Platicando con una gran amiga, me confesó algo que me hizo reflexionar, ¿realmente debemos ocultar quien realmente somos por miedo a perder a las personas? El miedo nos impide avanzar, nos hace débiles, es como una gran roca que nos oprime el pecho y no nos deja respirar.

Les comparto su historia, trataré de resumir lo más posible:

“Hace dos años, perdí a mi “mejor” amiga, no sabáa que los amigos pudieran dejarte algún día, pero con ella aprendí que siempre hay un precio para que te abandonen. Viví con ella tantas cosas, habíamos estado juntas en los momentos difíciles, a ella lo único que le faltaba era saber quién era realmente yo.

Fue una etapa difícil el poder decidir si salir del clóset o no, siempre me había gustado la moda, las cosas de niña pero también me gustaban las niñas y sé que este secreto jamás lo había podido decir. Si tenía miedo de mí misma, no me imaginaba cómo serían las cosas con ella, a decir verdad. En ese entonces era una persona horrible, pero me encantaba como se sentía el tener todo lo económico en mis manos y el poderlo compartir con alguien que me entendiera, pero yo sabía que ese secreto no podía decírselo. ya que no quería que creyera que estaba enamorada de ella ni nada por el estilo. Así que tenía dos vidas: una donde pretendía tantas cosas y mi verdadero yo cuando ella no estaba cerca.

Afortunadamente, pude irme a Estados Unidos un tiempo, yo regresaba para Navidad y verano y nuestra amistad seguía igual, pasaron varias cosas por mi cabeza, de que tal vez sí lo entendería. En mi segundo año, ella empezó a salir con un chico que en realidad amaba más al alcohol que a ella. Yo sabía que estaba enamorada y como sufría, pero no podía decirle lo que yo pensaba cuando yo no era sincera con ella. Un día me armé de valor y le dije lo que pensaba de su novio, claro, al final yo salí como la amiga celosa que deseaba su relación.

Después de 3 años en Texas salí del clóset, sin importar quién iba a estar conmigo, aquí en México ya no me importaba si les gustaba o no, y así fue como terminó nuestra amistad, cuando yo la veía, ella ya no era mi amiga, ella era un extraña que yo pretendía conocer y que amaba. Al final supe quién era y, la verdad, no me dolió en ese momento ya que estaba preparada para todo, incluyendo que ella se fuera y me dejara. Me dejo en los momentos más difíciles, cuando regresé de México, cuando tuve la ruptura de corazón más grande de la historia. Pude superarlo y, cuando menos me lo esperé, llegó una nueva amiga que llenó el lugar que a ella le había quedado tan grande.

Ella regresó después de tener su proceso para que ser amigas, como un ex regresa a pedir una oportunidad cuando está claro que ya no existe. Sé que seré muy feliz pero no en mi vida.”

[divider ]Consejo[/divider]

Después de que terminó de contarme ésto, no pude menos que pensar cuántas veces nosotros hemos pretendido ser algo o que nos gusta algo, sólo para estar en un grupo de amigos; cómo a veces un secreto puede avergonzarnos o hacernos dudar si debemos compartirlo o no, como si fuera un gusto culposo, cuando simplemente es parte de nosotros y quienes nos aman nos aceptarán sin importar nada. Así escuchemos cumbiancheras, nos guste disfrazarnos de Naruto, vayamos a convenciones de cómics, veamos Twilight, vivamos enamoradas de Justin Bieber, o coleccionemos estampitas de One Direction, eso será parte de nosotros y quienes son nuestros amigos seguirán con nosotros sin importar nada. No temas ser diferente, no importa si eres homosexual, travesti, bisexual, tus amigos sabrán respetarlo y no te juzgarán por ello. Dicen que eres libre siempre y cuando no afectes a los demás, eso es tan cierto, no te agobies ni finjas ser quien realmente no eres, eso sólo te hará infeliz y probablemente hagas amigos falsos. Sé tú mismo, sé feliz.

6 Comentarios

  1. Soy una persona ingenua, confiada, muy entregada en el amor y durante mucho tiempo me he esforzado en tratar de ser todo lo contrario a eso por temor a que me lastimen, sin darme cuenta que el mayor daño me lo he causado yo .

    • ¿Quieres un consejo que te librará de mucho desorden mental? No te limites, la vida esta prestada para eso, para dar lo mejor de nosotros. Puede que exista gente que no lo aprecie, deja que eso sea su problema. No controlamos a los demás pero si nos frenamos en lo que entregamos puede que al final se vayan o se queden haya momentos donde digamos “y si hubiera…” No pierdas la posibilidad de vivir un gran momento por temor, se quien eres, tropieza, cae, levántate y vuelve a intentar. La vida esta hecha a base de ensayo y error ¿de qué otra forma aprendemos? Suerte ;)

  2. Hola…

    Esto me recordó a una situación muy parecida que me paso, con la diferencia que en esta caso, yo seria la mala amiga’.
    Creo que hay momentos de nuestras vidas en que algo es nuevo para nosotros y no sabemos como reaccionar, en mi caso fue lo que paso, no supe como reaccionar y decidí alejarme. Todo eso ciertamente me sirvió para ver el mundo desde otra perspectiva que no conocía, y pues ni modo, a veces solo es una etapa más de la vida que nos trae experiencias y conocimientos nuevos.

    • Totalmente de acuerdo, dicen que “cuando te toca te toca y cuando no aunque te pongas”. Cuando no estamos preparados lo mejor es alejarnos por un tiempo y si tenemos la oportunidad de más adelante retomar pues bienvenido. Es mejor acumular experiencias que nos ayuden a crecer y ser mejores.

  3. Excelente. Me encanta como piensas,en mis tiempos de adolescente se nos enseñaba todo lo contrario.Ocultar,esconder,fingir,echar todo debajo del tapete,ser falsos. Y eso,obvio,crea desequilibrio y caos.

    • Considero que todos somos especiales y es la diversidad lo que hace que el mundo sea un lugar interesante, si hubiera más tolerancia la gente tendría menos miedo de mostrar su verdadero yo. Por el momento, solo nos queda luchar por defender nuestras ideas y preferencias. Saludos :)

Comenta en el recuadro