La juventud 2.0

 

Tengo 19 años, soy de los 90 (obviamente) y puedo decir que yo y los míos nos pasamos la infancia viendo “Coraje el Perro Cobarde”, o “Johnny Bravo” o peor aún “Las Chicas Superpoderosas”.

Mi modelo de vida era Goku y mis valores morales me los forjé viendo a los Power Ranger proteger la verdad, la justicia y a los inocentes.

Crecido en el seno de una familia de clase media solo tuve acceso a un par de consolas en mi vida, un eterno y pirateado atari, una SNES que me duró poco y un mítico Dreamcast que sigue siendo la consola que uso como ejemplo en cuanto a calidad de juegos y a innovación (aunque claro, siendo fanboy de SEGA no se puede esperar menos de mí). Además de breves encuentros con algún PS2, un DS y un DS3D, solo cuento con un PS3 prestado actualmente.

Mi mamá solía regañarme y me castigaba no dejándome salir con mis amigos o no me dejaba prender la televisión. Castigos comunes en la época.

Creo que puedo decir que soy un miembro “promedio” de la generación del 90.

Hecha esta introducción, que creo que describe a más de una persona, entro de lleno a lo que llamo la “juventud 2.0”.

Utilizo este término para llamar a los nacidos a partir del 97. Sí, quizás solo sean 3 años de diferencia, pero esa pequeña brecha de tiempo les dió oportunidad de ser criados bajo estilos de vida completamente diferentes.

Ya ellos tenían acceso a tecnologías más avanzadas a sus 6 años que yo a los míos. Ya ellos a sus 13 años estaban compartiendo imágenes en Facebook mientras yo a los míos seguía pendiente de los juegos en cartoonnetwork.com. Y ni hablar de los nacidos después del 2000. Ésos tienen el lujo de tener smartphones y demás gadgets que yo en mi época ni soñaba tener.

Así mismo, el contenido al que están expuestos es mucho más fuerte. En mi época, Mortal Kombat y Doom parecían ser el límite en cuanto a violencia en videojuegos. Ahora, con juegos como GTA, Red Dead Redemption o la saga Gears of War, una pistola, la violencia de género y el uso de métodos drásticos para la obtención de metas parecen cosas que cualquier persona necesita en su vida diaria.

Todo esto me resulta importante porque yo, a mi edad, me he cansado de ver muchachitas de 15 años para abajo subir fotos desnudas o con sus novios a las redes sociales, pensando que “se la están comiendo” o que “están a la moda”. Así mismo veo niños de si a lo mucho 14 años pelear con navajas y demás armas blancas como si fuera alguna especie de deporte macabro.

¿Es realmente necesario que ellos terminen en eso?

 

¿Qué ha pasado?

 

Culpo al internet y al libertinaje de los padres a la hora de dejar a sus hijos frente a la pantalla del computador. Mucho se ha dicho sobre el tema de la responsabilidad a la hora de dejar que nuestros jóvenes entren a internet, pero poco se ha hecho realmente.

Obviamente, para mí y los míos (¿Jóvenes contemporáneos?) es cosa de todos los días ver un par de tetas, o tener conversaciones sobre el tema de las drogas o el alcohol pero, ¿para esos chamitos qué? No saben mucho sobre la moral porque nadie se ha sentado con ellos a explicarles así que terminan cayendo en los típicos errores de hablar de más con extraños o compartir fotos subidas de tono, muchos hasta lo hacen para llamar la atención de quienes los rodean.

Estamos frente a una generación que, como diría mi abuela “está vagueando de más” y los adultos no hacen sino criticarla en vez de enseñarles lo que hacen mal.

Creo que es momento de que los “jóvenes contemporáneos”, “jóvenes adultos” y demás sinónimos para el mismo grupo de muchachos enseñemos a los más pequeños lo que deben y no deben hacer a la hora de entrar a Facebook, Twitter o escribirle a alguien en WhatsApp y demás servicios de mensajería instantánea.

Es hora que nos dignemos a enseñar a los que vienen cómo hacer bien -o por lo menos no arruinarse la vida- todo esto de vivir en la Vida 2.0

COMPARTE en:
NeoStaff
El Staff de NeoStuff está formado por una docena de integrantes capaces de escribir sobre todas las temáticas que encuentras en la revista. También nos encargamos de contestar todas tus dudas lo más rápido posible

Comenta en el recuadro