Te recomiendo la experiencia. Vive soñando, vive sintiendo, vive feliz.

Escuchas una canción, el viento o un sonido particular y desencadenan algunas reacciones. Entonces, vuelas de inmediato a instantes que te hacen sentir en el pecho una sensación de luz. Esta luz viaja por todo tu cuerpo, te llena de energía y se refleja en tu sonrisa y en un brillo especial en las pupilas. Viene acompañado con sudoración en las manos además de que tiemblan como gelatina, el corazón te late tan rápido y fuerte que los sonidos en el pecho no te dejan pensar y retumban hasta tus oídos. Sientes el espíritu alegre, tu cuerpo joven y  una energía que hace que veas a cada día, soleado y hermoso.

Cuando no estás junto a la persona que da la chispa para generar todo esta revolución en ti, quieres que el reloj avance rápido. Las horas, los minutos y segundos son interminables para estar junto a él o ella. El corazón se vuelca en saltos gigantescos cuando su nombre viaja por tu mente y dibujas con la imaginación sus ojos o su boca o la imagen completa de esa persona.

Enamorarse es la sensación más exquisita, sí, leíste bien. Me parece que se saborea, se palpa, se vive con los sentidos bien abiertos, la piel más sensible y el cuerpo con más fuerza. Hay cierta energía mágica que te mueve por el mundo. Los pasos que das parecen más suaves, con un ritmo lleno de serenidad y equilibrio. Pero, sobre todo, llevas puesta una sonrisa que no termina y ese brillo especial en los ojos.

Siempre me ha parecido que cuando ves  en los ojos del enamorado, puedes ver  tatuada la imagen de ese ser que le da una visión colorida del universo.

Enamorarse es la primera etapa en las relaciones, he leído que se generan además reacciones químicas que nos hacen secretar una sustancia, llamada dopamina. Esta sirve como neurotransmisor en el sistema nervioso central, ¿será por eso que el nerviosismo de ver, sentir, escuchar, oler de quién se está enamorado se dispara? La verdad no soy médico, científica o estudiosa de las reacciones químicas del organismo así que no podré contestar como tal; lo único que sé, es que alguna vez sentí esa sensación tan excitante, y sé, que el enamorarse puede hacernos unas personas más sensibles, libres, llenas de luz y con un espíritu más libre. Me encanta haber experimentado esa rica sensación de enamorarme y soñar.

Soñar, soñar la vida, soñar ilusiones, soñar anhelos, soñar con esa persona y despertar pensando en ella. Está lindo ¿no crees?

Si eres afortunado de estar en este primer nivel del amor, te felicito y te recomiendo lo vivas tan intensamente que tu cuerpo y espíritu se transformen con ese amor. Si aún no ha llegado esa oportunidad, cuando esté entre tus manos aprovéchala y de igual manera te recomiendo vívela profundamente con todos tus poros, con el alma abierta y los sentidos a todo lo que dan.

Enamorarse esta divertido, lindo y exquisito. ¡A vivirlo!

Imagen: http://www.morguefile.com/archive

COMPARTE en:
Alejandra Olson
Espíritu congestionado por las letras, que busca encontrarlas en el camino del hacer literario y de éste encuentro aparezcan historias de empatía con los ojos participantes del espectador. Se dice incipiente escritora, pues cada día se descubre, redescubre, encuentra, pierde hilos dentro de éste oficio. Oficio que necesita dedicación, amor y empeño. Ella es así, tan natural como la vida se lo permita y aguerrida.

Comenta en el recuadro