El fin de semana tuve la oportunidad de asistir a un festejo muy especial, los cincuenta años de alguien muy importante para mi familia. Una mujer a la que admiro por muchas cosas principalmente, pero principalmente por el ejemplo de vida que representa, por demostrar que el tiempo no es pretexto si realmente se desea aportar algo a la humanidad y que la humildad y sencillez debe estar presente siempre en tu vida.

He de decir que lo que más me gusta de Sara es que es una mujer que valora la vida, cada pequeño detalle y sabe agradecer a Dios por cada segundo que le brinda; no ha dejado que nada apague estas ganas de vivir y me ha enseñado a nunca dejar de luchar. Ella ha tenido que brincar obstáculos, superar miedos, caerse mil veces para levantarse un millón e incluso en los momentos más complicados siempre ha sabido cómo salir de las arenas movedizas del camino para continuar con la frente en alto.

No sólo eso, ella me recuerda siempre que pase lo que pase la familia siempre es lo más importante, que los amigos se pueden volver familia si así lo dicta el corazón, que nunca debes perder al niño que llevas dentro y que es mil veces mejor dar que recibir. Realmente es alguien a quien ver con admiración y cariño; por mi parte tengo miles de cosas que agradecerle, como haber abierto las puertas de su casa en momentos en los que más lo necesitamos, darnos todo su apoyo y dejarnos convivir con su familia.

Gracias a la vida por la oportunidad de celebrar con Sarita medio siglo lleno de bendiciones, medio siglo de muchos años más que le esperan. Medio siglo de rodearse de amor y respeto, de aprendizaje y sueños. Medio siglo creando memorias y dejando huella en todo el que te conoce, gracias por tanto y por lo que nos has compartido. Mi corazón saluda al tuyo y pido al universo siempre tenerte cerca, gracias por ser parte de mi familia del corazón igual que tus hijos que hoy son como mis hermanos.

Entonces ¿por qué no? ¡Celebremos todo el mes! Con el luau, con reuniones, con bendiciones, deseos del corazón, recados de amor; celebremos día a día la oportunidad que nos da de vivir, de conocernos más y de compartir momentos especiales ¡celebremos de por vida! ¡Mil felicidades Sarita!

P.D. Quizá creas que este post no tiene nada que ver contigo pero… ¿Y tú que has hecho en los años que llevas en este mundo? ¿Qué esperas para marcar el cambio? ¿Qué esperas para dar amor?

Comenta en el recuadro