Seguramente han escuchado o leído en algún momento los slogans con que nos venden a nivel mundial, “el país más feliz del mundo”, el país del “pura vida” e incluso el país donde la palabra  “mae “  tiene significado, todavía no sé cuál es, pero que comúnmente se utiliza para sustituir el nombre de tu amigo, hermano o porque no, el de tu mamá también.

Se preguntarán porque nos llaman de esta manera.

Según el Índice del Planeta Feliz (en inglés : Happy Planet Index, www.happyplanetindex.org), es un índice alternativo de desarrollo, bienestar humano y ambiental, con base en la expectativa de vida, la percepción subjetiva de la felicidad y la famosa huella ecológica, dejando por fuera el PID y el IDH de los países, es publicado cada 3 años y está basado en datos de 143 países, representando así el 99% de la población mundial. La última publicación realizada en el 2012 nos ubico en el primer lugar, por encima de potencias mundiales, igualmente en el 2009.

Hasta el momento todo suena muy bien, sin embargo, no todo es color de rosa, la realidad es otra. La felicidad de un país no puede medirse sólo por la expectativa de vida, sus prácticas ecológicas o “pensamientos positivos”. Si bien es cierto, el dinero no compra la felicidad, pero al menos paga las cuentas y pone comida en las mesas .

En el país “Pura Vida” existe una gran mentira verde y social .  El 4,75% de la biodiversidad del planeta está en los 51 000 km2 de territorio y en grandes campañas publicitarias. Basta salir un poco, leer los periódicos, charlar con los ambientalistas, visitar ríos y playas para darse cuenta de que vendemos una mentira.

Toneladas de basura que ni los municipios de cada cantón son capaces de reciclar y van a depositarse a los ríos o botaderos clandestinos, playas tomadas por narcotraficantes, el caso más reciente, el asesinato del joven ambientalista Jairo Mora, dedicado a la protección de las tortugas en el Caribe quien fue brutalmente asesinado por narcos de la zona por denunciar estas prácticas. Los Parques Nacionales cada vez tienen presupuestos más reducidos, Caño Negro, uno de los humedales más importantes, está en condiciones paupérrimas  y, si  hilamos más delgado, las playas más hermosas ubicadas en el Caribe Sur se encuentran en total abandono por parte del Estado, propiedades demolidas, desalojos de familias, jóvenes que se enfrentan al gobierno porque no quieren perder su patrimonio cultural y ecológico.

Sí, claro, somos el “paraíso”, pero el paraíso fiscal del narcotráfico, del lavado de dinero, del turismo sexual, de los políticos corruptos que venden a sus ciudadanos al mejor postor, el “paraíso” donde los derechos humanos no son respetados, el “paraíso” donde la “Ley Mordaza” pretende callar a un país completo.

¿Seremos en el 2015 nuevamente los primeros en la lista? o, ¿seguiremos viviendo una doble moral simplemente para vendernos a los extranjeros? Ser o no ser, he ahí el dilema.

Bienvenido a mi país, bienvenido al país “más feliz del mundo”, ya sabes de donde soy… Bienvenido a COSTA RICA. No somos el más feliz, solamente el menos peor. Si esto sucede en el “país más feliz del mundo” que sucederá en el último de la lista.

Miss Dixon

COMPARTE en:
NeoStaff
El Staff de NeoStuff está formado por una docena de integrantes capaces de escribir sobre todas las temáticas que encuentras en la revista. También nos encargamos de contestar todas tus dudas lo más rápido posible

Comenta en el recuadro