Unidos

¿Cómo pueden dos caminos

juntarse de repente?

Dos destinos diferentes,

unirse firmemente.

¿Cuántas veces nos habremos visto,

sin alguna vez notarnos?

¿Cuántas veces coincidimos,

y los ojos no brillaron?

Pero el tiempo…

el tiempo es sabio,

aguardaba el instante,

el preciso momento,

el lugar indicado,

como cuerpos celestes,

estrellas fugaces,

cometas inquietos

que esperan por años

repetir el trayecto…

Así esperaba yo por ti,

aún sin saberlo.

No creo en casualidades,

creo en coincidencias;

como astros que recorren los cielos

buscando el momento de poder alinearse;

Así son nuestras vidas,

así son los caminos,

únicos, inciertos,

firmes y esperanzados

de hallar la belleza

en cada vuelta de la vida.

Un día cierras los ojos

y los abres con nuevos caminos,

horizontes mayores,

retos mejores;

te das cuenta que no eres la misma,

que algo pasó por ti,

dejando su estela divina,

aquella que me fascina,

que me devuelve día con día, la vida.

Y la vida sigue,

y tú estás en ella,

cada día más fuerte,

cada día más feliz.

Y pasa, lo inexplicable,

pasa entre tú y yo,

sucede frente a nuestros ojos

sucede en el corazón,

pasa único,

pasa el amor…

 Autora Verónica Guerrero H.

8 Comentarios

Comenta en el recuadro