La verdad es que ando en mood random. Así que bueno esta nota tiene y no sentido. Ya juzgarán. Concluida la pequeña nota introductoria empecemos. 

Siempre me han dicho aquello de la media naranja, desde Fey con su canción “del complemento” y bueno yo sigo sin encontrar nada más que limas o limones. Aunque dicen también que cuando buscamos mucho el amor es cuando menos aparece. ¿Será?

Como sea, las veces que he creído encontrar a la persona perfecta para mí algo pasa y caen de ese pedestal donde insisto en colocarlas; es entonces cuando encuentro una nueva persona perfecta. Es como un circulito vicioso del que no puedo salir. Punto plus, cada sujeto es diferente al anterior, cosa que realmente no sé si es buena o mala. He decidido olvidar esto por un rato y disfrutar a quien de momento es mi media naranja, es decir, una amiga mega especial.

¿De dónde sacamos esa idea de que a fuerza tenemos que estar con alguien? Desde pequeñas nos meten la idea del príncipe azul y el felices para siempre. ¿Realmente eso existe? ¿El felices para siempre es real?

A mi parecer cada ser humano es perfectamente capaz de ser feliz por su cuenta, únicamente necesita alguien que le pinte los paisajes aún más hermosos de lo que son en realidad. Esa persona que sirva de su soporte y le preste un paraguas cuando parece que nunca acabará de llover.

No necesariamente te pases la vida buscando una pareja, también los amigos pueden hacer eso. Simplemente es necesidad de sentirnos amados e importantes para alguien pues bien dicen que “Para el mundo eres una persona, pero para una persona tú eres el mundo“.

Si estas buscando el amor, déjame decirte que hay que prometernos dejar de buscar. Real, yo lo prometo, ya me ha tocado ver casos así de que sin encontrar aparece su pareja ideal. Gente que me juro que nunca iba a tener una relación hoy tienen lo más estable del mundo y las que más enamoradas se veían pues tronaron como cohete de feria.

¿Qué nos enseña esto? Pues que no vayamos por la vida buscando de quien enamorarnos, eso llega solo, puede incluso que ese amor que tanto esperas este disfrazado de amistad. Tiempo al tiempo. Disfruta de quienes hacen especial tu vida, tus medias naranjas, esos amigos que te hacen sentir especial. Si tienes pareja, felicidades, disfrútalo mucho y si has encontrado “al amor de tu vida” entonces la verdad… que envida, obvio de la buena, creo.

En fin, mientras encuentras a tu media naranja de la forma que sea, prueba con medios limones, medias limas, medias guayabas o lo que quieras. Quítate esa idea de perfección, abraza las cualidades y defectos de la persona que te acompañe. Olvida la idea de que tiene que ser tu pareja, el alma gemela como dije puede ser cualquier persona que te haga sentir que cada día vale aún más la pena. Sonríe y suerte.

 

 

 

 

Comenta en el recuadro