Hace un tiempo se hicieron muy populares una serie de chistes gráficos conocidos como ‘Colombianadas’ y las hay por miles, letreritos en las tiendas que justifican por qué no se fía, una vela bajo el tubo del agua a modo de calentador, nombres de establecimientos con pésima ortografía, balcones a los que no se tiene acceso, y miles de situaciones cotidianas que sacan risas por montón; no obstante la Colombianada más categórica que hemos producido, se dio por cuenta de los juegos mundiales, que se celebran por estos días en la ciudad de Cali.

Toda la pompa y el arreglo con que fue engalanada ‘la sultana del valle’ se vieron empeñados de forma dramática y bastante vergonzosa, por un detalle ínfimo que se les fue a los organizadores del evento y que debido sin duda a la poca atención que se le presta a idiomas extranjeros, se convirtió en el hazmerreír de todas las comitivas extranjeras asistentes al evento deportivo.

Los juegos mundiales, como cualquier otro certamen deportivo, entrega medallas de oro, plata y bronce para cada una de las múltiples competencias; no obstante como evento internacional, es reglamento que las preseas tengan grabado el nombre del mismo en idioma inglés; la traducción correcta y literal de la competencia sería ‘world games’, sin embargo un detalle prácticamente sin importancia, un simple caracter omitido a la hora de encargar la fabricación de las medallas, hizo que en lugar de decir ‘juegos mundiales’, el evento se conviertiera en ‘juego de palabras’, puesto que quien quiera que ordenó el pedido con la medallería lo hizo con las palabras ‘word games’.

Lo hilarante de la situación radica en que muy seguramente el tema de la medallería no pasó por un solo individuo, puesto que en este tipo de órdenes, tienen que ver desde el comité organizador, hasta la empresa manufacturera o industrial que tramite el pedido de fabricación, lo cual indica que un gran número de personas involucradas con la logística del evento y que tuvieron relación directa con las medallas omitieron, pasaron por alto, o simplemente no notaron el error, debido más bien al poco o nulo conocimiento del idioma extranjero.  Es vergonzoso hasta un punto de lo increíble, porque ‘world’ y ‘word’ son palabras muy básicas del inglés, como para argumentar algún tipo de error por desconocimiento, o demasiado tecnicismo para el conocimiento promedio del idioma, o como dijo una amiga en su castellano más puro: ‘eso hasta los chinitos lo saben’.

Ahora sí se nos complicó la cosa colombianos, porque si antes nos dábamos contentillo con el argumento de que ‘no hablamos inglés, pero lo entendemos’, de aquí en adelante se nos extenderá la fama, de que ni lo hablamos, ni lo entendemos y muchísimo menos lo escribimos, ¿o ustedes creen que las comitivas de los países extranjeros asistentes al evento en Cali, no harán de su siguiente almuerzo familiar el escenario perfecto para contar casi asfixiados por la risa, el hecho de que en los podios en Colombia, los gratificaron como ganadores de ‘juegos de palabras’? y aún peor es saber, que hay que reparar el error y enviar las medallas por correspondencia a cada uno de los campeones, como cuando uno no pierde el último año de secundaria, pero no le alcanza para graduarse en ceremonia y le toca por ‘ventanilla’.

Esta vez sí que la hicimos mundial, y si Yeris Paola Sepúlveda, nos hizo famosos con su ‘i’m felicing in the Cartagening Hilton’, la colombianada de organizar unos ‘juegos de palabras’ nos dará fama por lo menos para los próximos 30 años.

COMPARTE en:
NeoStaff
El Staff de NeoStuff está formado por una docena de integrantes capaces de escribir sobre todas las temáticas que encuentras en la revista. También nos encargamos de contestar todas tus dudas lo más rápido posible

Comenta en el recuadro