Bien, las relaciones son difíciles, tenemos que admitirlo. Cuando una relación larga termina ¿qué es lo primero que hacemos? Tratar de deshacernos de los recuerdos. ¿Complicado? ¡Yo diría complicadisimisimísimo! No importa cuánto haya durado una relación, menos la razón para ello, lo que importa es que tenemos tatuada a esa persona y con solo pasar por un lugar donde hayamos estado con él o ella vienen los recuerdos como un tsunami (o surimi si eres Ninel digo para que me entiendas). Escuchas canciones y bueno si, esas canciones te las dedicaron o las dedicaste. En fin, cosas que ocurren y quisieras borrar o te hacen pensar más cosas que desearías haber dicho en el momento.

Bueno para estos efectos yo decido aplicar lo que denomino como “Terapia del adiós”, vamos por pasitos para que analicemos bien lo que tienes que hacer.

1.- Quita todo cosa que te tenga que ver con la persona: aquí aplicamos un tornado, vistazo super rápido de la habitación con detección de cosas que te haya dado, fotos donde estén abrazaditos o dándose besito, cosas que sean onda cursi millones que solo verlas ya tengas su cara en tu mente. Tú sabrás qué necesitas guardar o tirar para que no sea pinchazo constante de que no está contigo, olvida eso de devolverle lo que te dió porque se ve muy ardidito. Claro que si eran sus películas y videojuegos pues esa es otra historia.  Por favor, bórralo/a y bloquéalo/a de las redes sociales, en buen plan no es sano, deja pasar un tiempo antes de intentar el típico “vamos a ser amigos”, además ¿estás seguro/a que quieres enterarte si empieza otra relación y cómo le va en la misma?.

2.- Sal con amigos: obvio no puedes quedarte en la soledad de tu casa comiendo helado como si no hubiera un mañana, ve gente, diviértete, escucha a tus amigos con sus típicos “eres demasiado para él” o “al fin que era bien sangrona”. Tal vez te ayuden a darte cuenta de actitudes que no habías notado y que seguramente querrás checar antes de caer con una nueva pareja, te sacarán risas y volverás a sonreír.

3.- Escribe: aunque no vayas a volver a ver a esa persona quizá te quedaste con ganas de decirle cosas. No vas a llamarlo o llamarla borrachísimo/a a las mil de la madrugada para cantarle o decirle todo lo que pasa por tu ebria cabecita, ¡ten dignidad! para ello este paso es muy importante. Escribe una o varias cartas, te vas a desahogar y después puedes releerlas y darte cuenta qué cosas que no habías reflexionado bien, igual puedes quemarlas (con cuidado, no queremos que los bomberos se enteren de tu drama ¿o sí?) o enterrarlas, tú sabrás que debes hacer con ellas para liberarte de esas emociones.

Espero que les sirvan estos pequeños pasos, no es lo más explícito del mundo pero si les funciona o por lo mejor se desahogan con ello déjenmelo saber. De verdad te aconsejo que no te cierres, tendrás varios “amores de tu vida” antes de encontrar justo lo que estás buscando. Ya sé que duele dejar atrás una relación con la que estabas mega clavado pero te aseguro que no es el fin del mundo aunque de momento lo parezca. Por cierto y antes de terminar, si ya tiene otra relación déjalo/a ser, posiblemente es señal de que no era para ti. Sonríe y buena suerte :)

COMPARTE en:
MsIpRamz
Psicóloga, comunicologa, escritora de microcuentos y otros debrayes, consejera, twittera y algo geek (dicen por ahí).

Comenta en el recuadro