Como es sabido, y para los que no lo sepan se los informo, noviembre es conocido como el mes de la cosecha en Estados Unidos. Y bueno celebran su tradicional Día de Acción de Gracias y sus festivales de la cosecha.

Ésto, tuvo a bien a informármelo una amiga que vive en Florida, pero yo quise llevar esto más allá de lo evidente. Me explico mejor, todo lo que sembramos y cuidamos durante el año da frutos. Y no me refiero únicamente a comida, yo quise llevarlo a nuestras acciones.

Verán, si uno obra mal, el universo se encarga de recordárselo; algunos lo llaman karma, otros justicia divina. Yo diría que la frase más famosa es “Al que obra bien, bien le va. Al que obra mal, mal le va”, y es cierto, uno “siembra lo que cosecha”. Además cabe destacar que “el que siembra vientos cosecha tempestades“. En fin, bueno o malo todo se regresa.

Ilustremos esto un poco, en cuanto a las cosas buenas, y veamos si puedo dar a entender un poco mejor el punto.

“El hermano de una conocida murió el día 2 de noviembre del presente año. Un hombre de familia cuyas obras de caridad en un orfanato para niños cuya mayoría padecen lesiones cerebrales eran conocidas, un hombre que podía dejar de comer para darle de comer a los necesitados, capaz de quitarse en abrigo en medio de una helada para ofrecérselo a alguien menos afortunado.

Me refiero a un hombre bueno en toda la extensión de la palabra, a su funeral acudieron cientos de personas, entre amigos, conocidos y familiares de aquellos a quien él había ayudado de una u otra manera. Era impresionante ver las muestras de afecto y el dolor de todos al saber que había fallecido.”

¿Qué quiero decir con esto? Él hizo buenas acciones de manera desinteresada y cosecho todo el amor que sembró en las personas que tuvieron la fortuna de tenerlo en su camino. Ahora bien ¿tú qué estás sembrando?

Muchos se quejan de las cosas malas que pasan en su vida, yo me pregunto ¿qué están haciendo ellos por cambiarlas? ¿Sabes pedirle al universo que te brinde cosas positivas a tu vida? ¿Eres de los que se dedican a preguntarle a Dios porque te pasan cosas malas? Si hoy murieras ¿qué legado dejarías atrás? ¿Qué estarías cosechando? ¿Qué estás cosechando actualmente?

Un consejo, en vez de quejarte de todo lo malo en tu vida, céntrate en las cosas bonitas que rodean, tus amigos, tu familia, un día más de vida. Haz buenas acciones de manera desinteresada y sin enfocarte únicamente en lo que éstas pueden traerte de beneficio.

Eso sí, no pregones tus acciones piadosas porque es para satisfacción personal no para anunciarlo en el periódico local. Plácete en la sonrisa de un anciano si has decidido visitarlo en el asilo para platicar con él un rato, en la felicidad de los niños de un orfanato si les has llevado un pastel navideño, en la gratitud de tu madre si hoy lavaste los platos por ella y además le preparaste un café para conversar después de la cena.

Puedo asegurarte que esa satisfacción personal nadie podrá quitártela, además de que las bendiciones irán llegando solas. Espero que puedas ponerlo en practica. SIEMBRA PARA LA COSECHA.

Comenta en el recuadro