La realidad es que no hay mucho que decir con lo que está pasando en la selección.

Un equipo en el que sus hombres fuertes parecen de papel, ya sea por los pocos minutos en Europa o, en casos específicos como el de Giovanni Dos Santos, que se le nota, sigue golpeado por el descenso de Mallorca. La selección no camina, no avanza, no gana. De nuevo se empata un partido en casa, en un Estadio Azteca que, parece, ya le pesa más a los nacionales que a los contrarios. El funcionamiento es lamentable, las malas decisiones técnicas han pesado y los juegos de eliminatoria siguen pasando sin poder ganar. Ahora ya los medios y la afición aprietan a José Manuel de la Torre, quien ya solo se dedica a hablar poco y mesuradamente. En un equipo sin idea, sin compromiso, sin un hombre que desequilibre, los resultados seguirán igual, si no es que peor. Ahora ya se piensa en Italia, en un partido que pinta mas que difícil para esta selección. “El Tri” ya no está para cosas grandes, no así.

COMPARTE en:
Me gustan los tatuajes, los deportes y la "música satánica". Irreverente, sarcástico y mala influencia, según dicen.

Comenta en el recuadro