Tomar una decisión, es de las cosas más difíciles de la vida. A veces nos ayuda saber lo que queremos, pero en la mayoría de las ocasiones, desconocemos nuestros verdaderos deseos. Y entonces uno siente la necesidad imperiosa de sacar adelante todas las situaciones que nos involucran; y ésto no siempre es lo correcto. A veces solo prolongamos un tortuoso final, y con decir final, me refiero a tomar un camino diferente. ¿Cuál? No lo sé, sólo sé que es diferente.

A veces en nuestra vida laboral o personal, sentimos que debemos dar lo mejor de nosotros mismos, y es verdad. Pero a menudo algunas de las decisiones que tomamos se convierten en una pesada carga en nuestra espalda, por que estamos haciendo la parte que le corresponde a otra persona, y como alguna vez lo dije, en una pareja´por más que le eches ganas, sólo posees el 50% de las acciones, nada más. La otra persona tiene que hacer su parte y no hay nadie que pueda sustituirla. Lo mismo sucede en el plano laboral, por más que trates de hacer la parte que le corresponde a otro compañero, jefe, etc., nunca podrás sustituir ese modo de hacerlo. Pues la vida está hecha para vivirse de manera individual.

Ya lo escribí, la vida viene encriptada para tí, tú debes ocuparte de descifrar ese mensaje que es sólo para tí, y entonces, y solo entonces, estarás en posibilidad de tomar tus propias decisiones. No dejes tu vida en manos de nadie, ni tengas la vida de nadie en las tuyas. Tarde o temprano esa persona te soltará y caerás, o tú soltarás a alguien y nadie, pero nadie merece cargar con la responsabilidad de la vida de otro ser que no seas tú mismo.

Sé feliz, encuentra tus dudas, y entonces podrás encontrar tus propias respuestas. Te sorprenderás cuando reconozcas lo que verdaderamente te interesa y entonces dedicarás tu vida a ello. Y estoy segura que cuando estés en ese camino, encontrarás a otros seres que también estén listos para compartir y acompañarse en ese bello camino sin tener que depender uno del otro, simplemente irán juntos eternamente cada uno en su propio camino.

Permítete observar la libertad de todas las cosas y entonces cuando esto sucede, tus decisiones serán mejores pues estarán basadas en hechos correctos y no en incertidumbre.

Deja que las cosas caigan por su propio peso, aprende del movimiento natural del universo y sé parte de él con tus propias decisiones. Y ama con todas tus fuerzas a los seres que crucen tu vida para hacerte una mejor persona, y no dejes de amarlos nunca.

Feliz lunes, y buenas decisiones para todos.

Imagen http://desapareceraqui.files.wordpress.com/2012/05/cropped-desaparecer.jpg

2 Comentarios

Comenta en el recuadro