“Las mujeres han sido hechas para ser amadas, no para ser comprendidas.”

Oscar Wilde

“Las mujeres son como las obras de arte modernas. Si tratas de entenderlas, no podrás disfrutarlas.”

Freddie Mercury

La sexualidad Femenina, Freud.

Freud hablaba de la complejidad de la sexualidad femenina, hecho innegable hasta el día de hoy, se planteaba la pregunta de cómo en la mujer, al igual que en el hombre, también la madre fue su primer objeto de amor cuestionando primordialmente: ¿cómo halla entonces la mujer el camino hasta el padre como objeto de amor? ¿Cómo, en qué momento y por qué se desliga de la madre como objeto de amor?  Sentando la bases del estudio del desarrollo sexual de la mujer.

La vida sexual de la mujer se descompone por regla en dos fases, de las cuales la primera tiene carácter masculino; sólo la segunda es la específicamente femenina y se tiene un proceso de cambio de una fase a otra, al  cambio de vía sexual de la mujer tiene que corresponder un cambio de vía en el sexo del objeto.

En este proceso de cambio descrito por Freud juega un  papel muy importante el descubrimiento y diferenciación entre genitales masculinos y femeninos; en el varón se despierta ese miedo a la castración al ver que la mujer “fue castrada y no tiene pene”, mientras que la mujer reconoce el hecho de su castración, así, una superioridad del varón y su propia inferioridad al haber sido castrada, siendo aquí donde se derivan 3 orientaciones de desarrollo:

  1. La mujercita, aterrorizada por la comparación con el varón, queda descontenta con su clítoris, renuncia a su quehacer fálico y con él, a la sexualidad en general.
  2. Se retiene la masculinidad amenazada; la esperanza de tener alguna vez un pene persiste hasta épocas increíblemente tardías.
  3. Alcanzar la final configuración femenina que toma al padre como objeto y así halla la forma femenina del complejo de Edipo.

En etapas posteriores el juego representa un notable despertar de la feminidad, el ejemplo más claro es la preferencia de la niña, a diferencia del varón, por el juego de la muñeca, que suele concebirse como signo del temprano despertar de la feminidad, en la que la niña estaría adoptando ese rol que la madre tuvo al vestir, alimentar y cuidar de un niño.

En parte es así como la sexualidad femenina se va desarrollando en los primeros años.

La Sexualidad Femenina en México

Según cifras del INEGI  del censo de población y vivienda 2010 la población total de México en ese entonces es la siguiente:

 Total Nacional: 112 336 538

Mujeres:  57 481 307
Hombres: 54 855 231

Resultados definitivos www.censo2010.org.mx/

Donde observamos que hay un mayor número de mujeres en relación a los hombres sin ser una cantidad significativa. En México muchas familias aún viven bajo ese paradigma organizacional de la familia en la que el hombre es el proveedor de la casa y la mujer se queda a atender las necesidades del hogar, paradigma que se ha venido desvaneciendo con el paso de los años y cada vez más mujeres dedican una mayor cantidad de tiempo a su preparación profesional y a su crecimiento laboral.

Ésta es una idea que podría explorar más a profundidad, sobre todo en cuanto se relaciona al modo en que ha generado cambios en el modo de vivir la sexualidad, por ejemplo, si disminuye o aumenta la frecuencia en las relaciones sexuales.

Han sido muchos los factores a los que se les ha atribuido este suceso, entre ellos los más comunes son que hay un cambio generacional, que estamos viviendo, tiempos difíciles económicamente en los que es imposible sostener una casa o una familia sólo, donde las mujeres cada vez reciben  mayor educación en el entorno familiar y se deja de lado esa sombra del machismo que tantos años “gobernó”. Aun así hay muchos ejemplos en los que mujeres que a pesar de su educación, de su círculo social o de su estatus, continúan con ese estigma machista que ellas mismas propician, en el que ellas siguen viendo al hombre como proveedor, como soporte, como el protector, en el que él debe de llevar la batuta del gasto económico y ¿porque no? del sexo, deseando o esperando que sea él quien tome la iniciativa, quien diga que es lo que quiere, dejando ellas mismas por debajo sus propias necesidades y gustos, lo que me lleva a dos nuevos datos proporcionados por el INEGI.

En la pareja ¿quién determina qué tipo de método anticonceptivo usar, realmente hay un acuerdo en que método es el más adecuado? Hay hombres que siguen con esa idea que les impide el uso del condón, con aquellas excusas de antaño del sacrificio de sensaciones, pareciendo tener sus zonas erógenas reducidas al pene. Al ser la mujer la que lleva “la carga” del embarazo en ella recae la responsabilidad del cuidado de la concepción con todo tipo de métodos, pastillas, parches, dispositivos y condones para que “ella se cuide”, hay mujeres que aceptan esta responsabilidad sin involucrar a su pareja.

Según el INEGI el 98% de las mujeres en edad fértil conoce al menos un método anticonceptivo, teniendo un aumento notable desde 1976.

 

Año

Porcentaje

1976

89

1987

92.9

1992

94.9

1997

96.6

2009

98

*Porcentaje de mujeres en edad fértil que conocen al menos un método anticonceptivo, 1976 a 2009.

Fuente: Para 1976: SPP-IISUNAM. Encuesta Mexicana de Fecundidad, 1976. México, D.F., 1979.  Para 1987: Secretaría de Salud. Encuesta Nacional sobre Fecundidad y Salud, 1987. México, D.F., 1989. Para 1992, 1997 y 2009: INEGI. Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica. Fecha de actualización: miércoles 2 de junio de 2010

 A continuación mostramos la tabla con la que se contrasta el porcentaje de mujeres que conocen métodos vs mujeres que lo usa.

 

Año

Porcentaje

1976

30.2

1987

52.7

1992

63.1

1997

68.4

2009

72.5

*Porcentaje de mujeres unidas en edad fértil usuarias de métodos anticonceptivos, 1976 a 2009.

Fuente: Para 1976: SPP-IISUNAM. Encuesta Mexicana de Fecundidad, 1976. México, D.F., 1979. Para 1992, 1997 y 2009: INEGI. Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica. Fecha de actualización: Miércoles 2 de junio de 2010

Es de llamar la atención los porcentajes de usuarios en 1976, en los que apenas el 30% de las mujeres usaba algún método anticonceptivo, en contra de un 72% de mujeres que lo usaron en el 2009, época en la que se tiene una mayor apertura sexual en cuanto al uso anticonceptivos por una mayor educación sexual y una mayor aceptación de la sexualidad en la mujer.

Aún con el reflejo de estos números, el cambio de ideas y la mayor educación que se tiene, al menos en México estamos iniciando el camino del conocimiento y la apertura sexual, y no me refiero al libertinaje como forma de vida, sino al conocer nuestro cuerpo y el de nuestra pareja a involucrarse ambos en todo lo que implica la sexualidad y disfrutarla aún más.

Imagen obtenida en:

http://www.elblogalternativo.com/2009/11/06/taller-de-sexualidad-femenina-en-barcelona-el-21-de-noviembre-del-2009/

Por: Josué González

Twitter: @joss_gonzalez

 

 

Comenta en el recuadro