Damien Chazelle se ganó un puesto automático entre los directores a los que hay que tenerles el ojo puesto con Whiplash, y más tarde lo reafirmó con La La Land. Dos películas grandiosas que dejaron el listón altísimo y que sin duda tienen algo en común, el característico dinamismo. Un aspecto que por otro lado, realmente no forma parte de First Man, razón por la que muchos quizás quedaron algo confundidos con esta última película, alegando incluso que no parece una trabajo propio de Chazelle, porque en parte, es totalmente cierto que First Man nada tiene de parecido con La La Land o Whiplash, y la verdad, se agradece el riesgo.

Con First Man, Chazelle se despega un poco de sus dos obras originales anteriores y ofrece una adaptación en modo de biopic basada en el best-seller del escritor de New York Times, James R. Hansen, con el guión a cargo de Josh Singer (guionista de The Post y Spotlight). Una propuesta que al principio tenía todas las de llevarse la etiqueta de ser “otra película biográfica más del montón” o simplemente “la anual película del espacio”. Pero ni lo uno, ni lo otro.

Ryan Gosling como Neil Armstrong en First Man

¿De qué se trata First Man?

First Man no se trata del hombre llegando a la Luna, y definitivamente no se trata de la hazaña estadounidense, ni de heroísmo, sino del aspecto más personal de su protagonista, Neil Armstrong, que en este caso, termina siendo retratado como un hombre más. La relevancia de la trama no radica en el hecho de haber sido el primer hombre en pisar la Luna, sino en su lucha interna mientras lo hizo. O al menos así lo hace ver Damien Chazelle, y lo deja clarísimo no sólo con ciertas escenas, sino con la ausencia de otras.

Esa típica escena de la NASA celebrando que ya hemos visto en un millón de películas sobre el espacio (The Martian, Apollo 11), queda totalmente ausente aquí, y su falta se siente, para bien. Igualmente sucedió con otra escena que casi esperábamos automáticamente, la bandera de Estados Unidos en la Luna, a la que ni un plano se le dedicó. Lo que rectifica aún más que esta película no se trata sobre eso, sino sobre el viaje de Neil.

Para el Armstrong de First Man, llegar a la luna significó más que eso, incluso más que ese inexcusable logro de la humanidad y el resto de titulares de prensa. Se trata de una escena muy íntima, reservada única y exclusivamente para el momento en el que de alguna manera, finalmente parece estarse despidiendo de su hija. Una escena hermosamente acompañada por una de las composiciones musicales más delicadas del año.

Ryan Gosling, First Man (2018).

Hablando del aspecto musical, Justin Hurwitz (también responsable del soundtrack de Whiplash y La La Land) vuelve a deleitarnos con una banda sonora sumamente poderosa y delicada a la vez, con piezas como Quarantine, The Armstrongs, Moon walk, The Landing y básicamente todo el soundtrack. Un trabajo que no sólo acompaña, también figura como un complemento sumamente significativo para varias escenas que, sin duda alguna, no habrían tenido la misma emoción.

Con respecto a las actuaciones, Ryan Gosling se muestra cumplidor con un papel bastante sobrio, mientras Claire Foy destaca con una interpretación emotiva, pero fuerte.

La dirección se desarrolla de forma muy pausada, con una fotografía de muchos contraplanos y tomas cerradas que refuerzan las emociones con el aspecto intrínseco y personal que toma la película, tal y como se muestra durante el viaje a la luna, impartiéndole un toque más reservado, y usualmente utilizando también tonos fríos, como el propio papel de Gosling.

Ryan Gosling y Claire Foy

(Desde este párrafo se tocarán algunos tópicos de la trama, así que quedan advertidos)

Sobre el desarrollo general del argumento, se desenvuelve un drama familiar con alusión a una forma de escape, la misión de Armstrong parece su manera de lidiar con lo que sucede en su entorno y la distracción de aquello que lo hace sentir retraído. La dificultad de relacionarse con sus hijos luego del fallecimiento de su hija Karen, el afrontar el día a día, luego de la muerte de tantos compañeros cercanos, sin saber cuándo será su turno. Un sentimiento que se puede palpar, Neil y Janet no parecen pensar que se trata de algo que en cualquier momento pudiera sucederle a él, la pregunta más bien es cuándo. Una sensación que se prolonga hasta el final, durante la cuarentena, en una escena muy íntima.

Ryan Gosling, Claire Foy

Incluyen también un poco sobre el contexto controversial de la época donde una gran parte de la población criticó fuertemente a la NASA, con protestas y canciones como Whitey on the Moon de Gil Scott-Heron, dejando también esa pregunta a la percepción de cada uno. ¿Vale la pena destinar millones de presupuesto para exploraciones en el espacio en lugar de invertirlo en la Tierra?

Para finalizar, First Man ha sido una película injustamente valorada y menos apreciada de lo que tal vez debería, tachada de aburrida o insustancial, debido a que probablemente muchos esperaban una película más dinámica. Quizás dentro de algunos años sea mejor comprendida.

Soundtrack de First Man

Comentarios

Ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre