es una entrañable historia que cuenta sobre la última etapa de la vida de una pareja de ancianos de alrededor de ochenta años, ambos son maestros de música y compañeros de vida que cuidan el uno del otro. Tienen una hija que es casada y vive fuera del país (Francia) y casi no los frecuenta. La pareja vive rodeados de su música y recuerdos, cuando de pronto súbitamente uno de ellos enferma y uno tiene que hacer un gran sacrificio para cuidar al otro. Es en ese momento que se desarrolla la trama en general de la película, donde se puede observar como es complicada la vida y lo importante que es saber elegir a la persona con quién la compartirás.

Reparto

Principal: Jean-Louis Trintignant y Emmanuelle Riva (pareja) e Isabelle Huppert (hija)

Secundarios: Alexandre Tharaud, William Shimell, Ramón Agirre,Rita Blanco, Carole Franck, Dinara Droukarova

Destacado

Lo que destaca de esta película es la buena actuación de los personajes, te transmiten todo por lo que pasan y si da más o menos ganas de llorar, por otro lado el guion a mi parecer es impecable y las caracterizaciones de los personajes son de aplaudir. La película es ambientada totalmente en una casa. En cierto punto la historia da la sensación de volverse lenta, pero  siempre te mantiene al borde del asiento por no saber en qué va a terminar.

Lo que esta película deja es un amargo sabor de boca, ya que te das cuenta de como entre más “evolucionamos” materialmente, menos lo hacemos emocionalmente, el ser agradecidos no se nos da a todos  y un claro ejemplo es la manera en la que abandonamos a nuestros “viejitos” pensando que nuestra juventud es eterna, incluso siendo estos nuestros propios padres. Otra cosa importante que te deja la película es como el amor (cuando realmente es amor) todo lo soporta, va más allá de un vano egoísmo  y bueno es indescriptible ese sentimiento.

En lo particular, me gusta ver películas que digan algo, que dejen algo y sinceramente esta es una de ellas. ¡Disfrútenla!

Comenta en el recuadro