Se termina el periodo de campaña y ya estamos en los días previos a la elección. A lo largo de este periodo en este espacio hemos compartido información sobre el proceso que se viene, y el porque es importante votar en la intermedia.

Hemos apostado por el voto libre, por el voto informado. Votar no es una cuestión de irse por los más populares o los que en apariencia son los más fuertes. En la elección de legisladores federales (y haré hincapié en este renglón) ¿Qué es lo que buscamos?

  • Propuestas claras y concretas.
  • Propuestas que beneficien a todos los mexicanos.
  • Una persona (candidato) que dignamente nos represente en el congreso.

Por eso insistimos tanto en la necesidad; más imperiosa que nunca, de votar informados. ¿Qué ha hecho el partido que postula al candidato? ¿Cuál es la trayectoria de este candidato? ¿A qué grupos y organizaciones es cercano? ¿Qué intereses son los que defiende, los de un grupo o los del grueso de la población?

Evaluemos la actuación de la legislatura saliente: PRI, PAN, PRD, Verde y PANAL han hecho un solo frente para aprobar las reformas presentadas desde Los Pinos. Reformas impopulares, incompletas, que benefician sólo a cierto sector minoritario de la población. La carga impositiva, la reforma laboral que sofoca sobre todo a los nuevos empleados, esas sí van para todo el resto de la población.

En materia de derechos humanos México sigue en picada, el congreso no ha exigido responsables a las fuerzas armadas (militares, policías) de la fallida estrategía contra la delincuencia del calderonismo, ni le ha exigido al gobierno actual un replanteamiento de dicha estrategia que sigue cobrando víctimas civiles (aunque los medios vendidos pretendan criminalizarlos). En los estados gobernados por el PRI como Tamaulipas y Veracruz no existe el ejercicio de la prensa libre: o aceptas el chayote o desapareces.

Vivimos una época de opacidad en la información, sale a la luz pública sólo lo que a los gobiernos locales y federales pareciera convenirles. En el manejo de información de pública se le han puesto candados a su libre acceso.

Los escándalos de corrupción, impunidad, conflictos de interés, enriquecimiento indebido siguen apareciendo, y la esfera más alta del poder en este país y nuestros representantes no actúan para frenar esto.

Los mexicanos vivimos inseguros, aumenta la narco violencia, aumentan los robos y asaltos, las amenazas, el rentismo desmedido de los grandes empresarios. Los sueldos insuficientes no nos permiten asegurar el patrimonio más indispensable.

Hay que ser muy corto de miras para no darse cuenta, que ningún partido “grande” nos representa, representan a sus propios intereses y a los de su cofradía de carroñeros.

No apoyamos el voto nulo, porque estamos convencidos que sólo ayuda al mantenimiento del status quo, aunque es una forma civilizada de enviar un mensaje (sobre su falta de representatividad) al gobierno y a los órganos electorales, ¿por qué usaríamos la protesta cívica contra quienes reiteradamente desoyen las voces que los critican con fundamentos?

Apelamos a la concientización del electorado, a plantear ante quien lea esto se dé cuenta que el país necesita una oposición firme, que cuestione, que confronte más allá de los spots de campaña. Una oposición que defienda ese voto que los llevo a la cámara ante todo y sobre todo. Esperamos que ustedes que leen esto apaguen la televisión y piensen por un momento qué es lo quiere ver en este país.

Mono de Patricio

Comenta en el recuadro