El torneo está a punto de empezar y todos los equipos se preparan, cada uno con diferentes metas a cumplir y sueños por alcanzar. Y hablando de sueños…

¿Qué pasa con los que apenas estaban cumpliendo su sueño de ser futbolista? Sí, hablo de los seleccionados juveniles, esos que le han dado las pocas alegrías futbolísticas al país en los últimos años.

La generación del 2005 ha quedado sólo como promesas truncas, sus contratos europeos no alcanzaban ni el millón y sus oportunidades de juego fueron casi nulas. Aparte de el pésimo manejo por parte de sus representantes tanto a “europeos” como a “nacionales”, esa selección campeona del mundo hoy por hoy solo unos cuantos sigue figurando y a medias. Casos como Vela y Dos Santos son el mejor ejemplo.

En 2011, México de nuevo vibró con las selecciones juveniles. Por un lado la selección sub-20 ganaba el tercer lugar en el mundial de la categoría y arrojó un montón de promesas que, al día de hoy, la mayoría de esos jugadores no se ha podido consolidar.  Sólo hay unos cuantos casos como el de Diego Reyes que este año es nuevo jugador del FC Porto y se fue de México siendo campeón con América. Otro es Diego de Buen que después de ser hecho a un lado por  Pumas y ser prestado a Puebla, se está consolidando y ya fue comprado por los camoteros y parece, será un ídolo en esas tierras. El único que se ha consolidado con su equipo es Jorge “Chatón” Enríquez quien ha sido titular con las Chivas.

images-6

A la par, la selección sub-17 refrendaba el campeonato mundial de la especialidad con un equipo lleno de jóvenes promesas que, al día de hoy, muy pocos han visto siquiera la primera división. Jugadores que aún tienen una oportunidad por su edad y talento, pero que se ve muy difícil por las pocas oportunidades en sus equipos y en la liga plagada de jugadores extranjeros.

mexicoweb_3

Este año se jugó el mundial sub-20 donde la selección mexicana dio un pésimo torneo y algunos de esos jugadores líderes de aquellos campeones sub-17 se vieron simplemente de lagrima. Tal es el caso de Antonio “Pollo” Briseño quien se esperaban muchas cosas de él tanto en Atlas como en selección y en ninguna ha podido siquiera dar un juego aceptable.

Para este torneo venidero esperemos la consolidación de algún otro jugador de estas gloriosas selecciones juveniles o bien, su pase a Europa.

Imágenes de Perucampeon.com, Comediamx.Blogspot.com y Morethanjustsports.com

COMPARTE en:
Me gustan los tatuajes, los deportes y la "música satánica". Irreverente, sarcástico y mala influencia, según dicen.

Comenta en el recuadro