¿Cómo contratar los mejores empleados?

Ante cualquier cambio o movimiento de personal en la empresa, siempre existe la posibilidad de contratar empleados que no cumplan con las expectativas de lo que se les pide o que dañen la empresa, por lo cual es importante mantener un estándar en el modelo de contratación y elementos base para realizar la elección del mejor candidato, aquí te presento algunos:

1. Apurar el proceso de contratación

Suele ser un error común debido a la presión con la que se trabaja hoy en día, el trabajo no puede hacer una pausa para elegir un candidato, también ocurre que por el temor a que el trabajo que se tiene en esa vacante se acumule o por el simple hecho que querer tener a alguien trabajando de inmediato en el puesto, estos elementos influyen de forma drástica en la elección e inducirnos a caer en el error de contratar a alguien que no es el adecuado para el puesto, lo ideal es contratar a la persona que se va  desempeñar es hacernos a la idea de que el proceso puede durar un tiempo, lo mejor para definir cuanto nos va a tomar hacer la contratación es definir bien el proceso y el tiempo para cada una de las fases, publicación de la vacantes, el tiempo de recepción de currículos, la lectura de ellos, citas y entrevistas por teléfono, entrevistas presenciales, exámenes y la decisión final. Saltarnos pasos para apurar la contratación nos puede llevar a elegir a aquél candidato que mejor respondió a las pruebas y que dijo todo lo que queríamos escuchar no a la persona correcta.

2. Prueba a los candidatos

Una práctica que se ha vuelto de lo más común en las empresas: ofrecer al trabajador un periodo de prueba de 1 a 3 meses, muchas empresas suele incluir en el contrato temporal la opción de aumentar este período de 1 a 3 meses más por lo que tienen hasta 6 meses para evaluar al candidato, considero que con 3 meses es suficiente para evaluar y ver cómo funciona en la equipo, conocer sus aptitudes, actitudes, valores, conocimientos y la aplicación de ellos y decidir si es el candidato que buscamos o no.

3.    Arregla tus errores

Si ya elegimos un candidato, sea que hayamos apurado o saltado pasos del proceso y tengamos a prueba al candidato o no si ya hemos detectado que no cumple con las expectativas que se tenían o que simplemente no se logra la cohesión con la empresa y con su grupo de trabajo lo mejor es poner fin a la relación laboral, antes de que se generen conflictos mayores, no hay que hacer perder el tiempo al trabajador ni a la empresa. Un mal empleado no sólo cuesta tiempo y dinero, sino que puede afectar toda la empresa.

4.  Contratar al mejor candidato

Los empleados que pueden dar mejores resultados sin necesidad de una motivación laboral en el puesto de trabajo suelen ser aquellos tienen bien definidos su gusto e interés por determinadas actividades, aquellos que hacen con gran pasión lo que disfrutan, lo que les gusta y que son sobresalientes en eso pero que aún así han demostrado tener resultados importantes en aquello que no atrae del todo su atención, ya que es una muestra de la disposición para el trabajo y el cumplimiento de metas, así como la disciplina que pueden llegar a tener para cumplir con aquello aunque no sea de su interés total. También es de gran relevancia verificar su desempeño en el trabajo en equipo ya que difícilmente vamos a poder integrar  a alguien que disfruta del trabajo en solitario a un equipo de trabajo, menos si este equipo de trabajo es auto dirigido o tiene muchos años trabajando junto.

Hay que estar abierto a otras posibilidades diferentes a la de conseguir al mejor candidato una posibilidad es la de NO contratar a nadie en el puesto y distribuir las actividades de ese puesto en otros e incluso eliminarlo, si la empresa puede funcionar sin el puesto ¿para qué contratar? Pero también hay que tener en cuenta a la contra parte de no contratar a nadie y es contratar a dos o más personas cuando sólo se tenía contemplado contratar a una, para lo que hay que hacer una evaluación del impacto del puesto y de las responsabilidades que tiene.

Comenta en el recuadro